Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

El cañón de la bruja, las andanzas de los borregos fantasmales

15
- +
29/08/2017 18:25 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En la nave, no soy tan ingenuo, cuido a Aldana, de Alondra, comanda bien el transbordador

Fuente Literaria, Relato de Ciencia Ficción.   1/5

 

En la nave, no soy tan ingenuo, cuido a Aldana, de Alondra, comanda bien el transbordador. Evito malas expresiones y, deseo vivir el resto de la vida de una manera normal, mis hermanos me han abandonado y se fueron a otra zona habitable, veo el cielo abierto, es una nueva especie de cielo, donde reside Jesús. Acá, observamos gente apilada, al morir, se apiñan como si fuesen una colonia. Ellos pueden vernos, más no hablar y relacionarse con nosotros, eso es de alienígenas, es la instalación de una casa en otra realidad.

Me levanté a puntillas. Es una experiencia desproporcional y colosal, fui al salón de máquinas para ver el fluido eléctrico y evitar inconvenientes en los controles. Lo importante, es encontrar la otra llave, una se la llevó mi ama de llaves en la cama de cristal. N el pasado, no pude contraer matrimonio con ella, por inconveniente de un hermano suyo, estoy seguro que no fuese muerto.

Vengo descubriendo todo eso, la mentalidad de Aldana me lleva a través de Kinestésica a detallar todo lo perdido, es bordear   la ultratumba. Las parcelas de la intimidad, la vida tal y como la conocemos, veo cuando duermo pasar dos o tres fantasmas, alrededor mío. Ahora, reposo en la parte baja de la casa, en un gran sofá que compre a una prima llamada Nelly, cuando tenía doce años de edad, siempre he trabajado desde niño, ese dinero lo obtuve  cuidando la sacristía de la Iglesia de Tamare, Zulia, y el sacerdote me daba algo de dinero y las dos monjas que iban a buscarme en las tardes para acompañarles en su cuarto, cada atardecer, antes de que mi padre llegase de las petroleras donde trabajaba, era un juego completo, mi hermana vendió o regalo los otros dos muebles. A cambio, le pedí a mi padre unos muebles de madera que tenía en su residencia, antes de morir, dijo que sí al igual que mi hermana, pero, ella se los dio a una prima, ella falleció.

Son dos primas muertas en un espacio de dos meses y casi en el mes que murió mi esposa, no son conidencias, revelan un mensaje que he de interpretar el próximo año luz.

De todas maneras, la muerte nos ha de alcanzar, debemos mutar a una nueva criatura, descrita en los libros sagrados por Jesús,

Uno es el protagonista de todo, en la intimidad, pensamos en un lugar lúdico para leer libros y ver películas, este mundo es solo un intervalo cuajado de fantasmas que vulneran nuestros espacios territoriales y nacimos con miedo. No queremos trascender y por eso, debemos aguardar a los muertos que vienen atrás, nos encierran en un miedo comercial, nos manipulan a puro comprar y no gozar la experiencia de vivir.

La vida es una apología, un legado. La gente que no suele pararse a pensar demasiado sobre el asunto, influenciada por las reglas absurdas e incoherentes de ese mundo de ficción, se limitaría a reproducirlas cuando se enfrentase a lo desconocido.

Los pueblos son protagonistas de historias, los ciudadanos queremos una ruptura, somos espíritu y debemos combatir en igualdad de condiciones. En mi planeta, hay una población sometida y manipulada que pasa hambre, está siendo esclavizada por otro pueblo con ideas distintas a la nuestra, pero, esperamos un juicio de Dios, el padre de Jesús. Todo es mental, leemos la mente y cuando nos quitan las amígdalas, perdemos el miedo.

El sofá, se encuentra allí, esperando cada noche para hablar con ella

A partir de entonces, sería incapaz de expresar miedo o identificar la expresión de miedo en sus semejantes.  Lo importante, son las experiencias sensoriales y siempre, las exposiciones a lo hipocondríaco y paranoico otean continuamente, hasta llevarnos al terror o el Tren de La Bruja.

Así, son estos pueblos, llenos de fantasmas y Aldana, es la indicada para darles cuerpos y se vayan a lo eterno en figuras de zombies.

Todo es un riesgo, al regreso de la sala eléctrica, mando a imprimir más velocidad para traspasar en menos tiempo el Paso de Las Aguas y el Túnel Oscuro, pienso en mi habitación embrujada, diseñada por mi maestro espiritual la indicada para ver lo paranormal y visualizar mi flujo electromagnético, abajo, las placas tectónicas, muestran sus bocinas ocultas, detallan su agresividad sobre Surámerica, el pecado y la santería aplicada por sus políticos, destruyen el Continente, personas ancianas le dan larga a Dios por una bolsa de comida, alimentos ofrecidos a los espíritus malvados.

Esperamos una invasión de drones o marítima. La Catedral de cada ciudad ha sido embrujada y los altavoces para anunciar cualquier peligro han sido silenciados, el gobernante de uno de estos pueblos acosados por el hambre, es un hijo de satanás, el dios oscuro del mal que viene cobrando víctimas o sacrificios.

Lo paranormal existe, escucho música del cantante Sandro, un argentino con sangre gitana. Siento un hormigueo, debo descorporizarme e ir     en astral al cuarto de mi mejor amiga. Nada es extraño. Cuidado con las sugestiones, cada sensación es parte del existir.

Todos los fantasmas desean contar historias; por eso regresan, por eso se aparecen en la esquina de los párpados, en el bisel de los espejos; sin embargo, harías bien en no confiar nunca en la palabra de un espectro. No saben dónde están ni por qué siguen allí, confunden el pasado y el presente, su realidad se atasca en la obsesión.

. Debo irme, para no regresar, es el pasado. El camino en el espacio es pura bifurcación y encrucijadas y lloran para que uno, tome uno de esos ramales. Pero, la intuición nos obliga a leer las alternativas, al fin y al cabo, estamos muertos. Pero mirémonos a la cara

El misterio de toda historia de fantasmas está en comprender qué es realmente lo que quieren los fantasmas: absolución o venganza, justicia o perdón, sacar a la luz una verdad largo tiempo ya olvidada. Ahora bien, ¿qué verdad hemos de encontrar El Cóndor? No se trata sólo de descubrir a su asesino espiritual, sino de preguntarnos por qué las falsas alternativas, por qué la vida está en segunda persona, por qué nos interpela a través del tú narrativo. Porque, somos nosotros, hay una respuesta, viaja con nosotros en esta nave y veras que complejo            es todo y, aún más cuando unos desadaptados abogan a un borrego como su presidente.

A partir de entonces, sería incapaz de expresar miedo o identificar la expresión de miedo en sus semejantes

 

 

 

 

 

 

,

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (76 noticias)
Visitas:
42
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Artistas
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.