Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mario Holguin Alvarez escriba una noticia?

Carta Abierta al Presidente Danilo Medina

01/02/2013 17:38 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Estado tiene el deber de preservar el Estado de Derecho, pero también tiene la obligación de preservar la vida, la salud y los bienes al tomarse en cuenta que se pone en riesgo al usuario de las vías en el ejercicio de ese derecho

Carta Abierta al Presidente Danilo Medina

Fundación Red de la Dignidad –FundaReD-

República Dominicana

31 de enero de 2013

Excelentísimo Señor Presidente Medina:

Nos permitimos hacer algunas consideraciones en tormo a una problemática de carácter social, económico y de salud, ya que la movilidad es una actividad propia del desarrollo de las naciones, pero cuando las normativas no se cumplen genera graves situaciones.

La seguridad vial en los países de bajos y medianos ingresos es un tema muy complejo que debe ser abordado sin temeridad por los gobiernos, aún más en las naciones de economía creciente donde no hay políticas de Estado eficientes en esa materia, tal como es el caso de República Dominicana, donde hay que destacar las fuertes implicaciones políticas que está teniendo con la delincuencia y la inseguridad transfronteriza. Tanto estos como otros factores determinantes obligan a interponer los intereses generales, tales como la práctica común que representa el trasiego de vehículos robados y las agresiones a los conductores de vehículos de carga dominicanos tras cruzar la frontera con Haití y en el territorio nacional. También cuando vemos los asaltos, robos y hasta acciones de sicariato en nuestras calles, avenidas y carreteras, donde la motocicleta es el medio más usual para transgredir los buenos hábitos de convivencia.

Los eventos que se escenifican durante todo el día y la noche a lo largo de nuestro sistema viario nacional, son muestras de que hemos perdido el respeto a las normas, a las leyes y a las autoridades, pero además, el temor a la justicia.

Un campo vehicular de casi tres millones de unidades y una población también creciente de alrededor de diez millones, a la que habría que sumarle los inmigrantes e itinerantes extranjeros, obligan a prestar atención especial al tema.

Es necesario el aumento en número de los agentes de la Autoridad Metropolitana de Transporte –AMET- conforme al crecimiento del territorio urbano a nivel nacional. Asimismo, conforme a las transformaciones de nuestra sociedad ir implementando nuevas tecnologías disponibles para el control y gestión del tráfico combinadas con la política de seguridad pública.

El sistema de autoridad esta llamado a preservar el Estado de Derecho sin afectar uno de los derechos humanos fundamentales como lo es el libre tránsito de las personas; sin embargo, en seguridad vial tenemos que definir claramente las reglas de juego mediante un marco legal, del cual hemos carecido hasta el momento. Este marco legislativo, sometido a la Cámara de Diputados hace algún tiempo, debe ser aprobado lo antes posible con el nombre de Movilidad, Tránsito, Transporte Terrestre y Seguridad Vial. Cada uno de estos temas notoriamente definidos sus deberes, derechos, responsabilidades, misión, visión y objetivos. Y por la violabilidad de los mismos someter las respectivas sanciones. Además de tener autonomía administrativa, financiera y gerencial, proveerlas de autoridad y liderazgo, para que estén institucionalmente consolidadas e íntimamente enlazadas mediante un sistema de gestión interinstitucional adecuado.

La población nacional demanda de este nuevo dispositivo, pero factible de aplicación y cumplimiento por a una sociedad donde prevalecen las Tecnologías de la Información y la Comunicación, y ahora se suma la Investigación, el Desarrollo y la Innovación, muy bien aprovechadas por las mentes criminales y acerbazas.

Instamos, por tanto, a que este Código sea ventilado y aprobado lo antes posible para que no duerma un sueño profundo y caiga en el olvido, en ocasión de extenderse la actual legislatura a solicitud suya.

La aprobación del nuevo Código, insistimos, es inminente, puesto que las estadísticas de accidentalidad demuestran niveles inaceptables de indicadores de siniestralidad viaria.

Solo mediante la creación de un Observatorio Nacional de Datos en Seguridad Vial podemos insertarnos con seriedad en el proyecto de nación que representa La Estrategia Nacional de Desarrollo, al procesar, analizar, recomendar e interpretar los registros de accidentes y víctimas, para ser creíbles, confiables, accesibles y transparentes que conlleven a buena toma de decisiones de Estado para políticas eficientes.

Señalamos nueva vez, que transitar libremente es un derecho inalienable del ser humano; mas,

. El usuario de las vías públicas con la ayuda del Estado debe crear conciencia social para circular sin perturbar la convivencia humana basada en valores, sin afectar el desenvolvimiento de las comunidades y la economía nacional, y proteger por demás el medio ambiente.

Por tanto, el tema de seguridad vial lo concebimos como de interés nacional.

Atentamente,

Fundación Red de la Dignidad –FundaReD-

reddeladignidad@yahoo.es

www.reddeladignidad.org


Sobre esta noticia

Autor:
Mario Holguin Alvarez (114 noticias)
Visitas:
919
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.