Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Astrónomos descubren los secretos del planeta enano Ceres el benjamín del sistema solar

16/10/2015 06:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El enigma de Ceres son unas extrañas luces en su superficie que podría ser la presencia de un hielo eterno o reflejos de una actividad volcánica. De todas formas tiene tanta o más agua que Marte

Según la teoría original de la NASA, las misteriosas manchas brillantes en la superficie de Ceres, el más pequeño de los planetas enanos dentro del sistema solar, son de hielo. Sin embargo, los últimos datos de la nave espacial Dawn, que está orbitando este cuerpo celeste, sugieren lo contrario.

En 2014 el telescopio Herschel detectó vapor de agua saliendo de Ceres, el planeta enano del cinturón de asteroides ubicado entre las órbitas de Marte y Júpiter. Estas nubes de vapor generaron especulaciones sobre la presencia de volcanes criogénicos u otra actividad geológica en ese cuerpo celeste. Sin embargo, cuando Dawn, la nave espacial lanzada en 2007, se acercó al planeta enano y los científicos vieron puntos blancos brillantes sobre su superficie gris, Ceres se hizo todavía más interesante.

Según la teoría original de la NASA, las misteriosas manchas brillantes podían deberse a luz solar al reflejar parches de hielo, pero  otros datos de los científicos contradecían esa hipótesis. Ceres efectivamente es geológicamente activo, pero los parches no podían ser de hielo ya que reflejaban sólo aproximadamente un 40% de la luz que brilla en él. Si fueran de hielo reflejarían casi toda la luz.  ¿Qué eran esos parches?

De acuerdo con el informe que el investigador principal de la misión Dawn Chris Russell presentó en el Congreso Europeo de Ciencia Planetaria, lo más probable es que las manchas sean sal. "Ahora creemos que no es hielo y estamos bastante seguros de que es sal, pero no sabemos exactamente lo que es la sal en otro planeta", declaró el científico. El nuevo descubrimiento es muy importante, ya que la presencia de sal sería un indicador de la existencia de agua en cantidad en el planeta enano.

La nave espacial Dawn de la NASA completa su itinerario para visitar el planeta enano Ceres. Los directores de la misión ya han establecido el camino del viaje de la nave espacial Dawn de la NASA para cuando finalmente llegue al planeta enano Ceres.

Dawn ha estado en camino hacia Ceres, el objeto más grande del cinturón principal de asteroides ubicado entre Marte y Júpiter, desde hace un año. Ese fue el momento en que salió de la órbita del asteroide Vesta.

Ceres presenta un contrapunto helado, posiblemente acuoso, en comparación con la sequedad de Vesta, donde Dawn pasó casi 14 meses. Vesta y Ceres son dos de los mayores protoplanetas supervivientes (cuerpos que casi se convierten en planetas) y proporcionarán a los científicos valiosas pistas sobre las condiciones de formación planetaria en los albores del sistema solar.

Cuando Dawn entre en órbita alrededor de Ceres, se convertirá en la primera nave espacial que contemple de cerca a un planeta enano, y será también la primera nave espacial en orbitar dos destinos del sistema solar más allá de la Tierra, naturalmente

.

“Nuestro plan de vuelo alrededor de Ceres será coreografiado para que sea muy similar a la estrategia que utilizamos con éxito alrededor de Vesta”, declaró Bob Mase, director del proyecto Dawn en el Laboratorio de Retropropulsión de la NASA en Pasadena, California. “Este enfoque se apoyará en esa estrategia y permitirá a los científicos hacer comparaciones directas entre estos dos gigantes del cinturón de asteroides”.

Dawn llegará a Ceres (o, para ser más exactos, será captada por la gravedad de Ceres) en fecha no determinada de este mismo año.

"Hay indicadores positivos de la existencia de agua, porque la sal no puede flotar fuera de un cuerpo por sí misma, sino que tiene que ser transportada por un líquido para poder llegar a la superficie", explicó Chris Russell.

Ceres es el más pequeño de los planetas enanos dentro del sistema solar. Se sitúa entre las órbitas de Marte y Júpiter. Fue descubierto el 1 de enero de 1801 por el sacerdote astronomo Giuseppe Piazzi y recibe su nombre en honor a la diosa romana de la agricultura, las cosechas y la fecundidad, Ceres.

Inicialmente se le consideró como un cometa, luego como un planeta, y posteriormente fue rebajado al grado del mayor asteroide descubierto por el hombre, hasta que se le creo la categoría de «planeta enano», en 2006. Este planeta contiene aproximadamente la tercera parte de la masa total del cinturón de asteroides, siendo el mayor de todos los cuerpos de dicho grupo.

El libro de Piazzi titulado "Della scoperta del nuovo pianeta Cerere Ferdinandea", anunció el descubrimiento hace más de dos siglos.

LA idea de que un planeta frío desconocido existiera entre las órbitas de Marte y Júpiter había sido sugerida por Johann Elert Bode en 1768. Sus consideraciones se basaban en la Ley de Titius-Bode, una teoría propuesta por  Daniel Titius en 1766. De acuerdo con esta ley, la distancia al Sol de este planeta era de unos 2, 8 UA. El descubrimiento por William Herschel de Urano en 1781 incrementó la creencia en la ley de Titius-Bode. Los astrónomos no se ponían de acuerdo. En el congreso astronómico de Gotha, Alemania, en 1796, el francés Joseph Lalande recomendó su búsqueda. Entre cinco grupos de astrónomos se repartieron el zodíaco a la búsqueda del quinto planeta y en 1800, veinticuatro astrónomos expertos, combinaron sus esfuerzos y realizaron un mapeo sistemático a la búsqueda metódica del planeta perdido. El proyecto fue encabezado por Franz Xaver von Zach. Si bien no encontraron a Ceres, sí descubrieron grandes asteroides.

Ceres fue descubierto  desde un observatorio en Palermo (Italia) por el sacerdote católico y educador ya citado Giuseppe Piazzi (1746-1826), mientras trabajaba en la compilación de un catálogo estelar. El día 3 de enero 1801 el cuerpo se había desplazado un tercio de luna hacia el oeste. Hasta el 24 de enero no publicó su descubrimiento creyendo que se trataba de otro cometa. Por fin el objeto raro fue cautamente anunciado por su descubridor en un primer momento como un cometa sin nebulosidad y después como un nuevo planeta.

La cartografía de Ceres con montañas de hasta 6.000 metros se está haciendo actualmente

Si bien Ceres fue considerado demasiado pequeño para ser un verdadero planeta y las primeras medidas presentaban un diámetro de 480 km, permaneció listado como planeta en libros y tablas astronómicas durante más de medio siglo, hasta la década de 1850, antes de que se encontraran otros muchos objetos similares en la misma región espacial. Ceres y ese grupo de cuerpos fueron denominados cinturón de asteroides. Muchos científicos imaginaron que serían los vestigios finales de un antiguo planeta destruido llamado Faetón, si bien actualmente se cree que el cinturón es un planeta en construcción y que nunca completó su formación.

El elemento químico cerio (número atómico 58) fue descubierto en 1803 y tomó su nombre del planeta enano, que se había encontrado dos años antes.

En 1801, varios meses después del descubrimiento del «planeta enano», el conocido filósofo alemán Hegel publicó su tesis de "Habilitación De orbitis planetarum", en la que describía que el Sistema Solar solo podía tener siete planetas, lo cual contradecía la existencia de Ceres.

Piazzi lo bautizó como Ceres Ferdinandea por Ceres, la diosa romana de las plantas y el amor maternal y patrona de Sicilia, y por el rey Fernando IV de Nápoles y Sicilia, que había apadrinado su obra. El apellido Ferdinandea se eliminó posteriormente por razones políticas. En Alemania por un tiempo se le llamó Hera, y en Grecia se le dice Deméter, como la diosa griega análoga a Ceres.

El símbolo astronómico de Ceres es una hoz, (Símbolo de Ceres), similar al símbolo de Venus (Símbolo de Venus). Existen numerosas variantes del símbolo de Ceres, incluyendo Antiguo símbolo de Ceres, Variante del símbolo de Ceres y Otra variante del símbolo de Ceres.

Comparando Ceres, la Tierra y la Luna.

Ceres tiene un diámetro de 950 × 932 km y una superficie de 2 800 000 km², encontrándose situado en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter. Como comparación, su superficie es equivalente a la de Argentina.

Los indicios sugirieron que podría tener agua en forma de escarcha en su superficie y una gruesa capa de hielo sobre un núcleo rocoso. En 2014 se publicó la confirmación de que Ceres contiene agua en abundancia, expulsando al espacio hasta 6 kilos de vapor por segundo. El hallazgo fue realizado por investigadores de la Agencia Espacial Europea y la Universidad de Florida Central ayudándose del telescopio espacial Herschel.

En el pasado, Ceres era considerado como el mayor de una familia de asteroides (un grupo de elementos orbitales similares), pero estudios avanzados han mostrado que Ceres tiene unas propiedades espectrales diferentes de las de los otros miembros de la familia, y ahora este grupo es denominado como «familia de Gefion», nombrado con respecto al asteroide Gefion, siendo Ceres un accidental compañero sin un origen en común.

La nave espacial Dawn de la NASA, ha fotografiado la superficie de Ceres, el planeta enano más pequeño del sistema solar, revelando características orográficas con un definición sin precedentes, como la presencia de una montaña cónica o restos de cráteres.

La montaña mide 6.000 metros y está ubicada en el hemisferio sur del planeta. "Dawn está funcionando a la perfección en esta nueva órbita, llevando a cabo su ambiciosa exploración" confirmó Marc Rayman, director de la misión.

En su altitud orbital actual de 1.470 kilómetros, Dawn contará con 11 días para captar imágenes y recabar datos que permitirán a los científicos conocer mejor qué minerales se ven en la superficie.

La NASA ha publicado una nueva imagen que revela más detalles de los misteriosos puntos brillantes detectados en el cráter Occator (en la superficie del planeta Ceres ) que mide unos 90 kilómetros de diámetro y tiene paredes casi verticales que se elevan abruptamente hasta 2 kilómetros que se encuentra, situado en el cinturón de asteroides entre Marte y Júpiter.

Las desconcertantes manchas brillantes del planeta enano Ceres, han dado a la comunidad científica una perspectiva más profunda de estas inusuales características, informa 'The Daily Mail'.

A partir de la imagen tomada por la sonda,   Dows ha transformado lo que hace poco eran unos meros puntos brillantes en un complejo, hermoso y resplandeciente paisaje", afirma Marc Rayman, ingeniero jefe y director de la misión, con sede en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. "Pronto un análisis científico revelará la naturaleza geológica y química de este misterioso y fascinante paisaje extraterrestre", añade.

Hasta la fecha, la nave ha completado dos ciclos de 11 días de mapeo de la superficie del planeta enano desde su y ahora y ha iniciado un tercero este miércoles que cartografiará la superficie de Ceres seis veces a lo largo de los próximos dos meses.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1584 noticias)
Visitas:
9545
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.