Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Economía escriba una noticia?

Sin agua, los habitantes de Damasco acuden a los baños públicos

09/01/2017 13:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Ante la escasez de agua corriente que desde hace dos semanas golpea Damasco, impidiendo a muchos de sus habitantes lavarse en casa, a Anwar al Ades acude al hamam Al Malik Al Zahir, uno de los más antiguos de la capital.

La afluencia a este establecimiento histórico, construido en 985 durante la dinastía abasida, se disparó desde que los combates dañaron la red de agua de la capital siria, dejando los grifos casi secos.

"No me ha bañado desde que cortaron el agua. La poca que nos llega la usamos para beber y lavar los platos", explica este damasceno de 34 años, envuelto en una toalla.

Debido a los combates en Wadi Barada, un sector rebelde 15 kilómetros al noroeste de Damasco, donde se encuentran las principales fuentes de abastecimiento en agua de la capital, unos 5, 5 millones de personas vieron su suministro cortado o reducido desde el 22 de diciembre, según la ONU.

Esta crisis es un maná para los baños públicos de la capital, como Al Malik Al Zahir que cuenta con su propio pozo.

En Oriente Medio y Turquía, los hammam son una vieja tradición, pero en los últimos años los damascenos acudían a ellos únicamente en ocasiones especiales: antes de la penuria de agua, sólo una decena de clientes frecuentaba diariamente este establecimiento histórico.

image

- La afluencia se duplicó -

"Hacía 12 años que no ponía los pies en un baño público, desde el día de mi boda", explica Habib Isa, un peluquero de 32 años sentado en la sala de relajación.

"Había previsto cómo reaccionar ante los cortes eléctricos y de combustible, pero nunca se me ocurrió que podría sufrir una penuria de agua. A este ritmo, voy a tener que elaborar un plan por si se acaba el aire en la ciudad", dice con ironía.

Como todos los baños tradicionales, Al Malik Al Zahir tiene tres secciones. En el centro se encuentra el baño de vapor y a su alrededor, los compartimentos con grifos de agua caliente y fría, los barreños y el jabón.

Después, la zona reservada a los masajes. Y, por último, un gran patio para la relajación, con suelos de mármol y bancos colocados en torno a una fuente central.

Bajo la luz que se filtra por los cristales multicolor de la cúpula, los clientes que esperan para entrar se cruzan con los que descansa acostados sobre cojines, fumando una pipa de agua o tomando té con dulces bajo la mirada del propietario, Basam Kebab, cuyo teléfono no para de sonar.

"El número de clientes se duplicó. Ahora vienen por necesidad, mientras que antes lo hacían por placer", explica a AFP.

"Intentamos no rechazar clientes y le pedimos a la gente que no se entretenga demasiado para que podamos recibir a todos los que quieren darse un baño", precisa.

- Esperando el agua -

image

Atiende al teléfono a los clientes que piden una cita para los próximos días y debe disculparse ante quienes querrían acudir ese mismo día.

"Ya tuve que anular una reserva de unos comerciantes que quería todo el baño para ellos, alargué las horas de apertura hasta pasada la medianoche y pedí más jabón para satisfacer a los clientes", explica.

Sin embargo, no aumentó los precios. La sesión sigue costando 1.200 libras sirias (2, 4 dólares) con un pequeño suplemento para el masaje.

"Cuando me paseo por el hammam, los clientes no hablan de otra cosa: ¿cuándo volverá el suministro de agua a la normalidad?", subraya.

Abdalá Al Abdalá, de 46 años, se relaja comiendo un plato de lentejas servido tradicionalmente tras el baño.

"En casa, tengo cortes de electricidad, de calefacción y de agua. Cuando funciona la corriente eléctrica, no hay agua, y cuando el agua vuelve, no tenemos electricidad", se lamenta.

"Al menos aquí, tenemos luz, agua y calor al mismo tiempo", se alegra este hombre cuyo aspecto juvenil contrasta con un cabello muy canoso, resultado de seis años de guerra que dejaron 310.000 muertos y destruyeron el país.

"Perdí muchas cosas en los últimos años, pero mi familia y yo no podemos soportar vivir sin agua", concluye.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Economía (12813 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
4216
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.