Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

No hay nada malo en comprar local, excepto cuando el Estado te obliga

14/05/2019 02:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay algo único en lo que se refiere a entrar en una tienda de familia y estar en base de primera mano con el propietario de un negocio local o sentirse orgulloso de que un empresario en ascenso de la misma ciudad o país ponga su marca en el mercado global. La verdad del asunto es que no hay nada de malo en comprar bienes y servicios locales, incluso cuando es más costoso hacerlo. El valor de un producto es subjetivo para cada individuo y ese sentido de comunidad u orgullo local hace que cualquier costo monetario adicional valga la pena. El problema de comprar local solo se presenta cuando el Estado adopta políticas públicas diseñadas para «fomentar» el consumo de estos bienes y servicios. No es novedad escuchar a un político que promueve el apoyo a las empresas nacionales, alentando a los consumidores a «comprar localmente» y desalentando las importaciones debido a los déficits comerciales o el nacionalismo. Además, el impulso a las políticas para apoyar a las empresas locales ignora por completo los efectos a largo plazo de tales políticas. Estas pueden tomar la forma de barreras comerciales, por supuesto, pero también pueden incluir subsidios de negocios locales o políticas del Estado que solo «compran localmente» cuando se trata de adquisiciones del Estado. En el caso de los subsidios y las políticas de contratación pública, hay una reasignación de dinero con el propósito de beneficiar a un pequeño número de individuos dentro de una determinada industria a expensas de los contribuyentes. Las subvenciones o el gasto del Estado en marketing y publicidad, para promover negocios locales, tienden a obstaculizar la flexibilidad del mercado. En lugar de permitir que el mercado se ajuste a un entorno, hay un incentivo mayor para permanecer en una industria ineficiente. Murray Rothbard en Poder y Mercado también señaló cómo esto fomentaría un mayor conflicto entre los segmentos de la sociedad y al mismo tiempo perjudicaría el bienestar de la sociedad en general: Cuanto mayor sea el alcance del subsidio del Estado, más se impide que el mercado trabaje, más recursos se congelan de manera ineficiente y menor será el nivel de vida de todos. Además, cuanto más intervenga y subsidie ??el Estado, mayor será el conflicto de castas que se creará en la sociedad, ya que los individuos y los grupos se beneficiarán solo a expensas de los demás. Cuanto más amplio sea el proceso de impuestos y subsidios, más gente se induce a abandonar la producción y unirse al ejército de aquellos que viven coercitivamente fuera de producción. La producción y los niveles de vida se irán reduciendo progresivamente a medida que la energía se desvíe de la producción a la política y el Estado cargue una base de producción cada vez menor con una carga cada vez mayor y más pesada de los privilegiados por el Estado. Junto con los subsidios, los Estados también pueden otorgar los casi monopolios de las empresas locales mediante el uso de aranceles para competir con sus contrapartes extranjeras. En un intento por desalentar las importaciones, los creadores de políticas ignoran que los costos de estos impuestos en las empresas internacionales se transfieren al consumidor. En otras palabras, este impuesto impuesto a las empresas internacionales recae en los consumidores nacionales que compran estos productos, pagando más si el arancel no hubiera estado vigente. Además, en los casos en que las importaciones ya no son accesibles debido a un aumento en el precio creado por los aranceles, los productos disponibles para los consumidores son de menor calidad. Sin embargo, el problema subyacente de estas políticas son los efectos a largo plazo. Cuando el Estado desempeña un papel en el consumo de productos nacionales, los consumidores son los que más sufren y, a veces, también lo hacen los individuos dentro de estas industrias protegidas. La falta de flexibilidad del mercado incentiva a las empresas a buscar rentas, en lugar de innovar, y esta falta de innovación no permite mejorar los niveles de vida de la sociedad. Cuando el Estado decide dejar de subvencionar estas industrias, no pueden mantenerse al día ni ponerse al día con los avances tecnológicos y los procesos de recuperación y ajuste son más difíciles. La mentalidad anticapitalista en muchas naciones en desarrollo se debe en parte a la protección de las industrias nacionales y después de la liberalización del mercado, muchos de los individuos que trabajan en estas industrias no pudieron recuperarse. Incluso con todo esto, de alguna manera los políticos tienen una tendencia a ignorar tanto la historia como la economía y continúan promoviendo políticas proteccionistas, sin tener en cuenta los efectos y costos a largo plazo que podrían tener. Los consumidores merecen poder mantener a las empresas internacionales y nacionales en el mismo nivel. Haciéndolos competir por el consumo de sus productos, sin necesidad de subsidios ni aranceles. No hay nada de malo en comprar bienes y servicios locales, pero al mismo tiempo tampoco hay nada de malo en comprar productos del extranjero. Las personas que encuentran valor en el sentido de comunidad que ofrecen las tiendas de familia u orgullosas de lucir un producto hecho por un empresario local, sin importar el costo monetario, deben continuar haciéndolo. No obstante, en el caso de que los individuos decidan no hacerlo, castigarlos con precios más altos o productos de menor calidad en nombre de apoyar a las empresas locales, es innecesario e ineficiente para el mercado y para el bienestar general de la sociedad.

El artículo original se encuentra aquí.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1690 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1250
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.