Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Modesto Rodriguez escriba una noticia?

Colaboración

15/01/2013 06:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Yo soy Chávez, Patricia Janiot

image

Por Juan Carlos Camaño (*)

El 10 de enero último, el comandante Hugo Chávez Frías, presidente de la República Bolivariana de Venezuela, después de arrasar en las dos recientes elecciones nacionales, continúo al frente del país como primer mandatario elegido por su pueblo, por más que la jauría mediática internacional, opuesta al Socialismo del siglo XXI, no haya dejado de atacar y de mentir ni un instante. Ni haya dejado de relamerse, como hoy mismo, en el deseo de verlo muerto al comandante-presidente.

La cara de la Janiot, estrella de la CNN, lo ha dicho todo en estos días: al preguntar, machacona, acerca de los puntos y las comas de la Constitución Bolivariana; en sistemáticas afirmaciones respecto de la "incertidumbre del pueblo"; en las aseveraciones hechas alrededor de lo "escueto" "y poco claro" de los partes médicos, llegados de La Habana.

Se puede suponer, sin riesgo al error, que a la Janiot, Patricia, le duele, le molesta, además, que sea en La Habana, Cuba, cuna de la Revolución Socialista en América Latina y el Caribe –liderada por Fidel- el lugar en el que Chávez atiende su salud. ¿Pasará por la cabeza de Patricia aquello de "perros comunistas"? ¿Sí? ¿Tanta ignorancia, todavía?

¿Puede una "periodista independiente", "objetiva", "equilibrada", desencajarse tanto? Sí, claro que sí. Hay que verle la sonrisa a la Janiot, que no es la de Julia Roberts, aunque ciertas veces sus amigas y amigos se atrevieron a tanto en sus comentarios lisonjeros.

Más sobre

Se trata de una sonrisa que sabe a hiel. ¿Coincidimos? Patricia no tolera a Chávez, quien siempre ha sido suave y muy respetuoso con ella, nunca cínico, nunca pusilánime, nunca un chupa-medias de los dueños de la "independencia y la "objetividad" de la Janiot. Tremenda tensión parece vivir Patricia y es casi seguro que nadie desearía hoy estar en sus zapatos, menos en su sonrisa.

Y cuando el pueblo venezolano y las autoridades de gobierno se convierten en una única voluntad: por Chávez, por la Revolución y en el canto que vuelve una y otra vez a recordar que la espada de Bolivar camina por América Latina, la Janiot –suponemos, la sospechamos- recopila informes y más informes de la CIA, disimulados en biografías no autorizadas de los líderes de la Revolución Bolivariana. Recopila detalles –"primicias"- sobre las mil y una muertes de Chávez. ¿Está desesperada, Patricia? ¿Nadie le dijo que la Revolución Bolivariana será con Chávez a la cabeza en cualquier circunstancia? Hay que informarse más, Patricia.

Su sonrisa, convengamos, es de utilería. Podría afirmarse que en nada se parece a la de las horas felices: descuartizamiento de Yugoslavia, invasión a Irak, golpes en Honduras y Paraguay, centros de torturas en Europa, saqueos en Libia, en Siria; matanzas en Palestina, explotación humana, hasta lo inhumano, en África. Todo explicado por expertos en entrevistas en las que en idioma neutro se repasa el estado de la carnicería planetaria planificada muy cerca del domicilio particular de Patricia: más acá o más allá de la distancia que haya entre la casa de la Janiot y el Pentágono.

"Yo soy Chávez". Millones y millones, en Venezuela y en el mundo, son Chávez. Así es la historia, Patricia. No siempre se la puede torcer a misilazos, ni con esa sonrisa amarrada a la nuca.

(*) Presidente de la Federación Latinoamericana de Periodistas (FELAP). Facilitador: Emiliano Reyes Espejo


Sobre esta noticia

Autor:
Modesto Rodriguez (23815 noticias)
Fuente:
antillas1.blogspot.com
Visitas:
227
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.