Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan Pardo escriba una noticia?

Albert Rivera busca azafatas para ejercer de políticas pardas. Inés Arrimadas, le desafía

11/03/2019 10:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Si Albert Rivera no dimite, hoy mismo, le echarán las urnas. El que presume de "justo", presume, impone como candidata a una mujer de crédito moral y electoral negativo.

El sopor que ha sufrido la militancia de Ciudadanos ?Cs- en la Comunidad de Castilla y León lo va a pagar Albert Rivera. Resulta que él y su candidata, su enchufada se estaban votando desde una plataforma programada para tales y sucios actos.

El salto a la política nacional de Inés Arrimadas, ganadora de las elecciones en Cataluña, era un rumor que circulaba desde hace meses por la capital de España. Sin embargo no se ha dado por seguro hasta las últimas horas, cuando parece inminente el anuncio oficial. A nadie se le oculta que Arrimadas es el principal activo político del partido centrista junto con el propio Albert Rivera, y estamos ante unas elecciones decisivas no solo para la redefinición política del centroderecha sino para la estabilidad institucional del propio país. El achique de espacio electoral que ha significado la irrupción de Vox tanto para el PP como para Cs obliga a la formación naranja a acudir a las urnas con su mejor cartel, como ha entendido la dirección del partido.

El desembarco de Arrimadas en el Congreso, siendo una maniobra audaz, no está exenta de riesgos. La líder de la oposición en Cataluña fue votada masivamente por los ciudadanos amenazados por el supremacismo independentista, contra el cual ha alzado su voz la portavoz liberal en el Parlament con brillantez y coraje. Sus votantes podrían acusar cierta orfandad cuando ella abandone su escaño en Cataluña a cambio de fortalecer al partido en la sede de la soberanía gracias a su tirón electoral, acreditado también en su Andalucía natal durante la última campaña.

Más sobre

En realidad ya pasó lo mismo cuando Albert Rivera dio el salto de la política catalana a la escena nacional para iniciar la expansión del partido en 2014. Por entonces Arrimadas era una alumna aventajada de Rivera que con el paso del tiempo ha revelado un talento político excepcional. Cs deberá esforzarse pues en hacer pedagogía entre sus votantes para argumentar el salto a Madrid de Arrimadas como la oportunidad de continuar más eficazmente el combate contra el nacionalismo desde el Congreso y quizá desde el Gobierno. Ciertamente, la defensa del orden constitucional puede ejercerse con mayor efectividad desde el Poder Ejecutivo que desde un Parlament que el separatismo mantiene cerrado o abre a capricho.

No es que desmontar con grandes intervenciones parlamentarias las mentiras de Quim Torra y sus aliados no sea importante; es que el concurso de Arrimadas para sumar una mayoría constitucionalista en las urnas que evite la consolidación del sanchismo puede serlo más. El gran desafío de Arrimadas, cuya vocación política se ha forjado contra el nacionalismo, pasa por demostrar que se defiende mejor España desde las Cortes.

En todo caso, las decisiones orgánicas de los diferentes partidos son lo de menos cuando se trata de impedir que el Gobierno de España vuelva a quedar en manos de los separatistas tras el 28 de abril. Tras el anuncio de Rivera de vetar todo acuerdo poselectoral en las generales con Pedro Sánchez por su política de alianzas desde la moción de censura, Sánchez sabe que su única posibilidad de seguir en Moncloa pasa por satisfacer las condiciones enfocadas a la autodeterminación que le fijen ERC y PDeCAT, además de plegarse al chantaje perpetuo del PNV y las exigencias populistas de Podemos. Hasta el propio Arnaldo Otegi ha proclamado su deseo de que Sánchez revalide la suma de la moción de censura. Y esto es lo que nos jugamos el 28 de abril. Ya es triste para el votante socialdemócrata español que su voto sirva para estrechar los lazos de Sánchez con semejantes socios, cuya aspiración manifiesta consiste en liquidar la soberanía nacional y volver irreconocible el sistema democrático del 78. Y ante tamaño desafío, todos los recursos movilizados en defensa del orden constitucional y la unidad de España son pocos.


Sobre esta noticia

Autor:
Juan Pardo (3169 noticias)
Fuente:
blogdejuanpardo.blogspot.com
Visitas:
416
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.