Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan Carlos Martín Rojas escriba una noticia?

Cielo Protector...!

6
- +
14/12/2019 21:07 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una elucubración, quizá un anhelo... de alguien que se ha dado cuenta de tantas cosas a su derredor... cuando reflexionó de porqué tanto maltrato... en aquella corte... porque demasiados siguen a la mala inclinación..

El Cielo Protector…

Un obsequio para usted Su Majestad: Rosas...

Cuando entré en aquel lugar, aquel Recinto, sentí algo tan especial, parecía paz… ya que fueron tantas las Almas protectoras que me rodearon: que solamente me querían contemplar… y yo no tenía tantos ojos para verlas a todas juntas… me tocaban, me hacían cosquillas y me divertían…

Pero pronto me di cuenta que no todo sería “color de rosas”: algunas estaban disfrazadas y realmente no me querían proteger… practicaban la hipocresía… o algo así. Callaban con elegante discreción -bajando la mirada e inclinando el rostro cuando se me dirigían- diciendo: Su Majestad "para acá"; Su Majestad "para allá"... prácticamente realizando una labor actoral… creyendo yo que obedecían… "que grave falta de aparente -no- omnisciencia…": dinámicas automáticas... nada más. Pero... ¿Dirigidas o permitidas esas dinámicas por el esfuerzo de quién?

Algunas sabían disimular… pero otras, poco a poco, no pudieron seguir ocultando sus sarcasmos. Con risas y palabras que penetraron mi Alma “nené” y me di cuenta -al tiempo- que el mundo humano es muy complejo, que a veces la gente (en realidad las Almas…) pueden escoger ser buenas o malas… con un veneno con olor a rosas putrefactas que se derrama por sus cuerpos y axilas… ¿O será que hay un Misterio de escogencia, que las condiciona hasta decir “ya no más”? El tan mentado: ¿No serviré?

En cambio hubo otras Almas que me dejaron tan contento y pleno… adornaban el Recinto con plácidas risas que no inspiraban desconfianza… Sus miradas puras, sus apretones de manos sinceros… sus palabras cálidas y sensibles, sus buenos tratos y poses no fingidas, su honestidad y sinceridad “bien entendida”; porque no todo el mundo sabe lo que es la sinceridad… y el cómo administrarla… Una cuestión de educación "que se nota". Aquellos silencios donde obviamente no se habla... pero se piensa...

El Recinto había que limpiarlo de estas cosas malas y feas hasta que esté impoluto… y ya todo acabará: el Recinto -Cielo- quedará purificado… y solo sucumbirán en su silencio los que nunca fueron inocentes… desde el principio... en el principio...

Y con voz y voto en la Asamblea: Ahora solo habla la Gran Alma Protectora… la verdadera, el Alma “nené”… Los demás huyeron a ciudades superpobladas; prefirieron ser asalariados, con un carnet colgando en alguna parte de su cuerpo y una cuenta bancaria… triste, pero cierto… perdieron su nivel y la oportunidad que se les dio… de existir… y reinar...

¿Por qué te molesta que me gusten las gafas de sol?

Y no pueden huir del hedor metálico de su sangre de rosas mustias, oxidadas… y ya olvidadas. Siguen callando, siguen inmolándose por ellos mismos… sin que nadie se los pida: porque eso es lo que quieren… con ese singular dulzor exagerado de dulce de leche… con exceso de azúcar… o quizá otro rico postre que solo se tolera acompañándolo con agua… y nada más que agua… porque si no sería insoportable el empalagamiento...

Al final “yo” el Alma Protectora más importante por ontonomasia, sigo protegiendo, protegiendo y simplemente protegiendo… (a buenos y malos; a los buenos de los malos) y cada quien sigue en su teatro, en sus tablas. Sin saber que quienes quieren “aparentemente” mostrarse fieles ante mí: lo sabe todo sobre ellos…

Y al final solo queda pedir al “Cielo Protector” que nos devuelva las risas que nos han robado… y se lleven ellos a cuestas las lágrimas que nos han sembrado: Las Almas protectoras necesitamos mucho consuelo, seamos grandes, medianas o pequeñas, adultas o “nené”… Porque pareciera que nos maltratan… les gusta maltratarnos y saherirnos. Convoquemos todos una gran Cofradía...

Oh Cielo Protector -Hogar de Dios- acude en nuestra ayuda, que vuelvas tus ojos a nosotros… y libéranos de un destino que no inventaste tú: que otros construyeron a tus espaldas… No guardes Silencio "Cielo" ante todo esto...

Esta fue mi anónima entrada a la Vida... un ejercicio de imaginación que nunca sucedió... pero se vivió en carne propia... ¿Dónde está mi Carnet y mi Cuenta bancaria? Creo "por ahora" estoy excluído del juego...!!! ¿Por qué te molesta que me gusten las gafas de sol? Todo es tan tóxico...

 


Sobre esta noticia

Autor:
Juan Carlos Martín Rojas (17 noticias)
Visitas:
43
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.