Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Ahorro vs. dinero: ¿Qué es más importante?

11/02/2020 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLa sabiduría convencional sostiene que los ahorros son la cantidad de dinero que queda después de que los ingresos monetarios se han utilizado para los gastos de consumo. Por lo tanto, para un desembolso dado, un aumento de los ingresos monetarios implica más ahorros y por lo tanto más fondos para la inversión. Esto a su vez establece la plataforma para un mayor crecimiento económico.

Siguiendo esta lógica, también se podría establecer que el aumento de la oferta monetaria es beneficioso para todo el proceso de formación de capital y crecimiento económico. (Nota: los aumentos de la oferta monetaria dan lugar a aumentos de los ingresos monetarios y esto, para un determinado desembolso de los consumidores, implica un aumento de los ahorros).

Cómo el ahorro apoya la producción de bienes

Los ahorros son la cantidad de bienes de consumo producidos en exceso del consumo de esos bienes. Por ejemplo, si un panadero produce diez barras de pan y consume dos barras, sus ahorros son ocho barras de pan.

Digamos que el panadero cambia el pan ahorrado por los servicios de un técnico para mejorar su horno. Con un horno mejorado, el panadero podría aumentar su producción de pan. Obsérvese que el pan ahorrado, es decir, los ahorros del panadero, pagados al técnico le permiten mantener su vida y bienestar mientras mejora el horno. Asimismo, los demás productores de bienes de consumo, al intercambiar estos bienes de consumo por los servicios o los productos de otros varios productores, están suministrando a estos últimos los medios que sustentan su vida y bienestar.

Los productores de bienes de consumo pueden intercambiar los bienes ahorrados entre sí, con los productores de materias primas, los productores de herramientas y maquinaria, o los proveedores de diversos servicios. Los bienes de consumo ahorrados apoyan todas las etapas de la producción, desde la producción de bienes de consumo hasta la producción de materias primas, herramientas y maquinaria, y todas las etapas intermedias. (Obsérvese que las personas no quieren diversas herramientas y maquinaria como tales, sino más bien como bienes de consumo. Para mantener sus vidas y su bienestar, las personas necesitan tener acceso a los bienes de consumo).

Si la producción de bienes de consumo aumentara en igualdad de condiciones (es decir, si aumentara la reserva de ahorros), permitiría mejorar y ampliar la infraestructura. Las personas podrían ahora ser empleadas en la construcción de nuevas etapas de producción, que antes de la expansión de la reserva de ahorros no podían llevarse a cabo. Esto, a su vez, permitiría la producción de una mayor variedad de bienes de consumo.

Pero la introducción de las nuevas etapas de producción requiere tiempo. Al mismo tiempo que se mejora la infraestructura, hay que suministrar bienes de consumo a las diversas personas empleadas.

Una vez que se haya producido un aumento suficiente de la reserva de bienes de consumo, las personas estarán en condiciones de aspirar a mejorar aún más su bienestar buscando bienes relacionados con el entretenimiento, por ejemplo, y servicios como el tratamiento médico.

Los bienes de consumo ahorrados sirven de apoyo a las diversas personas que proporcionan entretenimiento y diversos servicios.

Introducción del dinero

La introducción de dinero no altera lo que hemos dicho hasta ahora. Ahora el productor de un bien de consumo intercambia sus bienes ahorrados por dinero. Pero al cambiar sus ahorros por dinero, ha suministrado al otro productor sus bienes ahorrados. El dinero recibido por el productor está totalmente respaldado por su producción no consumida.

Cuando la gente adquiere bienes de capital como maquinaria, transfiere dinero a los individuos que están empleados en su fabricación. Los fabricantes de maquinaria pueden optar por cambiar el dinero no sólo por bienes de consumo sino también por diversos servicios. El proveedor de servicios que recibe el dinero puede a su vez cambiarlo por bienes de consumo y servicios para sí mismo.

Sin el medio de intercambio, el dinero, ninguna economía de mercado y por lo tanto ninguna división del trabajo podría tener lugar. Pero el dinero no es el medio de pago sino el medio de intercambio.

Los individuos pagan con los bienes y servicios que producen, no pagan con dinero. El dinero sólo ayuda a facilitar los pagos. El dinero permite que los bienes de un especialista se cambien por los de otro especialista.

En Planning for Freedom (p. 66) Mises escribió,

Los productos básicos, dice Say, son pagados en última instancia no por dinero, sino por otros productos básicos. El dinero no es más que el medio de intercambio comúnmente utilizado; sólo juega un papel de intermediario. Lo que el vendedor quiere recibir en última instancia a cambio de los productos básicos vendidos son otros productos básicos.

Por medio del dinero, un individuo puede canalizar los ahorros, es decir, los bienes de consumo no consumidos, a otros individuos, lo que a su vez permite ampliar el proceso de generación de riqueza. Siempre que lo considere necesario, el individuo puede cambiar su dinero por bienes.

Sin embargo, hay una disposición en todo esto: el flujo de la producción de bienes continúa sin disminuir. Esto significa que cuando un poseedor de dinero decide cambiar algo de dinero por bienes, estos bienes están ahí para él.

A pesar de su importancia como medio de intercambio, según Rothbard,

El dinero, en sí mismo, no puede ser consumido y no puede ser utilizado directamente como un bien de los productores en el proceso productivo. El dinero en sí mismo es por lo tanto improductivo; es un stock muerto y no produce nada.1

Una vez más, el trabajo principal del dinero es simplemente cumplir con el papel de medio de intercambio. El dinero no sostiene ni financia la actividad económica real.

¿La gente ahorra dinero?

La gente no ahorra dinero sino que lo intercambia por bienes y servicios. Una vez que los ahorros (bienes de consumo ahorrados) se intercambian por dinero, el poseedor del dinero puede emplearlo inmediatamente en un intercambio por otros bienes o puede conservarlo temporalmente.

El hecho de que lo utilice inmediatamente en un intercambio por otros bienes, lo ponga debajo del colchón o lo guarde en su bolsillo no alterará la reserva de ahorros dada. La forma en que los individuos decidan emplear su dinero sólo alterará su demanda de dinero. Esto, sin embargo, no tiene nada que ver con los ahorros. (Nota: al prestar dinero, los individuos de hecho disminuyen su demanda de dinero. El acto de prestar tampoco altera la reserva de ahorros existente).

Asimismo, si el propietario del dinero decide adquirir un activo financiero como un bono o una acción, simplemente transfiere su dinero al vendedor de los activos financieros; los ahorros actuales no se ven afectados por estas transacciones.

Sin embargo, surgen problemas cada vez que los bancos centrales emprenden políticas monetarias poco rigurosas. La ampliación de la oferta monetaria no está respaldada por más bienes de consumo. Cuando ese dinero se intercambia por bienes de consumo, equivale a un consumo que no está respaldado por la producción. Ahora tenemos más dinero persiguiendo la misma cantidad de bienes.

Por consiguiente, un poseedor de dinero honesto, es decir, un individuo que ha producido riqueza real, descubre que no puede obtener ahora el valor equivalente de todos los bienes que antes producía e intercambiaba por dinero todas las demás cosas siendo iguales. Descubre que el poder adquisitivo de su dinero ha caído.

El llamado crecimiento económico en el marco de una política monetaria laxa sólo puede tener lugar si el sector privado consigue aumentar la reserva de ahorros, a pesar de que dicha política socave este proceso.

Recuerda que las políticas monetarias flexibles dan lugar a actividades que no generan riqueza. Una vez que el ritmo de las actividades no generadoras de riqueza comienza a superar el ritmo de las actividades generadoras de riqueza, el fondo común de ahorro se ve sometido a presión. Esto establece la plataforma para un severo declive económico. (Tanto las actividades generadoras de riqueza como las que no lo son requieren de ahorros para apoyar a los diversos individuos que participan en estas actividades).

Por lo tanto, podemos concluir que el ahorro se refiere a la producción de bienes de consumo en exceso del consumo de estos bienes. No se trata de dinero, sino de bienes de consumo final que sustentan a los individuos involucrados en las diversas etapas de la producción.

No es el dinero lo que financia la actividad económica, sino el conjunto de bienes de consumo ahorrados. La existencia de dinero sólo facilita el flujo de ahorros. Cualquier intento de reemplazar los ahorros por dinero termina en un desastre económico.

Fuente.

1.Murray N. Rothbard, Hombre, Economía y Estado (Los Angeles: Nash Publishing, 1970), p. 670.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (2069 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
947
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.