Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ascohastalanausea escriba una noticia?

ASESINATOS DE GÉNERO: la prevención como la letra, con sangre entra

23/05/2013 18:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las "residencárce" tienen que volver a ser cárceles, espartanas y simples, con una cobertura de todos los servicios básicos pero sin excesos ni comodidades impropias, incluso con trabajos forzados de utilidad comunitaria

Me produce ascohastalanáusea las noticias sobre los asesinatos de género, gran hermano mayor de la violencia de género. Por dos razones sobre todo: porque son asesinatos recurrentes, repetitivos desde siempre, sin que se adopten medidas realmente eficaces para prevenirlos y porque las víctimas vivas últimas, en una gran mayoría de casos, son los hijos menores de edad de la pareja -huérfanos forzosos- que pierden para siempre a la asesinada -la madre- y al asesino -el padre- por su ingreso en prisión por lustros o para siempre cuando a continuación se suicida.

Pues bien, hace miles de años que los humanos y las sociedades mínimamente organizadas nos dimos la herramienta básica para aislar al asesino, castigar su atroz conducta, reinsertarlo socialmente y, lo que es mas importante, prevenir acciones parecidas. Se llama: Código Penal. El código penal describe la conducta que nuestra sociedad reprueba o rechaza y le asigna un castigo o pena que varia según el tipo de delito y su gravedad. La herramienta es perfecta y cumple a la perfección su cuádruple función pero solo si se sabe usar o sea, si conocemos el manual básico de instrucciones.

Para empezar, las cárceles no pueden ser soluciones habitacionales con piscina climatizada, celdas individuales con baño incorporado, pistas polideportivas, sala de cine, gimnasio, comedores, talleres de actividades, salones de juego, lectura y TV de plasma, bibliotecas, atención médico-hostitalaria 24h/365 dias, salario mes y todo GRATIS TOTAL. Cuando las cárceles son residencias de alto nivel y en España la crisis azota hasta extremos impensables como lo son la falta de un techo, comida, energía y agua, etc. la cárcel deja de cumplir el efecto intimidatorio y disuasorio para el que fue pensada para ser casi objeto de deseo para los mas castigados por la crisis, pobre e indigentes.

Desde el momento de la detención y subsiguiente enjuiciamiento del asesino de género, preservamos su identidad e imagen, su anonimato y, una vez juzgado y condenado a penas durísimas, siempre dentro de un furgón que lo aleja y aísla de las miradas y rabia de sus vecinos, ingresa en la "residencárcel", sin a veces siquiera enterarnos de la condena que le ha sido impuesta y el lugar de cumplimiento. Y nunca más. Hemos conseguido aislarlo, castigarlo y empezamos a socializarlo en la residencárcel para algún día reinsertarlo -dejarlo libre- con un tercer grado. ¿Donde esta la función ejemplarizante y disuasoria de todo ello? ¿Porque otro potencial asesino de género iba a contar hasta cien antes de cometer el homicidio y "huerfanicidio" de su pareja e hijos?

Las cárceles no pueden ser soluciones habitacionales con piscina climatizada

Las residencárcel tienen que volver a ser cárceles, espartanas y simples, con una cobertura de todos los servicios básicos pero sin excesos ni comodidades impropias, incluso con trabajos forzados de utilidad comunitaria.

Los condenados no deben gozar de ninguna impunidad de imagen. Una vez condenados debe caer sobre ellos y su identidad toda la vergüenza de que se sea capaz en un estado de derecho, incluyendo listados con foto en los ayuntamientos y lugares públicos cercanos a su residencia hasta el cumplimiento de condena.

Las cámaras de TV, mas aún las publicas, tienen que entrar en las cárceles para dar a conocer la supuesta "mala" vida de los internos o condenados. Entrevistarlos y recoger sus tristes y descarnados testimonios sobre sus penosas vidas allí dentro y, mas aún, su tardío y estéril arrepentimiento. Y todo ello, machaconamente. La prevención de tan horrendos crímenes, como la letra, con sangre entra, que decían nuestros abuelos. Las cárceles tienen que cumplir la función ejemplarizante y disuasoria para la que fueron pensadas y eso solo se consigue abriéndolas a los medios y exponiendo a la luz de los ciudadanos sus miserias y vergüenzas.

Uno de los programas más vistos en el gigante asiático es el que recoge los últimos momentos de los condenados a muerte con sus familiares y de los testimonios de estos ante la cámara que se graban a veces desde las mismas cárceles. La periodista Ding Yu (fría como un témpano) es la responsable de la idea original de "Conversaciones con los Condenados" que recoge los últimos momentos de los que van a ser ejecutados. Siendo contrario a la pena de muerte, el ejemplo seria algo parecido para con los internos del pabellón de ingresos con condena firme, los internos mas antiguos y los condenados por los delitos que las estadísticas señalen como recurrentes o con mayor incremento como puedan ser los asesinatos de género.

Los condenados no deben gozar de ninguna impunidad de imagen

Ascohastalanáusea


Sobre esta noticia

Autor:
Ascohastalanausea (258 noticias)
Visitas:
2786
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.