Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Wag Landa escriba una noticia?

Caminar por la vida siempre es duro, pero, los atajos nunca serán “el suicidio” …

22
- +
07/02/2020 22:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una mujer en la india se despoja de lo último que poseía con mucho valor personal, para dar alimento a sus hijos

 

Este suceso de gran indignación sucedió en un poblado muy humilde de la India (Tamil Nadu, Sur de la India). En donde una mujer totalmente perdida en el olvido de la sociedad, tuvo que vender su cabello por $2, 50 dólares, para poder dar de comer a sus tres hijos.

El gran dilema de esta madre, comenzó el día martes de esta semana, después de que su hijo más grande de siete años volviese del colegio primario. El niño al ingresar a su precaria vivienda, mira a su madre y con cansancio en sus ojos, le reclama alimento, ella lo único que pudo hacer fue mirar a su hijo directamente a su rostro y contemplar sus lágrimas, después de darle la nefasta noticia de que no tenían nada para comer, y mientras que lloraban juntos, ella se deslizaba muy preocupada por sus pensamientos, los cuales se encontraban totalmente perdidos en poder hallar una solución al dilema que se encontraban transcurriendo.

La familia Selvam, se hallaban perdidos de un mar de deudas, adquiridas por prestamos que su marido había obtenido para poder emprender con una fabrica de ladrillos de barro, más conocida como: horno de ladrillos.

Con el pasar del tiempo, todo se convirtió en un gran problema económico, el emprendimiento que ellos habían concretado, no les daba la sustentabilidad que la familia necesitaba para poder progresar, se llenaron de deudas y todo fue costa abajo, su marido perdido en la confusión y en el estrés que le otorgaron sus prestamistas, pensó que su única salida sería el suicidio, dejando a toda su familia a la buena de Dios. Su esposa, Prema, todavía tenía un trabajo en una fabrica más grande de ladrillos, el cual aún deba esperanzas a la familia y con el que ganaba alrededor de 200 rupias y de esa forma, sostenía a sus hijos después de la dura perdida de su marido.

-          “Cuando voy a trabajar, gano 200 rupias al día, lo cual es suficiente para mi pequeña familia”. – explicaba Prema a la BBC

Su gran esfuerzo fue totalmente derrumbado por una enfermedad muy fuerte, la cual hizo que ella pasara mucho tiempo en cama con fiebre desgarradora.  

-          “No podía cargar muchos ladrillos. Me quede en casa mucho tiempo, por culpa de la fuerte fiebre”. – comenta Prema a la BBC. También les dijo: - “No tenía ni un solo billete de 10 rupias, solamente unos cubos de plástico y fue en ese momento que recordé una tienda que compraba cabello, sin dudar me fui hasta ella…”

Pero, las dificultades no terminarían en ese momento, ya que, por total falta de trabajo y dinero, las cuentas comenzaron a tomar muchos intereses. Además, la pequeña suma de $2, 50 dólares, no era para nada suficiente. Lo único que pudo conseguir con ese dinero fueron, tres paquetes de arroz cocido, que le costaron 20 rupias cada uno.

Su marido perdido en la confusión y en el estrés que le otorgaron sus prestamistas, pensó que su única salida sería el suicidio

Los pensamientos de la sumisa, desesperada y solitaria madre, comenzaron a recorrer caminos más drásticos. Tomo el poco dinero que le quedaba y se dirigió hasta un negocio del pueblo, para poder comprar lo que utilizaría para su propio suicidio y el de sus hijos. El comerciante, al verla totalmente impaciente y con muchos nervios, no le vendió nada que pudiera utilizar para ese motivo. Sin tener resultado alguno, la señora Prema, regresa a su hogar para poder encontrar cualquier cosa y quitarse la vida. Pero, la salvación se encontraba en su presencia, su hermana, la cual vive en el mismo vecindario fue a visitarla y salvo su vida.

El toque celestial de la mano de Dios, apareció en los días siguientes con la gran ayuda que su familia necesitaba. El señor Bala Murugan, se convirtió en su salvador, después de conocer su grave situación por parte de un amigo de la familia, quien trabajaba en el mismo horno de ladrillos que la mujer.

Bara Murugan, es dueño de un negocio de diseño web, pero desde niño sufrió muchísimo la pobreza extrema; su situación familiar fue la misma que la familia de Prema se encontraba viviendo en la actualidad. Él después de una dura infancia, pudo salir adelante y ahora posee un centro de gráfico por computadoras.

Gracias al esfuerzo del señor Murugan, quien comento la nefasta situación económica que estaba pasando esa familia en sus redes sociales, pudo obtener por donaciones unas 120 mil rupias (1.670 dólares). Con ese dinero “llegado del cielo”, la señora Prema, pudo pagar la mayor parte de su gran deuda y comprar alimento para sus hijos.

Aunque muchas personas querían seguir ayudando a la familia Prema, decidió que no recibiría más donaciones, que ahora ella se haría cargo de lo poco que le quedaba en deudas y gracias a que ya se encontraba mucho mejor de su enfermedad, ella seguiría con su trabajo y de esa forma, pagaría el total de su deuda.

-           “Ahora me doy cuenta de que el suicidio fue una decisión equivocada y estoy más que segura de que, podre pagar todas mis cuentas”. – expresa Prema Selvam a la BBC.

Según el Banco Mundial, India alberga el segundo mayor número de personas que viven en la pobreza extrema, cobrando menos de $1, 90 dólares por día.


Sobre esta noticia

Autor:
Wag Landa (16 noticias)
Visitas:
140
Tipo:
Suceso
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.