Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Modesto Rodriguez escriba una noticia?

Mi artículo: Violencia por siempre

17/11/2013 19:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Violencia por siempre image

Manuel Vólquez Desde mi adolescencia en mi querida Barahona, cuando me iniciaba como un inexperimentado reportero de un noticiario radial en el año 1969 (ha llovido mucho desde entonces), he venido escuchando a los diversos sectores de la sociedad llamar a la población a rechazar la violencia como método de lucha. En realidad, ese fue y es el método utilizado por los luchadores revolucionarios como respuesta a los abusos y a la explotación a que fueron sometidos millones de ciudadanos en el mundo, sobre todo aquellos que sufrieron torturas, desprecios, indiferencias, por las minorías burguesas que se resistieron a reconocer el derecho de las mayorías empobrecidas a usufructuar las tierras cultivables así como los bienes y servicios. Fueron esos los factores que incidieron en las sangrientas revoluciones y los enfrentamientos bélicos que dejaron destrucciones de ciudades, campos y otros escenarios de triste recordación. Si analizamos los hechos de los viejos tiempos, en especial los que sucedieron en la antigüedad, llegamos a la conclusión de que pocas cosas han cambiado desde entonces. La violencia sigue el mismo curso. Sólo han cambiado los protagonistas y las circunstancias. Mientras exista el desempleo, la desigualdad de géneros en el terreno productivo, la indiferencia y la discriminación por edad para obtener un puesto de trabajo, habrá violencia social. El Estado, como garante de los derechos civiles y políticos, no está en capacidad de ofrecer empleos a los casi once millones de habitantes en edad de escalar el escenario productivo. A penas puede garantizar entre 500 mil ó 600 mil empleos mal remunerados, por lo que tiene que rogar al sector empresarial para que acceda a elevar un poco la nómina. En tanto, el crecimiento poblacional es cada día más evidente. Da pena ver tantos jóvenes implorar trabajo en el sector público y privado. Están cansados de depositar currículum, sin respuesta. Sabemos bien cuál es el sistema de evaluar currículum y los criterios discriminatorios por edad, raza, color y la militancia política, que prevalecen. En todo este cuadro opera el tráfico de influencia, no la capacidad profesional de los solicitantes, como medida de aceptación. Es lamentable que sucedan estas cosas, que generan violencia intrafamiliar y de otra índole. ¿De qué vale tener un título profesional, si no tienen oportunidad de conseguir empleo? Cuando una persona no tiene oportunidad de producir para mantenerse, igual que a la familia, con muchos problemas económicos por solucionar, se siente acorralada y, por ende, se transforma en una bestia capaz de acabar con todo lo que encuentre de paso, o en un rechazable delincuente. Mientras no se corrijan las causas reales, habrá siempre violencia con una secuencia de crímenes, asaltos, insultos, irrespetos, suicidios y otros hechos, que empañan la convivencia social. Hagamos consciencia de esa realidad.


Sobre esta noticia

Autor:
Modesto Rodriguez (23811 noticias)
Fuente:
antillas1.blogspot.com
Visitas:
398
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.