Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Criticic escriba una noticia?

57 días en Piolín

21/11/2017 06:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

1- Cuando describes un sistema propagandístico te cubres de gloria. Hablas, en fin, de culturas nacionales. Y el palabro nacional tiene muchos y contradictorios e inesperados defensores. Los cuatro gatos, que describimos esa cultura nacional denominada Cultura de la Transición, éramos calificados, así, en su día, de antidemócratas, amargados, o usuarios de otro nacionalismo. Por algún tipo de incapacidad intelectual o patológica, éramos incapaces de sumarnos a esa fiesta de la democracia non-stop que era Esp. Los dos gatos que estamos describiendo esa otra cultura nacional denominada Procés, pues lo mismo, y palabra por palabra. Es importante describir las culturas nacionales peninsulares. Más cuando todas parecen consistir o tender hacia los mitos y los nacionalismos verticales, en algo que fluye desde arriba hasta abajo. Hola, bienvenidos a Procesando la implosión. Martínez. Cervicales. Pupa.

2- Minuto y resultado. Entre los usuarios del Procesismo está surgiendo la autocalificación de demòcrates. Desglosemos el concepto. Se utiliza demócrata para especificar que a) se apoya a un Govern, hoy desaparecido, elegido democráticamente, y que b) se apoya la defensa de un referéndum democrático. Mola. Si bien es una concepto de democracia que, verbigracia, excluye la democracia económica. Si el Procés nació, gubernamentalmente, para detener el 15M, lo ha conseguido. La democracia ya no es económica, sino únicamente electoral. Que es, me temo, lo que pretendía el Govern hace 5 años. Quería, vamos, detener una crisis de representatividad a toda milk. Por vía electoral, en Cat, como en Esp, hoy se vota, tranquilamente, a personas que deciden qué es democracia y qué es ley. Frente a esa idea de democracia, tenemos otra, su opuesta. Tampoco es económica. La vertebra otro gobierno. El Gobierno. Es una democracia más sustentada en la legalidad que en la Constitución. Es decir, en el marco de democracia y de ley que vaya especificando el Gobierno. Tras cinco años de Proces disponemos en el mercado, por tanto, de dos ideas de democracia. Y las dos restrictivas. ¡Yupi!

3- Se puede alegar que ambas democracias no son comparables. Y, en efecto, a) no lo son. Una carece de la violencia que sólo puede propinar el Estado. Pero también se puede alegar que b) lo son, pues la propaganda es una violencia. En el caso de no disponer de un Estado con cachiporra y Judicial ligado al Legislativo --dos originalidades esp--, el uso de la propaganda, de la mentira, es la promesa de todo ello. Es preciso controlar las violencias del Estado. Por lo mismo, es necesario controlar la propaganda también de las entidades no estatales. No hacerlo, o decir que eso es reaccionario, es reaccionario.

4- Ambas democracias van hasta el culo de propaganda. La democracia legalista, bajo el epígrafe democracia y legalidad, está dejando fluir unas dinámicas inquietantes. Ejemplos recopilados en los últimos días en toda la península: fiscalía prosigue citando a ciudadanos cat para investigar su participación en un delito curioso, incitación al odio --consiste en que, cuando la poli te casca, no les ames; el Código Penal, votado, por cierto, por algún usuario del Procés, y una lectura de la novela 50 sombras de Rajoy, son el argumentario--; se ha empurado a una ciudadana por hacer retuits poco satisfactorios para fiscalía. Se está produciendo algo rarísimo, peligroso e inquietante, y es la búsqueda, en salas de lo penal, de reconocimiento público de la Consti por parte de empurados. Una ceremonia poco democrática, poco del siglo XXI, y muy de cuando el San Benito. Por otra parte, vía comunicación --es decir, vía propaganda-- se ha rebajado el número de acciones violentas de Piolín el 1-O. Como termómetro de lo que está pasando por debajo de esa democracia legalista a la defensiva, que el rey comunicó al mundo en aquel discurso que hizo hacerse pipí de miedo a todos los niños y niñas, ahí va esto. Esto: acaba de salir el Informe del Comité Anti-Tortura del Consejo de Europa, que si bien señala pasos positivos en Esp, también se alarma por la facilidad local de llevarte al trullo. El Estado de Derecho, por aquí abajo, está emitiendo señales de humo, que es lo que emiten los objetos en el trance de arder. Ese es el tema, por cierto, del manifiesto de más de un millar de juristas, que se presenta el 21N en el Col·legi d'Advocats, BCN.

5- Cambiamos, alehop, de trinchera. El Procesismo se ha quedado un tanto piyuli tras su clímax. Con la información de la que disponemos, el pack Govern --un pack muy amplio, que afecta a Ejecutivo, Legislativo y asociaciones peronistas-- ha mentido notoriamente y sin ningún tipo de ambigüedad. Es decir, emitió, constantemente, propaganda que comunicaba realidades no confirmadas posteriormente. Verbigracia: el pack no construyó estructuras de Estado --esa cosa que, por otra parte, nunca construye ningún movimiento indepe; los movimientos indepes, históricamente, toman el Estado, no lo crean, vía legislación, durante 5 años--. No proclamó ninguna DUI, sino que, efectivamente, la aplazó --esto, en efecto, es de traca; es una declaración de (ausencia de) principios de la clase política cat--. Por el mismo precio no puso en marcha ninguna república. En las fechas posteriores a esa no declaración y no implementación, reconoció --frente al juez, o sin ningún juez en un radio de varios kilómetros-- la ausencia de preparación y planificación alguna, el 155, y el rechazo de la unilateralidad en los próximos años. Es decir, la Consti esa. Las autocríticas ante lo sucedido --lo sucedido: un engaño a la sociedad; posiblemente, un autoengaño por flipe debido al autoconsumo excesivo de propaganda; esas cosas pasan-- están siendo muy de perfil. Verbigracia: en una carta desde el trullo, Junqueras se hace esta feroz autocrítica: pecaron de ingenuidad, al no calcular la violencia del Estado y al no calcular que la UE pasaría ocho pueblos. Lo que, saliendo de un vicepresi --alguien, en principio informado de lo que es un Estado, y de lo que es la UE-- haría reír, si no hiciera llorar. En lugar de las autocríticas, socorro, se están produciendo nuevas emisiones de propaganda.

6- Es profundamente inquietante constatar que las primeras emisiones de (nueva) propaganda se produjeron muy rápidamente. En entornos del peronismo local, se empezó a emitir, tras la declaración de Forcadell/el primer raje oficial, esta ecuación, posteriormente desmentida: A) Las elecciones del 21D son una imposición de la UE al Estado. B) Tras las elecciones, y sólo tras una victoria procesista, se producirían reconocimientos internacionales a la República --recuerden, no proclamada--, de tal manera que la República sería reconocida e integrada en la EFTA (la Asociación Europea de Libre Comercio). Hala. Sí, resulta un tanto burdo. Lo sorprendente es que las siguientes emisiones de propaganda, más tabuladas, autorizadas, oficiales y con recorrido, fueron igual de bestias. No se pierdan el punto 7.

7- Hola. Me llamo 7, si bien mi mamá me llama por mi diminutivo -1-. A escasos días de los primeros rajes oficiales, y llenando un vacío comunicacional llamativo, apareció editorial en Vilaweb. Sinopsis: a) el Procés no es una farsa, hasta tal punto que se declaró la indepe --por otra parte, si bien el texto no lo comenta, falsa--, b) no se esperaba violencia del Estado ante una declaración de indepe --lo que tiene guasa--, c) la República estaba niquelada, pero no se aplicó para no poner en peligro población y funcionarios, d) la República existirá, zas, si los partidos procesistas ganan el 21D, y e) el Procés es un movimiento popular --lo que es cierto; más del 40% de la población lo apoya; lo que es opinable es que, snif, esa comunidad de sentido sea homogénea, tenga acceso a la información en todas sus partes o, incluso, la necesite; es decir, no está claro hasta qué punto y grado es un movimiento popular o, todo lo contrario, un movimiento vertical de apoyo a un Govern que ofrece más propaganda que información y hechos--. Bueno, lo importante del punto 7 y de esta primera emisión de revisionismo propagandístico son los puntos c) y d), que en pocas horas, se convirtieron, me temo, en el eje de las campañas procesistas del 21D, si no en su salvación.

8- El sábado, Marta Rovira --presidenciable de ERC tras la renuncia de Junqueras-- explicó y matizó el punto c) y d). Punto d) o la-República-exisitirá-si-se-vota-procesismo. Rovira, en ese sentido, apuntó que "la comunidad internacional ha pedido un referéndum pactado, pero, al no atreverse el Gobierno, ha convocado el 21D", que pasa a ser, se entiende, un plebiscito. Eso es falso o, al menos, no está demostrado. Y, para dejar de ser falso, convendría demostrarlo. De hecho, parece ser que hay más pruebas contundentes de que la comunidad internacional esa, al menos la UE, no quiere saber nada de un referéndum. En general, no quiere saber nada de problemas políticos y sociales, como demuestran varios miles de muertos en el Mediterráneo. Pero donde se ha empleado más Rovira, apuntando lo que será el eje de la propaganda posterior a la propaganda fallida, es en el punto c) La violencia de Estado que impidió la implementación de la República --no proclamada, insisto--. Rovira, en entrevista radiofónica, razonó, en ese sentido, que en las negociaciones previas a la DUI fake, al Govern le llegó "por múltiples vías" que "si continúabamos por ese camino, habría escenarios de violencia extrema". Explicó que las fuentes al respecto "estaban contrastadas". Con esa info que transmitía, suplía cualquier autocrítica ante cualquier posible fracaso procesista --"ya basta de hacer autocrítica"--. Vamos, que el Govern proclamó una DUI inoperante jurídicamente, y no hizo nada posteriormente --pudiéndolo hacer, al parecer; según el pack gubernamental, disponían, por tanto, del dominio de la población y territorio, lo que se dice rápido--, para proteger de la violencia de Estado a una sociedad. ¿Eso es cierto?

9- En todo caso, no es nuevo. Analicemos la pequeña historia de ese punto de vista. Nace en Bélgica. Puigdemont, que marchó a Francia la noche del 27O, que volvió a Girona al día siguiente, a pasear por Les Fires, y luego marchó a Bruselas vía Marsella --lo que es un rodeo que ilustra, o bien falta de planes, o bien una pasión desmedida por la bouillabaisse--, emitió esa posibilidad en su primera entrevista en la tele belga. Los entrevistadores, por cierto, no le dieron mucha bola. De hecho, el Presi no dijo que esa información se le había comunicado de manera oficial por el Gobierno. Quedó como una opinión, un estado de ánimo, o una muestra del percal. El tema murió tras esa entrevista. Unas horas antes de que Marta Rovira la emitiera otra vez, volvió a sacar esa posibilidad Anna Simó, ERC y miembro de la Mesa del Parlament. Lo hizo, a su vez, unas horas después de afirmar que se había acabado la vía unilateral. Lo que le devolvió a la pista de baile. En sus declaraciones, Simó citaba como fuente a Puigdemont. Posteriormente, han defendido ese punto de vista CUP y algún periodista prestigioso y honesto, como Jesús Rodríguez, de La Directa. En este último caso, citando que hay indicios, pero que las pruebas documentales, si las hay, las tiene Puigde.

10- Y, si las tiene, ya está tardando en enseñarlas. El obispo de BCN --¿qué diablos hace un obispo negociando entre dos Gobiernos, salvo comunicar al mundo que esto ha sido un pitote?--, este domingo comunicó que, en sus negociaciones entre Govern y Gobierno previas al 27O, nunca apareció esa amenaza de violencia con muertos por parte del Gobierno. Rafael Ribó, Síndic de Greuges/Defensor del Pueblo, y persona con una trayectoria honesta, que participó también en algún tramo de las negociaciones, ha venido a decir lo mismo. Hace escasas horas el portavoz de ERC ha comunicado que sí, que bueno, que Rovira habló de muertos "por comentarios públicos de Cospedal y Casado". Es decir, hizo esa cosa tan esp como las declaraciones sobre declaraciones.

Más sobre

11- Es importante saber si esa amenaza, ilustrativa y formal existió. El discurso del rey fue, en ese sentido, una amenaza violenta. La presencia del Piolín en Barcelona --por cierto, tras 57 días, se ha pirado; lo polis que quedaban se han ido a hoteles varios-- fue una amenaza continuada, y un exotismo europeo ante un problema político. CTXT, vía una fuente de la inteligencia de Interior, supo que en caso de DUI efectiva y de resistencia institucional y social --no hubo de eso, insisto; y no fue una sorpresa que no lo hubiera--, el papel de la GC, ubicada en el cuartel de Sant Boi, sería importante. El 1O se vieron reduciendo ancianas y a peligrosos ciudadanos que comían paella en pueblos de menos de 200 habitantes, tropas, o como se diga, de la GC, especializadas en terrorismo, ese objeto añorado en la construcción de propaganda democrática esp. Se sabe que la violencia era el paisaje en caso de DUI. Hablé de ello con varios diputados de diversos partidos procesistas. No había otra. Pero no se sabe si esa amenaza existió el 26O, si se explicitó y se cuantificó, como apunta Rovira, y si determinó lo sucedido después del 27O, o todo vino determinado por la mentira y falta de planificación del Govern. Es necesario saberlo para establecer el grado de violencia y brutalidad intrínseca del R'78, y es necesario saberlo para reevaluar la capacidad de mentir y elaborar propaganda por parte del Procesismo. Es necesario saberlo, incluso, para saber si Marta Rovira, una política que ha mentido en varias ocasiones a lo largo de los dos último años --señaló la existencia de estructuras de Estado y de diversas actividades gubernamentales que luego brillaron por su ausencia--, debe de dimitir, o debe de ser considerada como alguien poseedora de respeto. Es importante para saber, en fin, si Rovira es un nuevo ruido en toda esta construcción de ruido que es el Procés.

12- En general, la verdad es importante. El 1O, la represión policial fue brutal. Una mujer, que fue aporreada por la poli, denunció que la poli le había quebrado, uno a uno, los dedos. Esa información no es relevante. Es decir, no cambia la brutalidad policial habida. Yo me creí esa información, que recibí por dos fuentes, y la publiqué. Fue mentira. La mujer mintió, al parecer, por patriotismo. Le dieron para el pelo, pero consideró que debía aumentar la dosis de violencia. Con lo que desprestigió a una sociedad que debía cuantificar con frialdad la violencia recibida. Que fue mucha. Después de ese día, me quedó claro que la violencia policial debía ir acompañada, en sus denuncias individuales, por partes médicos. Y, después de cinco años de nada, tengo claro también que cada acusación procesista, cada construcción procesista, cada obra procesista, debe de ir acompañada de papelito. O no es nada. O es otra región de propaganda después de otra.

13- Para la construcción de propaganda, es importante la ausencia de política, transparencia y cultura democrática en el Gobierno. El Gobierno ha fijado que las actuaciones policiales en Cat son materia secreta. Como en su día el Sáhara. Es decir, no hay manera periodística de acceder a esa información, de observar su planificación, de verificar si, en efecto, preparaba o asumía una matanza, y si informó de ello al Govern. Se puede controlar a un Gobierno que miente. Cuesta un huevo. Pero se puede. A dos, es imposible. Más cuando sus mentiras mutuas son necesarias para elaborar sus propios discursos y políticas.

14- La política en Esp es un ejercicio de deshonestidad absoluta. El Presi del Gobierno, de hecho, no existiría en otra democracia, después de demostrarse que recibió dinero en B, por ejemplo. La construcción del Procés, y la rápida renovación que hace de discursos no contrastables, es otro ejemplo de que el Procés solo puede existir en una cultura política enferma, como la esp.

15- Se sigue hablando de desborde, de proceso ciudadano. Sigo sin verlo. Sigo sus pistas y explosiones, cuando las ha habido, con interés. Considero que la prueba del algodón de un movimiento ciudadano, no gubernamental, sería la existencia de un movimiento indepe que exigiera al Govern explicar la verdad. No lo observo. Un lector me argumenta que informar del Procés con ironía y humor es una forma reaccionaria de impedir ese movimiento ciudadano. Y, en efecto, es reaccionario el humor que dispara hacia abajo. Yo disparo hacia arriba, hacia dos gobiernos. Es decir, intento informar hacia abajo de lo que sucede arriba. En 2014, un líder de la CUP y amigo, me dijo algo parecido. Que CDC dominaría el Procés si los periodista lo decíamos. Lo que es muy R'78. No decir lo que pasa, tutelando a una democracia joven y bla-bla-bla, y a una ciudadanía que, por lo visto, no puede ser informada de lo que pasa, es el origen de los sistemas propagandísticos por aquí abajo.

16- Determinados medios insisten en que la cosa Cat es consecuencia de desinformación procedente de Rusia. Vamos, que aún siendo potencia en desinformación, importamos. Se especifica que la desinformación procedente de Rusia intensifica el carácter represor del Estado. O, lo que es lo mismo, que el carácter represor del Estado es un invento ruso, que no existe.

17- PP ha comunicado que las expectativas de una reforma consti no son inminentes. Un indicativo de que los problemas políticos esp --casi nada, una crisis social, democrática y económica sin precedentes-- serán aplazados en beneficio de la gestión del problema territorial, que tampoco se solucionará, pero que dará espectáculo.

18- Aparecen las primeras encuestas del 21D. El Procesismo gana. Junts per Catalunya parece que está creciendo. Igual acaba chuleando a ERC. La propaganda de Junts per Catalunya tiende a tachar de traidores a ERC, y a indicar que, el dia D a la hora H, se dejó solo al Presi. Está funcionando. Los líderes de ambos partidos, diga lo que diga Rovira, han asumido el 155 y la imposibilidad de la unilateralidad. Explícitamente. Se apunta el paisaje de que, tras el 21D, dos nacionalismos están destinados a enfrentarse. Con mayor suavidad, sin superar el marco legal, cada vez más estrecho. Lo ideal, al parecer, sería la aplicación del 155 periódicamente, sin penas de cárcel. Lo justo para seguir con el espectáculo. Lo justo para seguir con la austeridad mientras miramos a otro sitio. Otro sitio en verdad eléctrico.

19- No creo, en fin, que informar sobre la reacción sea reaccionario.

20- Pedrea/últimos movimientos propagandísticos de las dos trincheras. BCN ha perdido la posibilidad de ser la sede de la Agencia Europea del Medicamento. El constitucionalismo alega que es por la cosa Procés. Al parecer, como informó CTXT, tiene más que ver por el hecho de que Esp no ha firmado la cosa europea para la cosa patentes. El turismo ha bajado en BCN. Se alega que es por la cosa Procés. Pero después de un atentado el turismo baja un montón. Tras el atentado de París, un 25%. Turull y Rull, dos miembros del Govern en la trena, alegan para salir de ella que acatan el 155. Es decir, todo. Es humano. Pero Mandela o Gramsci también eran humanos. Ardo en curiosidad para ver cómo el Procesismo les equipara a esos dos resistentes.

21- Nos vemos. Pero menos. Creo que, tras 57 días en Piolín, esto se ha acabado. Habrá menos sustos y más propaganda, todo en la línea señalada. Vamos, un aburrimiento para los no iniciados.


Sobre esta noticia

Autor:
Criticic (2156 noticias)
Fuente:
ctxt.es
Visitas:
1589
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.