Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Criticic escriba una noticia?

Chusto o muette

20/10/2017 07:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Estamos produciendo una serie de entrevistas en vídeo sobre la era Trump en EE.UU. Si quieres ayudarnos a financiarla, y donar aquí.

1.- Bismarck quería la guerra. Napoleón III, pues no, que tenía a Francia pocha. Ante una provocación, Napoleón III envió una carta a Bismarck. Era una carta muy calculada. Exhibía chulería e indignación, pero no se pasaba de la raya. Bismarck estuvo releyendo la carta durante horas. Con esa carta, en efecto, no se podía declarar la guerra. Pero sí cambiándole una coma. Lo hizo. Vino la guerra. Una guerra rápida, pero importante. En ella, la novísima Alemania adoptó tres señas de identidad --el trade mark guerra rápida, la superioridad de Alemania sobre todas las cosas, esgrimida incluso por Marx, y la brutalidad; por primera vez se disparó la artillería a altura rasa y a las tropas; fue una carnicería--. Se cambió el mapa europeo con la incorporación al Imperio Alemán de Alsacia y Lorena, un contencioso que duró, de una forma u otra, hasta 1945. Aquella guerra del XIX, como quien dice, supuso la creación de mitos y problemas que supusieron, en el siglo XX, varios centenares de millones de muertos. Aquella guerra breve duró tanto que, ahora, usted lee estas líneas poseedor de una biografía que, sin saberlo, hubiera sido diferente sin aquella guerra. Hola. Bienvenidos a Procesando la Cosa. Sobre el minuto y resultado de la Cosa. Y sobre cartas. Intercambiar cartas para evitar una guerra es una idea pésima. Quien quiere hacerla, siempre puede cambiar una coma. ¿Se han cambiado comas en este contencioso?

2.- Una guerra --una intervención rápida y violenta sobre un tema, la suspensión de la política por otras vías--, por cierto y como se ve en el punto 1, puede arrastrarse durante generaciones. Y llenar biografías de cosas que no precisa ninguna biografía. Como ruido. Por eso nueve de cada diez personas con estudios básicos acostumbra a preferir el diálogo a los cachetes.

3.- Las cartas de Puigdemont y de Rajoy de ayer estaban repletas de ruido. El ruido pesaba más que las palabras. El ruido, en ambas cartas, consistía en contentar a sus propias aficiones y mitos. Es imposible hablar con ruido.

4.- La carta de Puigdemont reconocía que, a pesar de lo dado a entender por los medios públicos y concertados y el Ilmo. Colegio de Políticos y Tertulianos Procesistas, no declaró una DUI. Todo el mundo lo sabía. El hecho de haber retrasado esa afirmación es, conociendo el percal, es decir, la función de la carta, una irresponsabilidad. O algo que, en absoluto, era valentía. Puestos a reconocerlo, reconociéndolo antes se hubieran abierto más posibilidades. O, al menos, no se hubieran cerrado. El resto de la carta era ruido. La posibilidad de declarar una DUI y petición de diálogo. Rajoy no tuvo que poner ninguna coma, sólo superponer el ruido sobre las únicas líneas efectivas de la carta.

5.- La carta de Rajoy también aportaba ruidos para ser leídos/escuchados por otro consumidor de mitos. Omitía la respuesta efectiva a la pregunta efectiva --no hubo DUI--. Un indicativo de que, como sucede en los internados, lo importante no era la respuesta, sino el tono. No hubo un buen tono para el director del internado. Sobre el ruido de Rajoy, dos hechos. Uno muy breve --el 155--, otro muy largo. Esta alocución: "(Agradezco) el apoyo de las distintas formaciones políticas con la que se está cerrando (...) una respuesta mayoritaria y consensuada al desafío secesionista". Este farfulleo es lo que antaño, antes de 2011, se condensaba en la alocución unidad-de-todos-los-demócratas. Utilizar una perífrasis para explicar un slogan sencillo explica que el slogan sencillo se ha ido al garete. El imaginario del R'78 está pocho. Napoleón III no está fino, no tiene ejército. Pero Bismarck no se encuentra muy bien.

6.- Por eso, quizás, se declara la guerra, pero poco. Como en los chistes de Gila, Rajoy llama para decir que la guerra empieza el sábado, que antes tiene una boda. Además, y esto ya tiene guasa, no empieza el sábado. La cosa tiene unos 10 días, entre pólizas, fotocopias compulsadas y toda la pesca, de margen para llegar al Senado. Son muchos días. Es decir, muchas casillas. Supongo que se utilizarán para exhibir el 155 a plazos. Es decir, para dar canguelo e intentar, con ello, no aplicarlo. Para esperar, en fin, que pase algo mágico e improbable antes. Lo que indica que el 155 es el Procesismo en Esp. Una especulación esperando un cambio de ánimo en la otra trinchera. Nace, curiosamente, por lo mismo. Unos políticos sin rol simpático o épico, y sin nada bueno que decir tras la crisis, quieren volver a tener discurso y funciones, como las de antes. A diferencia del Procesismo, el Apocalipsis, o el amor cuando llega así, de esta manera, el 155 tiene fecha en el calendario. Y cuando se aplique, puede doler mucho si te dan con él en la frente.

7.- El 155 es un Black Friday para el nacionalismo Esp I+D. Es un escarmiento. Un a-por-ellos-oé. Pero no lo es tanto para sus instituciones, que preferirían una castración química a otra más ruidosa y aparatosa, hecha, ñaca, con un par de piedras. El PSOE, que lidera --o, al menos, es lo único que tiene después de abandonar formalmente la socialdemocracia con recortes y reforma exprés-- una reforma constitucional --dicen que es sexi; es decir, propone cambios importantes en lo territorial, a falta de cambios en todo lo cambiado desde 2010--, se puede quedar sin juguete si todo esto culmina en un Ulster sostenible. Dos millones de manifestantes vestidos de lo que diga ANC/Òmnium es una chorrada asumible. Pero un territorio que no participe de la renovación del R'78, no tanto. Además, un 155 alto y ancho, puede enturbiar un PSOE en el que la cosa 155 está muy centralizada en seis personas --que se pueden comer el marrón si esto explota en la cara, vamos--, y en el que hay cierta oposición interna a jugar con nitrógeno y glicerina. Por otra parte, ¿para qué se hicieron primarias? Si el sanchismo se lía con el 155, ¿qué hubiera hecho el susanismo? ¿Tirar la bomba H en Salou?

8.- La solución más deseada por el cientocincuentaycinquismo no es el 155. Son elecciones. Previas a, se entiende. Las otras, convocadas por un virrey de la India post-155, serían un lío. Si se ha de ir se va, no es por no ir. Pero no mola.

9.- El paisaje en Cat es también elecciones. Tenemos dos modalidades. Con DUI y sin DUI.

10.- Con DUI. No hay, al parecer, muchas ganas. Salvo en CUP. La Cosa sería votar DUI --o no votarla, proclamarla; por lo visto, algunos dipus PDeCAT se rajarían, se dice--. Y convocar elecciones, que en esta ocasión se llamarían constituyentes, etc. El mismo juego de siempre. Con la diferencia de que, en esta emisión, no sería tolerado. No se aplicaría ya el 155, sino el que-te-pego-leche. Con efectos instantáneos. La DUI no tendría mucho recorrido efectivo. Alemania --un siglo y pico después de Bismarck, no posee Alsacia ni Lorena, pero sí el resto-- ya ha dicho que no contempla la opción. Ayer hubo reunión tuperware de la Comisión Europea. Pasó del bugui hasta Eslovenia, uno de los pocos países que podría invadir una Cat indepe. O darle un punto en Eurovisión. El único plan de una DUI, si se proclama, parece ser que venga Piolín, filmarlo mientras te parte la cara, y que una UE que no se escandaliza cuando mueren negros y sirios en el Mediterráneo, se escandalice ahora de que aporreen blancos en su costa. La UE, me temo, sólo se escandaliza por el precio de la deuda en el Sur y por las guarradas que dicen Trump a madame Macron. Incluso puede que esto último no le afecte.

11.- Una DUI que no sirva para nada, y que sólo cause represión asumida por la Comisión, también supondría un marrón en la Cosa/Procés. No es un buen final de fiesta. Después de cinco años dando la vara con planes secretos prorrogables, resulta que el único plan era ir a pelo a una DUI. La Cosa, una desobediencia, un pulso con el Estado --intermitente, no siempre nítido--, iniciado en septiembre tras cinco años de mucho lerele y poco larala, hubiera sido la pera en 2012, cuando se anunció. Hubiera tenido posibilidades, incluso. Muchas. No parece ser el caso hoy. Escenificar ese fracaso político puede tener consecuencias depresivas durante años en el independentismo. Incluso en el catalanismo. Es decir, también sobre sus fuerzas políticas.

12.- El miércoles se reunió el Consell del PDeCAT. Qué DUI si se aplica el 155. Es decir, un poco lo de siempre. Ampliar el conflicto para intentar diálogo. No va a haber diálogo nunca. No con esa forma. El diálogo, por aquí abajo, desde 1977, son reuniones oscuras en despacho iluminado. Esa era la fantasía húmeda de Mas en 2012. Ni siquiera se ha producido eso. El Estado no emite. Ha cambiado. No es el del 78. Sólo emite 155.

13.- Para convocar elecciones sin DUI, el Govern necesita una baza, una victoria que vender a la parroquia. Tampoco hay de eso. La única solución es que el movimiento propagandístico con el que cuenta el Govern se aplique a explicar una baza, un éxito en las elecciones. Exponer que se ha tenido que escoger, como en el chiste, entre chusto o muette. Y que se ha elegido lo más épico. Yo creo que aún se puede. Si durante cinco años han vendido aire, y se ha comprado, ahora pueden vender un aire más viciado.

14.- Por lo demás, se producen perturbaciones en la fuerza. Sindicatos de Mossos explican que en Interior se está produciendo la desbandada. Cargos, o grados, o como se diga eso en la poli, que, en los glory days --antes del 1O, vamos--, aseguraban que se harían responsables de sus órdenes a sus inferiores, ahora están por el que cada-palo-aguante-su-vela. Economía, la única área intervenida por el Estado, no ha contrapuesto una ocupación muy problemática. Quizás son dos indicios de lo que hay debajo de tanta propaganda. Hay lo de siempre. Lo que había hace cinco años.

15.- Amnistía Internacional ha denunciado que los cargos, así como la prisión preventiva, contra Sánchez y Cuixart son excesivos. También está adquiriendo la forma de exceso estructural el rol de la Audiencia en la Cosa. Inquietante. Y extrapolable, me temo, a cualquier conflicto en el territorio del Estado.

16.- Prosigue la campaña Free Jordis. Hoy se ha realizado la primera acción de resistencia civil. Era muy esperada. Al final, ha consistido en sacar pasta de los cajeros durante el día de hoy. Para colapsar la economía. En el momento en el que escribo esto, no se pueden evaluar aún las consecuencias. Pero sí que se puede evaluar que igual la próxima movilización consiste en comer ternera de Kobe para colapsar el primer sector japonés, e internacionalizar el conflicto. El redactado de la convocatoria, por otra parte, es de traca. Parece estar redactado por una persona que nunca ha cruzado la Diagonal, el checkpoint-charly social de BCN. EL centro-derecha revolucionario es un lío. No sé si se han dado cuenta, pero hace años que sólo es revolucionaria la derecha. La Cosa --y, glups, el 155--, igual en parte se explican con eso.

17.- Hola, soy el punto 17. Soy un diálogo esponsorizado por Banc de Sabadell. Ahí va:

-- Silvia Otero: la presidencia del Sabadell se ha pirado a Madrid.

-- Guardiola: las entidades financieras que no están en Madrid no pintan nada. La dinámica empezó con la meditación que hizo Aznar sobre la elaboración de un poder político-financiero hispano-americano radicado en Madrid.

-- Nadal: Aznar, con el gorro de presi de FAES, ha dicho, por cierto, que no quiere reformas constitucionales sexis. Sino un 155 definitivo, se supone. Es una posibilidad. Las derechas revolucionarias, etc.

-- OFF (voz masculina neutra): que dice Martínez que les seguirá informando de la Cosa. Banc de Sabadell. Parlem.


Sobre esta noticia

Autor:
Criticic (2156 noticias)
Fuente:
ctxt.es
Visitas:
2088
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.