Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Edug escriba una noticia?

(Catalunya i Hrvtska). Catalunya y Croacia. Una historia de amor entre ultraderechistas

03/07/2013 18:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Eduardo J. García

Desde que empezamos nuestro ya largo proyecto "Yugoslavos" siempre hemos evitado hacer comparaciones entre lo sucedido en Yugoslavia y los procesos rupturistas e incitadores al odio que se dan en nuestro país.

España desde luego no es Yugoslavia. Sus raíces e historia común, tan falseada hoy por mendaces filofascistas nacionalistas y ayer por retrógrados autoritarios no tienen nada que ver con el país Balcánico. Sus pilares son muchos más sólidos, pero nadie parece preocuparse por mostrarlos.

Sin embargo nunca hay que olvidar que Yugoslavia fue y será ya para la historia un país que nació de dos de los grandes combates que el hombre emprendió contra el colonialismo-imperialista (primera guerra mundial) y contra el nazismo-fascismo (segunda guerra mundial). Y Yugoslavia los ganó, haciéndose un hueco en la historia universal y en el pabellón de la lucha por el progreso y la libertad.

Las fuerzas herederas de los derrotados del pasado, tanto aquí como allá, se adaptaron a los nuevos tiempos, y sumergieron su fascismo, feudoclasismo burgués y odio étnico en un producto de diseño que se amparaba en los supuestos agravios padecidos por aquellos que propugnan la igualdad y el reconocimiento de unos derechos que los nacionalistas ven como un ataque a las esencias de un pueblo cuyas reclamaciones nada tienen que ver con los derechos ni mucho menos con la democracia.

Su escudo, su falta de ideología, (la fe de tiempos pretéritos) y su total desinhibición hacia quienes desprecia se ven reforzados, hoy y ayer por las fuerzas ultra liberales que dominan la economía.

Y por una Unión Europea que favoreció y apoyo la etnización de Yugoslavia y de la antigua Unión soviética, y que da alas a los nacionalistas que son, que casualidad, los más arduos defensores de las políticas neocon propugnadas por Alemania.

Yugoslavia no pudo ganar el tercer combate. El nacionalismo, sus enemigos históricos, la imposición del "libre"mercado" y el rediseño de Europa fueron demasiado pese a la larga y desigual lucha.

Los lectores habituales del Blog y cualquier persona medianamente informada (y decente) ya conocen los crímenes de Croacia, la doble vara de medir de UE, los problemas económicos y la total falta de remordimientos del pueblo y gobierno croata hacia el genocidio y limpieza étnica que desencadenaron los creyentes-demócratas, adalides de la libertad.

En menos de medio siglo los nacionalistas croatas, hoy reconocidos como un gobierno legítimo han desencadenado proporcionalmente las peores masacres que ha visto Europa en su historia.

Durante nuestro periplo para buscar información, contactos y colaboración para la realización del documental, nos encontramos que en la muy progresista Catalunya se minimizan los crímenes croatas y se llega a dar a la razón a los nacionalismos que buscaron el amparo nazi para cometer sus crímenes contra el comunismo internacionalista. En cambio a la menor mención de Srebrenica o Milosevic se estiraban de los pelos y hablaban con odio del genocida pueblo serbio. Estos son los demócratas de aquí y a cuyá que nos hablan desde su pretendida superioridad moral. Por cierto todas las fuerzas políticas representadas en el Parlamento catalán apoyaron los bombardeos contra Yugoslavia, Libia y el embargo a Siria.

Croacia no ha hecho ni hará un análisis de conciencia y perdón por sus crímenes, y menos una vez ha cumplido con el trámite que le obligaba a sacar de paseo por la Haya a sus criminales de guerra. No es necesario, nadie les pide cuentas por su pasado y al igual que Eslovenia ya son miembros de pleno derecho de la UE. Las mismas hipotéticas razones que provocan embargos, bombardeos u ataques encubiertos contra otros países han sellado el salvoconducto de Croacia como una respetable nación independiente y europea.

Con esto no estamos criminalizando a los croatas. Son el país más euroescéptico de todo su entorno y el cambio de gobierno ha supuesto un sano cambio de aires para su población que no puede, como iba a poder una región que nunca fue un país, afrontar una crisis económica como esta. Y eso sin tener Alemania en contra, como otros.

Pues bien este país forjado por el régimen Ustasha, una trasnochada mitología de un reino milenario y por el que quizá sea el más cínico y astuto criminal de la guerra de los Balcanes, Franjo Tudjman tiene amigos y admiradores. Y no sólo en Alemania y en Austro-Hungría o entre los grupos de ultraderechistas futbolísticos.

También dentro de nuestras fronteras para gran disgusto del Presidente de la Generalidad Catalana (jamás de Catalunya) hay grandes defensores de naciones pequeñas y de pueblos libres que eligieron su propio camino y que han encontrado en la UE su aliado y recompensa.

El susodicho Artur Mas ha organizado una fiesta en Barcelona en honor de la adhesión croata. Los más altos cargos de esa anomalía feudomedieval llamada Generalitat, recibieron y festejaron a la delegación croata de tercer orden que se avino gratamente a participar en una exaltación del separatismo catalán y de una celebración por un acontecimiento que miles de ciudadanos croatas no comparten con esos devoradores de canapés eslavos que menean la bandera de Pavelic.

El presidente de la Generalidad, en su continua y desaforada ofensiva soberanista ha utilizado Croacia como claro parábola de una supuesta Catalunya independiente, en una ampliación de fronteras propiciada por la UE.

Esto ha sido explotado por sus palabras en las que ha dicho:

"Cada vez que se adhieren nuevos estados al compromiso europeo, se suman nuevos activos en la construcción de la paz y la prosperidad de nuestros pueblos. Pueblos con culturas, lenguas e historias propias como es nuestro caso".

La estupidez, el cinismo y el odio no tienen límite en este sujeto. Habla de paz al referirse a un país nacido de una guerra civil y creado gracias a continuas limpiezas étnicas. Y habla de culturas diferentes, que lengua tan diferente es esa que hablan los croatas que les diferencia de la usada por bosnios, serbios y montenegrinos, o que estilo musical propio de Croacia llena estadios, o que cocina supuestamente mediterránea es exclusiva de Croacia.

Utiliza el espejo croata para fines propios, y le resulta afín tanto en su construcción del nacionalismo como en la ideología que lo sustenta.

Croacia como Bosnia son países viciados ya desde su nacimiento, y su normalidad siempre será la vulneración del otro y contrarios a una verdad crítica que explique lo que realmente son.

Cataluña rema en esa dirección, y lo hace sin pausa, con el beneplácito de todos a estas afirmaciones que no escandalizan a nadie. Tampoco supone ninguna crítica hacia el catalanismo su total identificación hacia los nacionalismos croata, su relativización hacia el genocidio y crímenes de guerra croata que apenas tuvieron eco alguno en la prensa y "literatura" catalana de la época, y mucho menos hoy en día como puede apreciarse en cualquier medio catalán subvencionado, (que lo son todos).

Actos como el de ayer en el que el gobierno catalán propuso poco menos que un carné de pertenencia al soberanismo, apenas una semana después que el Parlament negara el reconocimiento por enésima vez a las víctimas de la masacre de Hipercor revela que Catalunya si quiere ser Croacia o Eslovenia. Y que tiene el mismo respeto hacia las vidas de aquellos que no comparten su credo basado en la idiocia, el dominio de las 400 familias, y en la reducción mental y cultural que tanto ayudan a ser un buen catalán.

La hagiografíca visión –sostén del Franjo Tudjman historiador, como baluarte y constructor de los falsos y fascistas pilares sobre los que se asienta la nación croata tienen un alumno aventajado en el gobierno de la Generalitat y los entes, asociaciones, y universidades catalanas(ya muy purgadas) con la celebración de 2014 con el lema vivir en libertad en conmemoración de la guerra entre coronas de 1714. Una evidencia de hasta donde alcanza la putrefacción del tejido asociativo social y cultural catalán que sigue llamando fascista a los demás. Delirante, pero no nos engañamos forma parte del mismo proceso y sus fines son los que son.

En su búsqueda de la internacionalización del "derecho a decidir" Artur Mas y su séquito del clan del "pinyol" han seguido y copiado los ejemplos de los muy humanistas regímenes bálticos, croata y kosovar. El ejemplo bosnio sólo es válido en cuanto a lo que supuso para la destrucción de Yugoslavia y dar un trozo de Europa proclive a los intereses estadounidenses y turcos que obviamente no se han conformado con esa mísera parcelita. Pero la suerte de esa gente les trae sin cuidado a los catalanistas, que reniegan de la mitad de su sociedad, y más cuando esta osa declararse contraria a su ideario. Hecho que por cierto no pasa a menudo, pues aquí la apatía y el acomplejamiento de la gran masa de los trabajadores residentes en Catalunya es aprovechada por los nacionalistas para usarlos a su antojo e imponer sus políticas sin mayores reparos y sin que esta masa ignorante y cobarde sin conciencia de clase se oponga. Otra diferencia muy ostensible con Yugoslavia en el que mucha gente, sobre todo serbios, se dieron cuenta de lo que realmente iba el proceso del soberanismo y autodeterminación.

Artur Mas representante indisimulable de la rancia, altiva y racista derecha-burguesa catalana de toda la vida(aupada por sus menos escolarizadas camisas pardas supuestamente progres de ERC, IU y Cup) sigue con su discurso de clichés y lugares comunes para llegar a otro aspecto fundamental en ese tipo de nacionalismos chovinistas y ultraliberal: la hermandad entre estos.

"Como países europeos y mediterráneos que somos, Croacia y Catalunya", señala, "tenemos la ocasión de estrechar nuestros lazos y cooperar aún más en ámbitos de interés común".

Centenares de croatas y miles de serbios y yugoslavos murieron para que un país como la Croacia de hoy no se convirtiera en una realidad.

Hoy es felicitada por quienes ven en ella un modelo, al que ya copian, pero al contrario que su espejo balcánico no tiene a nadie que quiera luchar por los valores de quienes perdieron la vida, el país y la historia.


Sobre esta noticia

Autor:
Edug (195 noticias)
Fuente:
yugoslavos.blogspot.com
Visitas:
594
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.