Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cienciaysusdemonios escriba una noticia?

Ateísmo y ciencia

4
- +
11/05/2018 05:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageHace algún tiempo el físico teórico y director del "University Center for Innovation in Teaching and Education (UCITE)", Mano Singham publicó unas más que interesantes reflexiones sobre la naturaleza del ateísmo y su inextricable relación con la ciencia en una entrada de su blog que me he permitido traducir.

La ciencia es una empresa atea. Como dijo el eminente genético de poblaciones J. B. S. Haldane:

"Mi práctica como científico es atea. Es decir, cuando establezco un experimento supongo que ningún dios, ángel o demonio va a interferir en su curso; y esta suposición se ha justificado por el éxito que he logrado en mi carrera profesional. Por lo tanto, sería intelectualmente deshonesto si no fuera también ateo en los asuntos del mundo. "

Aunque no todos los científicos quieren aplicar la altamente exitosa metodología atea a todos los aspectos de sus vidas como Haldane, el hecho de que la consistencia intelectual lo requiera junto con el éxito de la ciencia, ha convencido a la mayoría de los científicos de que dejar a Dios fuera de las cosas es una buena forma de proceder y, por lo tanto, no debería sorprendernos que el creciente conocimiento científico se correlacione con niveles crecientes de ateísmo.

Pero sería un error concluir que los científicos tienen el ateísmo como un elemento clave de su trabajo o que buscan activamente teorías que nieguen la existencia de Dios. Dios es simplemente irrelevante para su trabajo. Las implicaciones negativas para dios de las teorías científicas son un subproducto de la investigación científica más que el objetivo principal de la misma. Los no científicos pueden sorprenderse de que las discusiones sobre dios sean casi inexistentes en reuniones científicas e incluso en las interacciones ordinarias entre científicos. Simplemente damos por sentado que Dios no juega ningún papel en absoluto.

Por ejemplo, la idea del multiverso ha torpedeado el argumento de las personas religiosas de que el universo debe haber tenido un comienzo o que sus parámetros parezcan estar afinados para la vida humana, lo que ellos argumentan son evidencias a favor de Dios. Ellos sospechan que la idea del multiverso fue introducida simplemente para eliminar a dios de estos dos de los últimos tres refugios en los que podría estar escondido. (El tercer refugio es el origen de la molécula autorreplicante que fue el precursor de la vida). En su artículo titulado ¿El universo necesita a Dios? el cosmólogo Sean Carroll desecha esa idea.

"El multiverso no es una teoría; es una predicción de una teoría, a saber, la combinación de la cosmología inflacionaria y el vacío cuántico. Ambas ideas surgieron por otras razones, sin tener nada que ver [inicialmente] con el multiverso. Si son correctas, predicen la existencia de un multiverso con una amplia variedad de circunstancias. Es nuestro trabajo tomar en serio las predicciones de nuestras teorías, no desecharlas porque terminemos con una cantidad incómodamente grande de universos."

Más sobre

Carroll termina con un buen resumen de lo que trata la ciencia y por qué Dios realmente no tiene ninguna razón para postularse. Esto es similar a los puntos que hice en mi serie sobre por qué el ateísmo está ganando.

"En los últimos quinientos años, el progreso de la ciencia ha ido eliminando los papeles de Dios en el mundo. Él no es necesario para mantener las cosas en movimiento, ni para desarrollar la complejidad de las criaturas vivientes, ni para dar cuenta de la existencia del universo. Tal vez el mayor triunfo de la revolución científica ha sido en el ámbito de la metodología. Grupos de control, experimentos doble ciego, una insistencia en predicciones precisas y comprobables: un conjunto de técnicas construidas para protegerse contra la tendencia muy humana de ver cosas que no están allí. No existe un grupo de control para el universo, pero en nuestro intento de explicarlo debemos apuntar a un nivel similar de rigor. Siempre y cuando los cosmólogos desarrollen una comprensión científica exitosa del origen del universo, nos quedará una imagen en la que no hay lugar para que Dios actúe, y si lo hace (por ejemplo, a través de influencias sutiles en las transiciones de la mecánica cuántica o en el desarrollo de la evolución), es solo en formas que son innecesarias e imperceptibles. No podemos estar seguros de que haya una comprensión completamente naturalista de la cosmología, pero al mismo tiempo no hay razón para dudar de ella. Hace dos mil años, era perfectamente razonable invocar a Dios como explicación de los fenómenos naturales; ahora podemos hacerlo mucho mejor."

"Nada de esto equivale a una "prueba" de que Dios no existe, por supuesto. Tal prueba no está disponible; la empresa de la ciencia no está en probar cosas. La ciencia más bien juzga los méritos de modelos en competencia en términos de su simplicidad, claridad, exhaustividad y ajuste a los datos. Las teorías fracasadas nunca son refutadas, ya que siempre podemos inventar elaboradas maquinaciones para salvar los fenómenos; [las teorías fracasadas] simplemente se desvanecen a medida que teorías mejores ganan aceptación. Intentar explicar el mundo natural apelando a Dios es, según los estándares científicos, una teoría no muy exitosa. El hecho de que los humanos hayamos sido capaces de entender tanto sobre cómo funciona el mundo natural, en nuestra increíblemente limitada región del espacio durante un período de tiempo notablemente corto, es un triunfo del espíritu humano, del que todos podemos estar justificadamente orgullosos."

Los creyentes religiosos usan mal esta naturaleza fundamental de la investigación científica, que todas las conclusiones son provisionales y que lo que creemos que es cierto es un juicio colectivo hecho al comparar teorías y determinar cuál es la mejor respaldada por la evidencia, para fabricar la engañosa argumentación de que a menos que hayamos demostrado una única teoría como cierta, otras teorías (especialmente la teoría de Dios) merecen ser seriamente consideradas. Esto es erróneo. Si bien no podemos demostrar qué teorías son correctas y cuáles son incorrectas, sí sabemos cómo juzgar cuáles son buenas y cuáles son malas.

Dios es una teoría terrible. Falla completamente en cumplir lo prometido, por lo que debe abandonarse como todas las demás teorías fallidas del pasado. En la película "La última noche de Boris Grushenko", el personaje de Woody Allen dice:

"Si resulta que hay un Dios, no creo que sea malo. Pero lo peor que se puede decir de él es que básicamente se queda por debajo de las expectativas".

Él tiene razón.


Sobre esta noticia

Autor:
Cienciaysusdemonios (116 noticias)
Fuente:
lacienciaysusdemonios.com
Visitas:
28
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.