Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

Los bancos centrales están jugando con tu cabeza

25/04/2019 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La acción humana y la tasa de interés

La gente valora los bienes presentes más que los bienes futuros. Por ejemplo, una manzana disponible hoy en día se considera más valiosa que la misma manzana disponible en, digamos, un mes. Esto expresa la preferencia temporal, que es un hecho innegable, una categoría de la acción humana.

La frase «los humanos actúan» es una verdad lógicamente irrefutable. No se puede negar sin causar una contradicción lógica. Al decir «los humanos no pueden actuar», usted actúa y, por lo tanto, contradice su propia declaración.

De la verdadera percepción de que los humanos actúan podemos deducir que la acción humana tiene lugar en el tiempo. No hay acción humana atemporal. De lo contrario, los objetivos de la gente se alcanzarían instantáneamente y la acción sería imposible, pero no podemos pensar que no podemos actuar.

La tasa de interés del mercado expresa la preferencia temporal, y como tal, también es una categoría de acción humana. Si se determina en un mercado sin restricciones, la tasa de interés del mercado (natural) denota el descuento al que están sujetos los bienes futuros en relación con los bienes presentes.

Si un dólar estadounidense disponible en un año se cotiza a, digamos, 0, 95 dólar estadounidense, significa que la tasa de interés del mercado es del 5, 0% (el cálculo es: [0, 95/1 ? 1] * 100).

En caso de que la gente comience a valorar los bienes presentes en mayor medida que los bienes futuros, lo que expresa un aumento en la preferencia temporal, el descuento en los bienes futuros frente a los bienes presentes y, por lo tanto, la tasa de interés del mercado aumentará.

Si la preferencia de tiempo de las personas disminuye, el descuento en bienes futuros con respecto a los bienes actuales se reduce, y también lo hace la tasa de interés del mercado, lo que significa que las personas desean ahorrar más y consumir menos de sus ingresos actuales.

La tasa de interés y la banca central

En un mercado sin trabas, la tasa de interés del mercado refleja la preferencia temporal de la gente. Hoy en día, sin embargo, la tasa de interés del mercado ya no se determina en un mercado sin trabas. Es dictada por el banco central.

Los bancos centrales establecen tasas de interés a corto plazo al otorgar crédito a los bancos comerciales. Al hacerlo, ejercen una fuerte influencia en las tasas de interés a corto plazo. En años más recientes, los bancos centrales también han estado determinando las tasas de interés a largo plazo a través de las compras de bonos.

La verdad bastante incómoda en este contexto es que los bancos centrales, en estrecha cooperación con los bancos comerciales, siguen emitiendo nuevo dinero producido a través del crédito bancario que no está respaldado por ahorros reales.

El propósito de tal esquema de aumento de dinero a través de la creación de crédito es reducir la tasa de interés: suprimirla deliberadamente a un nivel más bajo que el nivel de la tasa de interés de mercado determinada en un mercado libre.

Esto tiene consecuencias de largo alcance. La tasa de interés de mercado bajada artificialmente tienta a las personas a ahorrar menos y consumir más, en comparación con una situación en la que la tasa de interés de mercado no se ha rebajado artificialmente.

A medida que los ahorros disminuyen y el consumo aumenta, la baja tasa de interés del mercado causa nuevas inversiones, y el resultado es un alza económica artificial. Sin embargo, tal «auge» no es sostenible, y en algún momento tendrá que convertirse en una recesión («declive»).

Esto es, en pocas palabras, lo que dice la teoría austriaca del ciclo económico (TACE) sobre las consecuencias de la interferencia de los bancos centrales con la tasa de interés del mercado. Sin embargo, hay mucho más que revela la TACE.

Banca central y valoración

De hecho, la TACE nos dice que los bancos centrales, al manipular la tasa de interés del mercado, juegan con las escalas de valoración de los humanos. Al bajar la tasa de interés del mercado no solo se reducen los costos de los préstamos o el aumento de los precios de las acciones y la vivienda.

Estos son simplemente los síntomas de una causa más profunda y más elemental: los bancos centrales que influyen en la forma en que las personas valoran la satisfacción actual de los deseos en relación con la satisfacción futura de los deseos y actúan en consecuencia.

A través de la depresión artificial de la tasa de interés del mercado, las personas están obligadas a valorar el consumo presente por encima del consumo futuro. De hecho, están obligados a preocuparse menos por el futuro y más por el presente.

Se desalienta el ahorro para las necesidades futuras, se alienta el consumo en el presente. Además, las tasas de interés reducidas artificialmente persuaden a las personas a renunciar a una vida libre de deudas y obtener créditos para adelantar el consumo futuro al presente.

La idea desconcertante es que una mayor valoración de las necesidades actuales en relación con las necesidades futuras afecta a todos los campos de la acción humana, como la valoración de los pueblos, por ejemplo. Educación, familia, modales, lo que sea.

La tasa de interés del mercado disminuida artificialmente hace que sea menos atractivo para el individuo pasar horas aprendiendo, ya que significaría reducir el consumo presente en forma de tiempo libre. Como resultado, se puede esperar que la calidad de la educación general disminuya.

Establecer una familia parece volverse más abnegado y oneroso, ya que los padres tienen que renunciar al consumo presente. Además, el divorcio parece ser una forma atractiva de salir de los problemas de relaciones actuales.

Tener buenos modales (apartarse del camino de alguien, decir buenos días, ayudar a un extraño al otro lado de la calle, etc.) se considera menos gratificante, ya que a menudo significa restringir el consumo presente, y potencialmente dejar un consumo más alto en el futuro.

Valoración y acción humana

Al influir directamente en las escalas de valoración de las personas mediante la manipulación de las tasas de interés del mercado, los bancos centrales afectan todos los aspectos de la vida de las personas. Se trata de una «Revaluación de todos los valores», para utilizar un término acuñado por el filósofo alemán Frederick Nietzsche.

Ahora debería ser fácil ver que la causa raíz de muchos defectos graves en los asuntos sociales se puede rastrear directa o indirectamente a la banca central. No debería haber, en realidad no puede, ninguna presunción de inocencia en lo que respecta a la banca central.

Como punto final, abordemos el tema de las «burbujas especulativas» en los mercados financieros. Por supuesto, los precios a veces se sobrepasan o subestiman, inflan y luego desinflan, a medida que los inversionistas tratan de alinear el precio de los activos financieros con su valor estimado.

El miedo y la codicia, el pánico y el optimismo, la estupidez y la sabiduría, juegan un papel en la formación de los precios de los activos financieros, ya que las personas son lo que son. Sin embargo, es la banca central la que lleva las disposiciones y acciones de la gente a extremos.

Al reducir la tasa de interés del mercado por debajo de su nivel natural, que se vuelve crónico si la oferta de dinero aumenta a través de la expansión del crédito bancario no respaldada por ahorros reales, los bancos centrales inevitablemente persuadirán a los inversores para que se vuelvan demasiado optimistas.

En ese sentido, los bancos centrales deben ser considerados responsables de agravar, o incluso inducir, burbujas especulativas. Para hacerlo aún peor: una vez que surge la burbuja especulativa, las personas se desaniman. Culpan al libre mercado o al capitalismo por su difícil situación.

No ven, a menudo desorientados por la economía convencional, que la causa principal del problema es, en primer lugar, la manipulación descendente de los tipos de interés del mercado por parte de los bancos centrales, que es posible gracias a los bancos centrales que manejan un sistema de papel moneda sin respaldo.

Para concluir: la indiscutible visión de que la banca central produce una «Revaluación de todos los valores», que no es en interés económico de la gente ni éticamente justificable, debería alentar los esfuerzos para poner fin a la banca central.

Cualquier esfuerzo de este tipo debe propagar la percepción intelectual de que el banco central es muy dañino para la sociedad, y también requiere una acción verdaderamente audaz y decidida, ya que «Sabemos que nadie toma el poder con la intención de renunciar a él», como dijo George Orwell.1

El artículo original se encuentra aquí.

1.Orwell, G. (2008 [1949]), 1984, Penguin Books, p. 276.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1642 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1918
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.