Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Modesto Rodriguez escriba una noticia?

Aboga por una solución duradera a la inestabilidad en la República Democrática del Congo

13/02/2013 13:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image Johnnie Carson. En una entrevista, Johnnie Carson , Subsecretario de la Oficina de Asuntos Africanos, en Brookings Institution, Washington, DC, dijo este 11 de febrero 2013, sobre la necesidad de que se encuentre una sollución duradera al conflicto de El Congo, África. Los detalles de sus declaraciones son los siguientes:

SECRETARIO ADJUNTO CARSON: Buenas tardes a todos en un público muy, muy lleno de gente. Quiero, en primer lugar, agradecer al Dr. Kimenyi por su cálida presentación, así como la Institución Brookings por haber accedido a acoger el evento de hoy.

Faltaría a mi deber si no me reconocen tres personas que están aquí con nosotros esta tarde, entre ellos el Embajador de la República Democrática del Congo, el Embajador Mitifu, el embajador de Ruanda, el Embajador Kimonyo, así como el embajador del país más nuevo en África, sino también en el mundo, el embajador de Sudán del Sur.

Sé que hay una serie de otras distinguidas personalidades de la audiencia con nosotros esta tarde. Por favor, perdóname por no reconocer por su nombre. Pero yo le dará una cálida bienvenida a su presencia aquí esta tarde.

La Institución Brookings tiene mucho, mucho tiempo ha sido un centro de excelencia en materia de política pública y en la política exterior. Y su programa africano Iniciativa de Crecimiento - basándose en el conocimiento de ambos estudiosos africanos y americanos e investigadores - ahora está haciendo importantes contribuciones a nuestra comprensión de algunos de los más difíciles de África los problemas económicos y sociales.

La República Democrática del Congo, República Democrática del Congo o como se le conoce comúnmente, es uno de los países que merecen una mayor investigación y atención, así como un lugar más alto en nuestra lista de prioridades de la política exterior.

Desde su independencia el 30 de junio de 1960, la República Democrática del Congo ha sido sobre todo un emblema de muchos de los problemas que han afectado a África durante las últimas cinco décadas - los golpes militares, la corrupción rampante, el desarrollo de anemia, las pandemias, la inflación galopante, los minerales de conflicto, y el mal gobierno. Después de muchos años de ver y tratar de hacer frente a una serie de crisis recurrentes en la República Democrática del Congo, muchas personas han pasado por alto o de baja del país como simplemente inútil. Eso sería un grave error para la gente del Congo, para los países de África Central y vecino que lo bordean, y la comunidad global, que reconocen que tienen un interés en promover la estabilidad y el progreso social en todo el mundo, y que el inestabilidad en la República Democrática del Congo no es libre de costo para los Estados Unidos.

Su presencia hoy aquí refleja su interés y preocupación por encontrar soluciones duraderas a la inestabilidad, la agitación social y el potencial no realizado económica que ha afectado a la República Democrática del Congo durante tantos años. Creo que hay un electorado muy fuerte entre los americanos, africanos y la comunidad internacional en general que quiere que la República Democrática del Congo para alcanzar su verdadero potencial. Y creo que este gobierno tiene el apoyo paralelo en el Congreso para elevar las cuestiones que afectan a la República Democrática del Congo a un nuevo nivel de importancia.

Hoy me gustaría hablar de eso creo que el mundo debería redoblar sus esfuerzos para poner fin a la inestabilidad en la República Democrática del Congo también me gustaría exponer algunas ideas para su consideración para seguir adelante.

Primero, un poco de historia. La República Democrática del Congo debe ser una de las potencias económicas y políticas de África. Es la segunda nación más grande de África subsahariana, y el hogar de la tercera población más grande después de Nigeria y Etiopía. La RDC tiene uno de los suelos más fértiles de África y posee un potencial hidroeléctrico casi sin precedentes. El país también contiene muchos de los materiales más preciosos de África y de la tierra codiciada. De hecho, si llevas un teléfono celular con usted en esta sala hoy en día, es posible que parte de la República Democrática del Congo en su bolsillo o en su bolso en forma de coltan.

Pero, como todos ustedes saben, la República Democrática del Congo no es una de las potencias políticas y económicas de África. Ha tenido una presencia recurrente de paz de la ONU desde su independencia en 1960, tiene la quinta tasa más alta de mortalidad infantil en el mundo, la decimoséptima mayor tasa de mortalidad materna, y menos de 2.000 kilómetros de carretera pavimentada. La pobreza de la República Democrática del Congo, los déficit de infraestructura, y otros puntos de referencia de desarrollo están entre los peores del mundo. El Congo está en el último lugar - Número 187 - a las Naciones Unidas para el Desarrollo Índice de Desarrollo Humano del Programa. En lugar de paz y prosperidad, los congoleños se han visto plagados por décadas de mala administración, la corrupción, el mal gobierno y la guerra civil recurrente. Estos problemas, como la proliferación de ejércitos extranjeros, grupos rebeldes, la violencia étnica y el tráfico de armas y la minería ilegal, han cobrado un precio terrible en la República Democrática del Congo y su gente.

La comunidad internacional ha invertido grandes sumas de dinero en la República Democrática del Congo durante muchos años, a veces con poco que mostrar por ello. ¿Por qué debemos seguir haciéndolo cuando hay tantos otros retos globales que compiten y convincente por ahí?

En primer lugar, ningún otro conflicto o acto de violencia desde la Segunda Guerra Mundial se ha acercado a tantas vidas. Rwanda, Somalia, la guerra civil en el Sudán, y el conflicto en Darfur todo he mandado nuestra atención. 800.000 personas fueron asesinadas en Ruanda en el verano de 1994, poco más de un millón en el conflicto de Somalia de dos décadas de largo, 300.000 en Darfur, y dos millones de personas murieron en el conflicto entre el norte y el sur de Sudán antes del Tratado Naivasha la Paz fue firmado en enero de 2005. Sin embargo, en la República Democrática del Congo, el conflicto y la enfermedad resultante han matado a más de cinco millones de personas desde 1998. Déjame decirlo de nuevo. Desde 1998, más de cinco millones de personas han muerto en la República Democrática del Congo como resultado de la violencia.

Creo que la comunidad internacional tiene el imperativo moral de actuar con mayor eficacia en la República Democrática del Congo para romper este ciclo de la muerte y el sufrimiento y hacer frente a las otras consecuencias de esta violencia - la violación absoluta y la violencia sexual contra las mujeres y los niños, los casi dos millones de personas internamente desplazadas, los aproximadamente 450.000 refugiados congoleños que se han visto obligados a huir a países vecinos, y la ausencia de una vida segura y próspera para prácticamente todo el país.

En segundo lugar, la inestabilidad crónica de la RDC tiene consecuencias para los intereses nacionales y los intereses de los otros nueve países que bordean la República Democrática del Congo, que van intereses de los esfuerzos multinacionales para desmantelar el Ejército de Resistencia del Señor, con el cambio climático y la protección de uno de los más importantes del mundo los ecosistemas, a la seguridad energética global avanza, ya los beneficios económicos que se derivan de las fronteras abiertas y seguras. Si la República Democrática del Congo eran más estables y con una economía que beneficiaba a todos los congoleños, podría convertirse en un importante exportador de recursos naturales, productos agrícolas, y la investigación científica que podría atraer sustancial EE.UU. y la inversión extranjera. La RDC posee la selva tropical más grande de segundo en el mundo, y tiene que ser un socio crítico en cualquier esfuerzo global para combatir el cambio climático y para conservar y proteger nuestra biodiversidad.

En tercer lugar, hay buenas razones fiscales y financieros para redoblar los esfuerzos internacionales en la República Democrática del Congo, los Estados Unidos, así como muchos de nuestros socios internacionales, tiene una serie de prioridades que compiten internacionales que claman por el dinero de los contribuyentes estadounidenses. La crisis en Malí es sólo la demanda más reciente de esos recursos, el gasto de los que a veces requiere hacer concesiones difíciles enormemente entre las causas igualmente importantes. Durante nuestro último año fiscal, los Estados Unidos proporcionaron $ 410 millones en cuotas a la misión de paz de la ONU en la República Democrática del Congo - MONUSCO - y nos han proporcionado más de 3 mil millones para MONUSCO desde 2000. También aportó casi $ 115 millones durante nuestro último año fiscal para los esfuerzos humanitarios en la República Democrática del Congo se trata de gastos esenciales que deben continuar en el mediano plazo, pero esto no es una estrategia que puede mantenerse indefinidamente. Tenemos que empezar ahora para asegurar que estas inversiones frente a las causas subyacentes del conflicto y allanar el camino para una solución duradera a los problemas continuos que ese país ha enfrentado.

Y por último, y simplemente, el mundo no puede permitirse el lujo de fallar en traer estabilidad a la República Democrática del Congo Si somos sinceros en nuestro deseo de que los países africanos continúan avanzando hacia un mayor crecimiento económico y el desarrollo y para lograr un papel más importante en el ámbito internacional comunidad, entonces la RDC tendrá que ser un elemento importante en el cumplimiento de estas aspiraciones continentales de todo el e internacionales. De lo contrario, continuará absorbiendo los escasos recursos, en lugar de alcanzar su potencial de contribuir a la seguridad global y la prosperidad económica de su pueblo y la región.

No soy un pesimista por naturaleza, pero tampoco soy un optimista bien romántico. La RDC tiene algunos muy graves - algunos incluso podrían decir algunos hercúleo - desafíos, pero hay algunas razones concretas para ser optimistas sobre el futuro de la República Democrática del Congo. Más de soldados de la República Democrática del Congo y la policía están siendo pagados con regularidad y cada vez más a través de la banca móvil. Su economía poco a poco va estabilizando. Durante la visita del Primer Ministro Matata a Washington la semana pasada, nos animó a todos a aprender de las reformas que se instituyen para aumentar la estabilidad macroeconómica de la República Democrática del Congo y para fortalecer la supervisión y la transparencia. La inflación es baja, el PIB de la República Democrática del Congo se ha terminado, y no se ve el país de volver a la época de Mobutu 1.000 por ciento de inflación semanal y la nota mil millones Zaire que caracterizó a la devastada economía de la RDC menos de dos décadas atrás.

Mientras que la inestabilidad y resolver otros desafíos en la República Democrática del Congo no ha sido tan alto en una prioridad internacional como Somalia, Sudán o Costa de Marfil en los últimos cuatro años, no se han sentado con las manos plegadas, ignorando los complejos desafíos del Congo . Más bien, hemos estado trabajando en estrecha colaboración con otros miembros de la comunidad internacional para resolver las causas subyacentes de la inestabilidad en la República Democrática del Congo, así como ayudar a mitigar la crisis más reciente en el Congo oriental. Reconocemos un enfoque integral es absolutamente esencial, y se ha procedido de tal manera de abordar la seguridad, política, humanitaria y desafíos de desarrollo al mismo tiempo. Permítanme repasar lo que hemos hecho recientemente.

Hemos logrado reducir la violencia sexual y de género y la lucha contra la impunidad de las prioridades más importantes. En 2009, el ex secretario de Estado estadounidense, Hillary Clinton, visitó la República Democrática del Congo en su primer viaje a África. Se reunió con el Presidente Kabila y también visitó Goma para hablar sobre el tratamiento y la prevención de la violencia sexual contra las mujeres y emitió la demanda de una mayor rendición de cuentas de los perpetradores. Hemos defendido a los más altos niveles de la detención y el enjuiciamiento de los cinco oficiales del ejército congoleño FARDC - la llamada cinco - acusados ​​de violencia sexual en 2008 y 2009. El más antiguo de los cinco está ahora en juicio, y otros oficiales de las FARDC acusados ​​de atrocidades posteriores han sido condenados y enviados a la cárcel.

Estamos entrenando a soldados de primera línea congoleñas sobre la violencia basada en el género, los derechos humanos y otros temas destinados a mejorar las interacciones civiles y militares, y hemos instado a las FARDC para completar el proceso de eliminación de los niños soldados de sus filas. El año pasado, el Gobierno congoleño ha dado un paso importante con la firma de un plan de acción de la ONU para abordar esta cuestión. Y a través de todos estos y otros temas, el Embajador Barrie Walkley ha continuado la obra del fallecido Howard Wolpe para mejorar nuestra coordinación con países de África, Europa y otros socios para hacer frente a los problemas en el este de la RDC Sabemos que mucho, todavía queda mucho por hacerse.

En septiembre del año pasado, después de la rebelión M23 estalló en el este del Congo, ex Secretario de Estado Hillary Clinton se reunió con los Presidentes Kabila y Kagame para instarlos a participar en un diálogo constructivo para lograr la paz y la estabilidad en la región. En el Consejo de Seguridad de la ONU, se propuso la inclusión de cinco de los principales comandantes de la M23 y la M23 como un grupo de sanciones específicas. Todos son ahora objeto de una congelación de activos en todo el mundo, y los cinco individuos también están sujetos a la prohibición de viajar.

El presidente Obama habló con el presidente Kagame a finales de diciembre para subrayar que cualquier apoyo, cualquier apoyo, en la M23 sería incompatible con los deseos de Ruanda para la estabilidad y la paz en la región. Además, instó a las partes a llegar a un acuerdo político transparente y creíble que incluye el fin de la impunidad. Y en base a un gran cuerpo de evidencia, y como lo requiere la ley, nosotros suspendido Exteriores fondos de financiación militar a Ruanda. Y vamos a seguir revisando cuidadosamente, y cuando tenga sentido hacerlo, vamos a retener otro tipo de asistencia a los socios de la región que pueden ser de apoyo a la M23 o no obstaculizar el proceso de paz en la región.

Además, la embajadora Susan Rice en Nueva York, el subsecretario para Asuntos Políticos Wendy Sherman, Embajador Barrie Walkley y yo, así como otros dedicados miembros de nuestro equipo diplomático en Kinshasa, la región, y de nuevo aquí, han trabajado incansablemente para ayudar a abordar las causas subyacentes de la inestabilidad. Hasta el momento, el cese de las hostilidades entre las fuerzas congoleñas y la M23 parece ser la celebración, y la comunidad internacional está ayudando a fomentar el diálogo entre estos actores críticos.

Pero toma el M23 de Goma en la final del año pasado demostró al mundo que los esfuerzos colectivos de la República Democrática del Congo y sus vecinos, y la más amplia comunidad internacional no han sido suficientes para sentar las bases de una solución duradera. Si el mundo no puede ser más serio sobre la búsqueda de una fórmula que dará lugar a una norma definitiva para la estabilidad en la República Democrática del Congo, entonces es muy probable que el mismo ciclo de la violencia y sus horrores posteriores seguirán en el futuro. No creo que podamos, o que debemos, aceptar el statu quo. Tenemos que hacerlo mejor.

Es evidente que una solución sofisticada y apoyada a nivel internacional es la única manera de avanzar. Hemos sido capaces de lograr una solución para poner fin al conflicto en la ex Yugoslavia a través de los Acuerdos de Dayton. Hemos sido capaces de poner fin a la guerra más larga de África ejecución civil, el conflicto en Sudán, a través del Acuerdo General de Paz que fue negociado por los estados del IGAD y el apoyo de Estados Unidos, Noruega y Gran Bretaña. Un esfuerzo similar enérgico e internacional es ahora un requisito para la Primera República Democrática del Congo y sobre todo, el gobierno de la RDC y su gente tienen la responsabilidad primordial de enfrentar los retos que enfrentan. Pero la comunidad internacional debe complementar estos esfuerzos con un enfoque más específico e integral.

Creo que este enfoque requiere cuatro componentes básicos, todos los cuales son interdependientes y todos los cuales son igualmente importantes.

En primer lugar, la República Democrática del Congo, Rwanda, Uganda y otros países de la región deben firmar y aplicar el acuerdo marco de las Naciones Unidas tan pronto como sea posible. Los Estados Unidos apoyan los principios del acuerdo y los esfuerzos en curso de las Naciones Unidas para asegurar firmas. Sin embargo, basta la firma del acuerdo no es suficiente. Los signatarios también deben cumplir con sus compromisos con acciones concretas y visibles sobre el terreno, y deben ser considerados responsables si no cumplen con sus compromisos.

En segundo lugar, tenemos que poner la carne en el asador en el acuerdo por el que se establece un proceso de paz global en torno a los principios del acuerdo. Este proceso debe incluir a todas las partes interesadas - no sólo los países de la región inmediata, sino también a las comunidades locales en la sociedad Kivus, civil, y un papel claramente definido para la comunidad internacional. Un proceso de paz no va a suceder durante la noche, ni va a ser fácil, por lo que los Estados Unidos apoyan el nombramiento de un enviado de alto y de alto nivel de las Naciones Unidas dedicado a la ardua labor de reunir a las partes interesadas para elaborar y aplicar el proceso de paz en el largo plazo.

Como todos sabemos, muchos acuerdos se han firmado en la región de los Grandes Lagos en el pasado que no se han respetado o aplicado fielmente. Así que también debe desarrollar una fuerte aplicación y mecanismos de incentivos para asegurar el cumplimiento. Por ejemplo, la ONU debe informar periódicamente al Consejo de Seguridad sobre la aplicación de este acuerdo y el secretario general Ban Ki-moon, deben vigilar estrechamente su adhesión. Los Estados Unidos están dispuestos a trabajar con otros miembros del Consejo de Seguridad de la ONU y nuestros socios africanos para discutir cómo avanzar en la República Democrática del Congo

Y otros socios internacionales clave, también tienen un papel que desempeñar. El Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Africano de Desarrollo, la Unión Africana y las estructuras de la Unión Europea, entre otros, todos deben elevar su enfoque y atención en la República Democrática del Congo

En tercer lugar, las Naciones Unidas deben completar su reevaluación del papel y la fuerza de la MONUSCO y aplicar los cambios necesarios en la estructura de la misión tan pronto como sea posible. Por ejemplo, los países de misión y su tropa contribuyentes deben tener la capacidad y la voluntad política para impedir que un grupo relativamente pequeño de rebeldes se apoderen de una de las ciudades más grandes y pobladas de la República Democrática del Congo, los Estados Unidos apoyan firmemente la integración de un sistema regional intervención brigada en MONUSCO. Creemos que una fuerza integrada será capaz de maximizar el impacto de la misión de garantizar una acción coordinada y el mejor uso de los recursos existentes. Sin embargo, la presión militar aumentada no es una solución en sí misma. Las soluciones de seguridad deben complementar el proceso de paz y otros pasos esenciales políticas y medidas.

En cuarto lugar, y por último, si hemos de adoptar un enfoque integral, el gobierno de la RDC debe basarse en el progreso de las reformas incrementales que ha realizado mediante la aplicación de reformas largamente esperadas y demostrar voluntad política mucho mayor y la inclusión. Y si nos tomamos en serio, la asistencia internacional debe estar condicionado a la República Democrática del Congo Gobierno avanza la reforma. La responsabilidad principal de la estabilidad y la prosperidad en la República Democrática del Congo se encuentra con su gobierno en Kinshasa. Del mismo modo que tiene una expectativa razonable de que la comunidad internacional cumpla con sus compromisos en la República Democrática del Congo, la comunidad internacional tiene una expectativa razonable de que igualmente la República Democrática del Congo va a cumplir sus promesas y utilizar las contribuciones de la comunidad internacional en beneficio de la país y su gente.

Para nosotros, hay dos áreas principales en las que las reformas deben llevarse a cabo. En primer lugar, el Gobierno de la RDC debe modernizar su sector de seguridad, incluido el ejército, el ejército, el sistema de justicia y policía. En concreto, el país necesita una congoleña dirigida a largo plazo del sector de seguridad estrategia de reforma que pueden ser apoyados por la comunidad internacional. En segundo lugar, la República Democrática del Congo necesita ampliar sus instituciones democráticas en todo el país, incluyendo el trabajo para abordar las cuestiones de gobernanza más destacadas en el este, tales como disputas por la tierra, regreso de los refugiados, la protección de las comunidades minoritarias, y la necesidad de los cambios electorales. Aceptamos que algunas de estas reformas puede tomar tiempo, pero el mundo necesita ver la RDC tomar la iniciativa y comenzar a ponerlas en práctica asertiva. Sin tales medidas visibles, será cada vez más difícil para el mundo a continuar sus inversiones masivas en la República Democrática del Congo

Encontrar una solución duradera a la inestabilidad prolongada en la RDC seguirá siendo un gran reto para la comunidad global. Pero no hay que reducir el tamaño de actuar simplemente porque es difícil, ni debemos abandonar la República Democrática del Congo debido a que sus retos son complejos. Si tenemos expectativas bajas, éstas resultarán autocumplida. Debemos continuar apuntar alto y esperamos mucho de nuestros socios República Democrática del Congo, así como sus vecinos. Sé que el pueblo congoleño son valientes y resistentes. Todos hemos visto evidencia de esto en nuestros compromisos y muchas visitas a ese país. No debemos perder esta oportunidad de construir sobre este valor y la capacidad de recuperación de un futuro mejor para la República Democrática del Congo y su gente, y por un futuro más brillante para los Estados que lo rodea y para África en su conjunto.

MODERADOR: Secretario Carson, que fue un discurso fantástico, inspirando a pesar de los desafíos que ha tenido que hacer frente y el Congo se está enfrentando. Me siento honrado de estar aquí con ustedes y también quiero dar la bienvenida a los amigos, especialmente a mis amigos de Congo, donde tuve el privilegio de ser un voluntario del Cuerpo de Paz de años atrás.

Sólo quiero comenzar con dos preguntas de la mía, y luego vamos a ir a la audiencia. Tenemos media hora para hablar. Y pensé, si pudiéramos, para retroceder brevemente, que está ahora en aproximadamente la marca de cuatro años en su cargo, y por sólo un paso de la secretaria Clinton. Y me pregunté si lo que pudiera decir una palabra ampliamente sobre el África sub-sahariana que usted está trabajando. Todos hemos escuchado acerca de Malí y otros lugares al norte de los periódicos, y tal vez eso va a surgir en la discusión, pero eso no es lo que estoy preguntando. Espero que usted puede reflexionar sobre lo que has visto suceder en el África subsahariana en los últimos cuatro años, en el que sé que ha habido un montón de positivos, así, que yo quiero felicitar a favor, pero también le dan un oportunidad de ordenar de recordar a nuestros amigos en los alrededores de lo que está disponible Congo quizás a ellos también, si podemos ir más allá de algunos de estos retos inmediatos. Simplemente parece un buen momento para hacer esa pregunta para empezar, por favor.

SECRETARIO ADJUNTO CARSON: Michael, muchas gracias, y es una excelente pregunta. Creo que la trayectoria de África es fuerte y positiva de avanzar en todos los ámbitos - en la democracia y la gobernabilidad, el desarrollo económico y el crecimiento, y en el aumento de la estabilidad y la paz.

Echemos un vistazo a todas estas tres áreas, la democracia y la gobernabilidad. En los últimos cuatro años y continuando una tendencia que ha ido avanzando desde el colapso de la Unión Soviética en 1991, hemos visto un aumento en la adhesión democrática y la gobernabilidad democrática y las elecciones democráticas. Y no estamos hablando sólo de los pocos países africanos que escuchamos todo el tiempo. Sabemos que hay progresos realizados en Botswana y Mauricio, y en el sur de África.

Pero si usted mira alrededor del continente y ver lo que está pasando, se ve una fuerte gobernanza democrática y trayectorias tanto en el Este y Central y en África Occidental. Tanzania, Uganda, vemos el progreso hacia adelante. Zambia, vemos hace apenas un año un presidente democrático reemplazado por un líder de la oposición sin disparar un solo tiro, sin un tanque rodando en la calle, y sin ningún tipo de manifestaciones. En Malawi, vimos una transición pacífica a la presidenta segundo aumento a la presidencia después de la muerte trágica e inesperada del presidente Mutharika. Y en Ghana, hemos visto elecciones reñidas, pero democrática, donde hemos visto la capacidad, a través de unos 15 años, diversos partidos democráticos sustituyendo unos a otros.

Hemos visto el retorno a la democracia en Níger, donde se produjo un golpe de Estado militar. Hemos visto surgir una fuerte democracia en Côte d'Ivoire, donde el ex presidente Gbagbo intentaron robar la elección. Y hemos visto retorno a la democracia lugares como Guinea, Conakry, que no habían experimentado unas elecciones democráticas en más de 50 años y había sido gobernado por una sucesión de líderes militares y autoritarios. En todo el continente, si nos fijamos en las encuestas de opinión que se toman de las opiniones de los ciudadanos africanos, existe una fuerte sed de democracia, la democracia y la verdad está en movimiento.

Varios años atrás, la gente decía que había una recesión democrática de tomar posición en el continente. Esto está lejos de la verdad. No conozco ningún líder africano, si ha sido legítimamente elegido en un proceso de varios participantes o si ha estado allí durante varios años, que se ponía de pie y decir que no está a favor de la democracia o que no esté en el poder debido a ello. Democracia quiere decir algo a través del continente, y se está moviendo hacia adelante.

Permítanme decir también que lo mismo puede decirse de la economía de África, donde ahora, demasiado tiempo, la mayor parte del crecimiento de África se construyó en torno a la explotación de los recursos petrolíferos, gas y minerales. Si se está exportando, se vio a conducir la economía de los países africanos. Esto ya no es simplemente la única fuente de crecimiento de África. La urbanización de las ciudades de África y las poblaciones, el aumento del número de africanos educados y profesionales, la creación de empresas pequeñas y medianas y grandes empresas en las zonas urbanas para atender a las crecientes poblaciones urbanas, para atender a los nuevos mercados de exportación, han creado un nuevo dinámica del crecimiento económico, de modo que el crecimiento que vemos hoy en África ya no es simplemente un crecimiento basado en los recursos, pero un crecimiento que es impulsado por una clase de consumidores más grande, una clase urbana más grande, una clase profesional más grande que está en la necesidad de bienes y servicios. Debo añadir también, no sólo internamente sino en todo el continente, una población africana mucho más móvil.

Así que hay un crecimiento por ahí y es importante, y voy a dar una clavija en este punto a algo que hemos hecho, y esa es la African Growth and Opportunity Act, que ha abierto el mercado de los EE.UU. a unos 6.000 productos de África libre de impuestos. Esta es una importante herramienta económica que ha permitido a los países africanos a aumentar el nivel de sus exportaciones al mercado de EE.UU., algo que creo que podemos tener mucho orgullo pulg

En tercer lugar, me dijo que había una mayor estabilidad y paz. Y aunque he notado en mis propias observaciones de las dificultades y desafíos que encontramos en el Congo oriental - eso es cierto - pero África es más pacífico y más estable de lo que era hace cinco años, diez años, quince años, o hace veinte años. Vamos a hacer una revisión rápida del mapa.

Justo antes de dejar el cargo, la secretaria de Estado, Hillary Clinton tuvo la oportunidad de invitar a Washington el presidente de Somalia, el presidente Hassan Sheikh. Hemos intercambiado notas que llevaron a EE.UU. el reconocimiento de Somalia por primera vez en 22 años, por primera vez desde la caída del Halcón Negro en 1993. Yo mismo fui a Mogadiscio, el pasado mes de junio. Nuestro Secretario de Asuntos Políticos Según ha estado allí. Mogadiscio y el sur de Somalia es más estable de lo que ha sido en 22 años. El gobierno central controla eficazmente todas las ciudades importantes en el sur, con el apoyo de una fuerza AMISOM. Y al-Shabaab se ha puesto en la carrera.

Así que hemos visto un progreso en un lugar que era muy polémico. Mencioné en mi discurso de apertura que el embajador de Sudán del Sur ya está aquí. En 2011, los Estados Unidos, junto con una serie de otros países de la comunidad internacional, ha trabajado muy, muy duro para asegurar que los acuerdos de Naivasha se aplican plenamente y que el pueblo de Sudán del Sur tiene derecho a elegir libre determinación, o continuó la integración en Sudán. El referéndum se celebró en enero de 2011 y se le concedió la independencia en julio de seis meses después. Esto es de nuevo una indicación de la paz que se ha traído.

Durante cerca de 22 o 23 años, el sur de Sudán y Sudán había estado en una guerra civil. La guerra civil ha terminado. Esto no quiere decir que existen tensiones ya no entre Juba y Jartum, hay, como habrá entre gemelos y hermanos de vez en cuando. Pero el conflicto probablemente nunca volverá a ser lo que fue durante muchos años en la década de 1900 y finales de la década de 2000. Igualmente cierto, no tenemos ya los conflictos que desgarraron Liberia, donde tuvimos Charles Taylor, que ahora está cumpliendo una condena en Europa, o en Sierra Leona, donde hemos tenido la áspera - que destruyó muchas vidas en ese país. E igualmente el conflicto en Angola también ha desaparecido.

Sí, de hecho, siguen existiendo problemas. Seguimos trabajando con Uganda y los Estados de la región para atrapar y encontrar Joseph Kony y el LRA. Continuamos en la búsqueda y buscar la paz en el Congo oriental. Pero ha habido un aumento muy fuerte de la estabilidad en el continente. Lo que hay que tener en cuenta no es el título, que a menudo trae sólo la más preocupante de las noticias, sino para mirar la historia más amplia y más completa y de verlo en el contexto del tiempo y la historia.

Así que soy optimista. Soy optimista acerca de la trayectoria democrática y la gobernabilidad, soy optimista acerca de dónde van las cosas económicamente y comercialmente, y soy optimista acerca de la estabilidad y el fin del conflicto. Todas estas cosas siguen siendo retos, pero yo diría que estamos avanzando colectivamente, y digo "nosotros" como socios de África y la comunidad internacional. En conjunto hay un esfuerzo que se realiza para tratar estos temas, y creo que la noticia es, a pesar del título que usted puede leer, mucho más positiva de lo que parece.

MODERADOR: Gracias por la información general muy alentador y persuasivo. Pero quiero traer de vuelta ahora, por supuesto, mi segunda pregunta para el problema inmediato y desafiante del Congo. Y quiero empezar parafraseando al presidente Obama en una entrevista que acaba de dar con la Nueva República que estoy seguro de que algunas personas en esta sala también vio un par de semanas en la que se le preguntó sobre Siria, y si los Estados Unidos y la La comunidad internacional debe intervenir para ayudar a detener el caos y la masacre que hay. Y respecto a Siria Congo. Y él dijo: ¿cómo voy a decidir - y, obviamente, todos sabemos que está hablando en nombre de una nación cansada de la guerra, un país fiscalmente restringido - y dijo, ¿cómo voy a decidir si se debe intervenir en Siria o en el Congo?

Y, obviamente, nadie lo sostenía a la elección exacta, pero sin embargo se plantea una pregunta intrigante acerca de si Estados Unidos está haciendo lo suficiente en el Congo, si las herramientas que nos han traído a nosotros mismos tener han sido suficientes y, sobre todo, como nosotros " volver ahora de Irak y la reducción en Afganistán, para decirlo sin rodeos, si Estados Unidos podría considerar ser parte de esa fuerza de la ONU con un modesto número de personas. Yo no estoy pidiendo que proponer o avalar que hoy, pero me pregunto si ven el valor de un debate al respecto, sobre si ese es el tipo de una idea, ya sea en el ámbito militar o tal vez en términos de potencial económico mayor los recursos de la ayuda si el Congo pueden hacer algunas reformas del tipo que se ha mencionado, si necesitamos una especie de aumentar y fortalecer nuestra caja de herramientas para poder hacer un poco más, además del proceso y las negociaciones en los marcos de la ONU que ya he mencionado.

SECRETARIO ADJUNTO CARSON: Pienso que es importante tener en cuenta que sólo nosotros, sin importar nuestra gran fuerza y nuestra influencia enorme, puede resolver cualquier problema de uno en nosotros mismos. Tenemos que trabajar de manera efectiva en concierto con otros en la comunidad internacional y en toda África que comparten nuestros objetivos, nuestras preocupaciones, y nuestro deseo por la paz, la estabilidad y la democracia. Tenemos, de hecho, ha dedicado a la República Democrática del Congo Creo que tenemos que intensificar nuestro compromiso, sostenerlo, pero también, y más importante aún, tiene que conseguir otros que han estado al margen de participar, intensificar su compromiso, and sustain it over the long period of time, working with the Government of the DRC to achieve durable solutions.

We have over the last four years not contributed peacekeepers to MONUSCO, but we have participated in the training of one of the new Congolese battalions. And we have said to the Government of the DRC that we are prepared to work with them on training additional DRC soldiers, but not without conditions – not without conditions. We have encouraged, and the DRC Government has done so, we have encouraged them to sign on to a UN protocol prohibiting the use of child soldiers in the military, and I'm glad to say that the DRC Government has done this after many years.

We have also asked for other significant reforms to be undertaken, and I think that if indeed these reforms and commitments are made and implemented, we're prepared to put trainers on the ground, as we did two and a half years ago in Kisangani, to help train soldiers. But we must hold these soldiers to a high standard and the Government of the Democratic Republic of the Congo must absolutely ensure that these soldiers perform as professionals, that they are there to protect and defend the country and its borders, and not to prey on its people.

And so these are things that we are prepared to do. The larger question of whether we should or should not participate with US forces on the ground in peacekeeping missions is something for an internal discussion and an internal debate, which I shall not attempt to have with the audience or with myself here.

MODERATOR: Well, thank you. And let's please go to you in the audience, so please get your hand up to get my attention and then wait for a microphone please. And identify yourself when it comes. We'll start here up with Mark in the second row and go from there. Gracias.

QUESTION: Hi. Just a quick – once again, let me thank you, Ambassador Carson, for the leadership that you've shown over many years. You spoke about the actions that have been taken, sanctions against five members of the leaders of the M23, five members of FARDC that we supported, actions taken. You mentioned as well the concern that the M23 was supported by external forces, and the report of the UN panel and your own testimony last December indicate that Rwanda had provided that kind of support. Why haven't we pressed for any of those individuals – individual soldiers – officers of Rwandan military to be sanctioned?

And in that context, doesn't that kind of action by a government which did receive military training from the United States previously indicate that the kinds of conditions that you spoke that should be in place if we're going to provide more support for the DRC in terms of security sector reform, shouldn't those same conditions apply and be implemented against a government which then takes action, that you yourself has said have been the source of the M23 rebellion in the DRC?

ASSISTANT SECRETARY CARSON: Mark, I think our concerns about Rwandan support for the M23 have been made very clear. They have been made clear by me in congressional testimony and, as I referenced in my remarks by the President, President Obama, to President Kagame directly telephonically. We looked at the information, a wide array of information that suggested that there was external support from Rwanda, and we took action. Our action was to cut off the FMF that the Rwandan military was receiving from the US Government and to ask for a course correction, an end to the hostilities, and an end to the support.

At this point, we have seen what we believe to be an end to the hostilities, and we want to see the Kampala agreement fully implemented. And we are also continuing to monitor that there be no additional support. I think our actions have been appropriate for the time, and we will continue to monitor and look. And if the situation warrants us to make a policy adjustment or change, we will do so.

MODERATOR: The guy in the blue shirt.

QUESTION: Good afternoon. My name is Dan Runyan. I'm actually from Tampa, Florida. I just came up for 23 hours to listen to you speak, and I want to thank you for speaking. I work for a small consulting firm, and one of the things you touched on were the small and the medium businesses and being able to engage the population. And one of the things we're starting to see through social media and crowd funding is actually the populations outside of the governments of the world actually have more money than all the governments combined in the world. And to start small businesses and to engage that population of actually all the Congo Basin, where would you tell somebody to start? And to engage that population and likely exceed that power of the government itself. Because if you have an engaged population, the government is going to follow.

ASSISTANT SECRETARY CARSON: The DRC has the third largest population in sub-Saharan Africa. It has probably four or five, maybe six major urban areas from Lubumbashi to Kisangani to Kinshasa. And it is an increasingly linked population, because one of the things that has happened across the DRC is the pervasive use of mobile phones and digital communication for just about everything. I think that probably the average citizen in Kinshasa does more financial and banking business through mobile banking than anyone in this town does. I'm not sure how many people in this audience has engaged in mobile banking, but I think probably a great many people in the DRC every day routinely move money and buy services through their mobile phones. They get paid through them, they do business through them.

Where do you start? If you're small- and medium-sized business, it depends, I guess, on what the product is, but you do have large urban communities that are in need of services, large urban communities that need housing, need transportation, need places to eat, and need to have services given to them. And so I think the number of things that small- and medium-sized businesses can do is as infinite as the needs of people are within a different community. Not to give you a brushed off answer – I can't say precisely what it is, but there are lots and lots of opportunities out there for small- and medium-sized businesses to do things in the DRC as well as across Africa.

And I would say just one thought is that we, as Americans, are sometimes slow to try and take full advantage of the many opportunities that exist in Africa because we are frequently frightened away by the headlines that we see and the lack of understanding that we have, that we're talking about 49 countries south of the Sahara, and not just one.

MODERATOR: Over here in the third row, the woman on the end. Aquí tienes. Here's the microphone.

QUESTION: (In French.)

MODERATOR: We'll summarize in a second.

ASSISTANT SECRETARY CARSON: Yeah. (Risas.)

QUESTION: (In French.)

MODERATOR: Got it. Wrap up so we can keep going. But those are two very good questions. Can I summarize for the crowd? ¿Te parece bien? May I stop you there? Because those were two very good questions. Just to summarize, she's interested in an independent election commission so that the next time around, there could be perhaps an election that goes better than the last one and also in an army that is somehow better integrated ethnically and otherwise throughout the country. So I could just – could I ask you just to let him respond now? Because we only have about five minutes left in the whole event. Gracias.

ASSISTANT SECRETARY CARSON: Thank you. Thank you very much for both of those questions, and I accept that my words and my remarks will not fall on welcome ears throughout the entire audience. But let me say something about elections if I could. We were extraordinarily hopeful that the elections, the presidential elections, the parliamentary elections that took place in November of 2011 would represent an improvement on the elections that have occurred in 2006. The elections in 2006 had been largely managed by the United Nations and the international community.

We had hoped that in the 2011 elections that they would have been managed better, but they were going to also be managed exclusively by the Congolese Government. We spent an enormous amount of time, along with others in the international community, encouraging the CENI, the electoral commission, which was chaired by Pastor Mulunda, to hold free and transparent elections, to prepare well, and to make sure that everyone who wanted to participate could participate. We sent and paid for, through USAID, a number of experts to go in to help the election commission, and we know a number of other governments did the same.

I can tell you that following the conclusion of those elections, I was extraordinarily disappointed with their outcome. I was as disappointed as many of the Congo's citizens who felt that perhaps their ballots had not been properly accounted and accounted for. But following the completion of those elections, we said very clearly what our view was. I personally have said it on many times that those elections were deeply flawed, they were lacking in transparency, and they did not come up to the standard of many of the recent African elections that we had seen.

The good news is that there were elections held. The bad news is that they didn't live up to the kind of standard that everyone wanted. It was a pause for the process, but it was not an end to it. The thing that must be done is to look forward, to make sure that the next set of elections are better prepared, that the independent electoral commission is more independent, more responsible, and more able, and that the elections will be able to reach more people and that more people will have confidence in the ballot.

I will also say two other things. One is that the disappointment about those elections was universal. It wasn't just my remarks or the remarks of others. And we've been, I think, fairly candid about how we see and call elections over the last four years. If they're good, they're good. If they're bad, we say so. The reality is that all of Africa passed a judgment as well. When the President was sworn in, only one African head of state came. Only one African head of state came, and that was President Robert Mugabe, who probably would not be welcome at many tea parties in this town. So that was an indication of where people thought. But we must look ahead and we must look at ways to continue to build a better process.

Last comment, my own impression, as someone who looks the situation, is that even if we had had a fair accounting throughout this process, I think President Kabila probably would have still had won. But again, that's my assessment, and it's just an analytic assessment, not one based on anything else. But the fact that we got no visitors except one for this election was an indication.

The army – one of the great disappointments has been the absence of effective security sector reform. The army has not performed well. That is evident by what has happened in the east and it's evident by the continued presence of a large MONUSCO force in the country, and it's evident by the need for a more robust and aggressive intervention force to be a part of a redefined MONUSCO. It is absolutely important that security sector reform move ahead. The Congo cannot be a strong and independent nation without a creditable and professional military force that represents not just one region, not just one people, not just one leader, but represents the interests of the entire country.

MODERATOR: I think we better leave it at that unless you want to take one more. We've already exceeded your time. You've been very kind and generous.

ASSISTANT SECRETARY CARSON: We'll take one more and we'll stop after this one.

MODERATOR: Okay. Over here, along the side, please. Sí.

QUESTION: Thank you, Ambassador, for that great talk about Congo. I'm a public health consultant dealing with health in sub-Saharan Africa, and my question is about justice. You name a few international organizations that have a role to play in bringing peace and stability in Congo, but I have a question about what is your take on the role of the International Criminal Courts on justice and peace in Congo?

ASSISTANT SECRETARY CARSON: Thank you. While the United States is not a signatory to the ICC, we certainly believe in the broad principles and values that the court represents, fundamentally an end to impunity and the requirement that all of those who carry out crimes against humanity, all of those who carry out war crimes, should face the judgment of the courts. All of this is preferably done in the host country if the legal systems and the court systems are fair, effective, and are running properly. But if not, there are some circumstances in which individuals need to face justice, and that justice sometimes can only be rendered through international tribunals.

So I'll end where I started. While we are not a signatory to the ICC protocols and principles, we believe that what they stand for has a strong legal and judicial meaning.

MODERATOR: Please join me in thanking Secretary Carson. (Aplausos.)


Sobre esta noticia

Autor:
Modesto Rodriguez (23815 noticias)
Fuente:
antillas1.blogspot.com
Visitas:
231
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.