Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Modesto Rodriguez escriba una noticia?

mi articulo 2 junio 2013

03/06/2013 11:47 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Algo apesta en el país image Manuel Vólquez República Dominicana se conoce mundialmente por varios atributos que suelen tal vez causar envidia en otras naciones que tienen al turismo como una prioridad nacional, dentro de otros factores que indudablemente contribuyen al desarrollo de la economía. Somos hospitalarios y muy confiados (y no estaría exagerando si digo que pasamos el límite de la decencia y la prudencia en ese aspecto); somos depositario de una geografía que seduce a los extranjeros por la belleza de sus ríos, playas, montañas, y por el trato amable de nuestra gente. Son precisamente esos detalles, y otros que ya conocemos, los que han permitido a nuestro país convertirse, también, en una guarida de la delincuencia y del crimen organizado a nivel internacional. Da vergüenza expresarlo de ese modo, pero es la realidad. En los últimos meses, las autoridades han arrestado a decenas de ratas humanas que huyen de sus respectivos países hacia otros destinos, luego de cometer diversos delitos y crímenes agravados. Esas personas terminan escondiéndose aquí con la ayuda de los malos dominicanos. Los servicios de inteligencia del país apresan con frecuencia a falsificadores, asesinos, ladrones de bancos, clonadores de tarjetas de crédito, narcotraficantes, lavadores de activos, y otros malhechores que abusan de nuestra histórica hospitalidad para continuar desde el territorio nacional operando ese trasiego delictivo. El caso más reciente es el del empresario franco libanés Ziad Takieddine, varias veces inculpado en el llamado escándalo de corrupción "Karachi", y que fue encarcelado la noche del viernes 31 de mayo en París, Francia, tras una nueva inculpación en su perjuicio, sobre todo por corrupción de agente público extranjero y estafa. Lo sintomático del hecho es que ese señor viajó con un pasaporte dominicano que adquirió luego de pagar unos 260 mil dólares en una treta que enloda supuestamente a un general nuestro cuyo nombre se mantiene en el anonimato y que esperamos sea identificado lo más pronto posible. Esos forajidos cuentan con cómplices dominicanos que son reclutados por redes mundiales de crimen organizado. El del empresario franco libanés no es el único caso. A penas nos estamos enterando de mínimos detalles de una especie de caja de pandora que cuando sea abierta al público, y ojalá que ocurra así, nos vamos a caer de espaldas. Contamos con numerosos ciudadanos (entre ellos militares, policías, funcionarios de diferentes rangos, empleados públicos que trabajan en oficinas claves en el manejo de documentos de identidad personal, y otros) que se habrían enriquecido mediante esas confabulaciones despreciables con la delincuencia universal. No son pocas las personas que viajan con documentos fraudulentos otorgados aquí por compinches nacionales. Además de los extranjeros, los más beneficiados con esa práctica son ciudadanos criollos repatriados luego de cumplir penas criminales en Estados Unidos y otras naciones. Y no estamos inventando nada. A diario vemos reseñas en los medios de comunicación hablando de esas cosas. Son individuos que no pueden justificar las fortunas que administran ni los lujosos vehículos que conducen o los bienes muebles e inmuebles que tienen, a no ser a través de actos ilícitos que riñen contra la moral y las buenas costumbres. Si las autoridades desean hallar esos cómplices, saben bien dónde encontrarlos. Este es un problema de vocación política y hace bien el presidente Danilo Medina en exigirles a los altos mandos militares y policiales indagar el caso del francés-libanés Ziad Takieddine, pues se trata de un escándalo que nos deja muy mal parados a nivel mundial y puede, además, conducir a malas interpretaciones de que República Dominicana es la mejor opción para obtener nuevas identidades personales falsas y esconderse de la justicia internacional. Algo apesta en el país y hay que aplicar de manera urgente desinfectantes poderosos para no hundirnos en el descrédito.


Sobre esta noticia

Autor:
Modesto Rodriguez (23815 noticias)
Fuente:
antillas1.blogspot.com
Visitas:
175
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.