Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Criticic escriba una noticia?

Amar al débil

18/06/2018 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Queremos sacar a Guillem Martínez a ver mundo y a contarlo. Todos los meses hará dos viajes y dos grandes reportajes sobre el terreno. Ayúdanos a sufragar los gastos y sugiérenos temas (info@ctxt.es).

México se impuso ante Alemania. La selección germana no perdía su partido debut en un mundial desde hace siete ediciones. La gente celebra la victoria, en Madrid. ¿Qué le importa a esta gente que gane México? ¿Dónde quedó la solidaridad con nuestros hermanos alemanes?

Alguien dice que en ocasiones así se demuestra lo poco proeuropeos que somos en comparación a prolatinos. No hay nada que se parezca tanto a un español como un mexicano, le contesta otro.

Sin embargo, el 16 de junio, Argentina empataba con Islandia; y España iba con Islandia, no con Argentina. Por lo que la primera explicación sería la siguiente: por muy prolatinos que seamos, el odio a los argentinos se impone siempre, lo cual sería una explicación probable y nada de extrañar.

La segunda opción, sin embargo es más atractiva y convincente, aunque solo sea porque tiene más amor que odio, porque está llena de épica, porque la admiración es una emoción difícil de explicar pero que por alguna razón amamos sentir. La segunda opción es que nos gusta ver al pequeño triunfar.

Existe algo especial cuando el pequeño, el débil, la presa, consigue imponerse. Su triunfo nos llena de un orgullo difícil de explicar. Realmente nos da igual pero es imposible negar admiración por una victoria contra todo pronóstico.

Desear -en un descarado acto de romanticismo ciego- la victoria del débil, no es algo exclusivo del mundial, ni del fútbol, ni del deporte. La historia del pequeño alcanzando la grandeza llena nuestro imaginario, desde el pequeño Simba llegando a ser rey león hasta el joven Rocky subiendo unas escaleras en Philadelphia.

Apoyar al débil es un acto de romanticismo que tendemos a repetir una y otra vez. Uno de los grandes pilares de la tradición judeocristiana es, de hecho, un acto de romanticismo así. En él, Dios (o Yahvé, eso a gusto del lector) decide que va con Islandia, con México; y terminan derrotando a Goliat.

Nos gusta el débil victorioso, nos gusta la sorpresa, nos gusta que una selección nacional compuesta por cineastas, abogados y dentistas haya plantado cara a la selección de Lionel Messi.

Admiramos que una presa se convierta en depredador; lo consideramos un acto de heroísmo.

Un león cazando una gacela es el día a día, una gacela matando un león es el próximo video viral en todas las redes sociales.

Admiramos que la presa se convierta en David.


Sobre esta noticia

Autor:
Criticic (2156 noticias)
Fuente:
ctxt.es
Visitas:
1681
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.