Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Gomes escriba una noticia?

CONCIENCIA CÓSMICA. Potencial de expandir la mente en forma ilimitada

15
- +
22/02/2021 22:03 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La técnica para lograr esta evolución psíquica consiste en identificarse con la esencia de lo Absoluto

Extracto del libro:

 

 

             Técnicas de concentración como la Vipassana y la Meditación Sináptica, permiten en forma natural un contacto de la mente consciente con el campo puro del Ser o estado de Existencia Absoluta. Pero es mediante el enfoque del pensamiento sobre la identificación con la Conciencia Pura, como se obtiene el más elevado estado posible y se alcanza la liberación de las cadenas causales relativas.

 

        La repetición mental “Yo soy Brahmán” aniquila las limitaciones del ego y permite la experiencia directa del Alma. En esos momentos se realiza la unidad íntima con Dios y uno descubre que es Espíritu Puro.

 

          Este pequeño libro nos enseña cómo debemos centrar nuestros pensamientos en los momentos de meditación y nos ilustra acerca del enorme poder de la repetición.

 

       Primero debemos lograr reducir todos nuestros pensamientos a uno solo “Yo soy Brahmán” y luego fundirnos por completo en pura percepción, realizando el plano de la Existencia Absoluta, que es la esencia de nuestra verdadera naturaleza de Ser. Durante la meditación la mente está relajada, pero direccionada bajo la idea de lo Absoluto.

 

         Durante la inspiración se debe sostener la afirmación “Yo soy Brahmán” y permanecer sobre esta idea durante la retención del aliento. Al expirar se debe negar al mundo sensorio por ser de naturaleza impermanente e ilusoria.

 

         Mediante estos simples pasos nos será posible trascender las limitaciones del cuerpo físico y la mente y conocer directamente el poder del alma conectada a Dios.

 

         Nuestros pensamientos de fondo repiten sin cesar “soy el cuerpo, soy la mente, soy el ego” y así nos identificamos con lo transitorio y con su carga de limitación. Usando este mismo poder de repetición enfocado hacia lo Absoluto, hacia Dios en la esencia de nuestro Ser, deshacemos el cascarón de las limitaciones y nos sumergimos en pensamiento ilimitado, nos convertimos en onda de existencia absoluta y adquirimos la capacidad de poder manifestar a Dios desde el hecho de nuestra línea de existencia.

 

 

CONCIENCIA PLANETARIA

 Nuestro cuerpo físico, nuestro sistema nervioso y nuestro cerebro se encuentran sumergidos en la atmósfera del planeta Tierra. Naturalmente nuestra extensión es planetaria; empero es común que vivamos constreñidos a la limitación de hábitos, que nos fijan a una fragmentada porción local de nuestra realidad mayor.

 

   CONCIENCIA CÓSMICA                    

   Al igual que sucede con el planeta acontece con el universo, vivimos sumergidos en el cosmos y estamos conectados con éste. Mediante la concentración mental y la meditación podemos reconectarnos conscientemente con el planeta y el cosmos.

 

  EXPANDIÉNDONOS EN COMPASIÓN

   No debemos quedarnos en la meditación en sí misma, debemos adquirir hábitos proactivos de conciencia planetaria y cósmica: para lograr esto, debemos practicar compasión en forma constante. Aprender que la  Vida es un don sagrado y debe ser respetado.

 

  RESPONSABILIDAD ECOLÓGICA

  Todos somos responsables de la salud del planeta. Absorbernos en meditación para alcanzar la liberación y olvidarnos de todo es una actitud egoísta. Nuestra vida también debe estar al servicio de los demás, del bien común. Plantar un árbol es cooperar.

Más sobre

 

 

 

 

 

Brahman, es el principio universal supremo, la realidad única de la existencia. Causa material, eficiente y final de todo aquello que existe.

Atman, esencia o alma, primer principio, verdadero Yo de un individuo más allá de todo fenómeno.

 

1.

El ego o Yo individual debe su característica a la identificación con el cuerpo físico, la mente y la ley causal. Tal hecho lo sujeta a la rueda interminable de las reencarnaciones. Llegado determinado momento, el ego busca su liberación de todas las limitaciones que lo afligen. Como no se conoce a Sí mismo por fuera de esta identificación, busca refugio en el Señor, que es la única causa del devenir. Dios es la fuente de la verdadera dicha suprema y de todo conocimiento, en su propia naturaleza es Omnipresente y la causa eficiente y material del universo. Cuando el Alma logra la unificación final con el Infinito, se produce la destrucción y liberación del ego.

 

     Se desconoce el momento en que tuvo origen el ego, pero se sabe que éste depende de la identificación con el cuerpo físico, la mente y la ley causal. De esta forma surge el “Yo” psicológico y  a su vez éste se mantiene fijo sobre la conciencia mediante el fluir de los pensamientos. Al concentrar la mente sobre un único pensamiento sobre Dios, ésta se absorbe en estado de Conciencia Pura y se produce el cese de pensamientos. En ese momento el ego se encuentra ausente. Es posible así la percepción de propia existencia sin presencia del “Yo” psicológico, libre de las limitaciones propias de esta condición de conciencia. La conciencia ausente de pensamientos y de percepción de los sentidos no es el estado propio de la mente en blanco sino de una intensa Conciencia de Sí Mismo, es la condición de la conciencia revertida sobre sí, libre de toda distracción. El reflejo del Alma Pura. Este es el estado propio de unión con Dios, en la naturaleza fundamental de la esencia de nuestra existencia. Esta realización se logra de a momentos durante la Meditación Sináptica y durante períodos más prolongados en meditaciones de absorción de la mente en la Presencia Interna del Señor.

 

  1. Aparece aquí una clara condición para alcanzar la liberación, la cual es la pureza del corazón; igualmente esto es insuficiente, también debe operar la disciplina de la continua meditación. ¿Qué es la pureza del corazón? Se compone de varias cualidades, entre ellas el desapego y el discernimiento. La realización del Ser es un proceso donde debe prevalecer en el Alma un único deseo, el cual es la unión con el Señor y obtener así el fin a las cadenas del ego.

 

     La liberación de las cadenas causales es para los puros de corazón, para aquellos que deseen la máxima libertad por encima de todas las cosas. Y para lograrlo deben someterse a una estricta disciplina moral y psicofísica. Deben practicar el desapego frente a los deseos materiales y espirituales y un constante discernimiento para diferenciar la realidad de la ilusión. Sólo así podrán llegar a la meta.

     Técnicas como la Meditación Sináptica pueden ser practicadas en forma mecánica. Se obtendrán así múltiples beneficios para la salud, el cerebro y la mente, pero no se desarrollarán las condiciones de la liberación de todas las cadenas causales de las impresiones mentales del subconsciente, contenidas en los pensamientos, que son fuerzas en forma de semillas de futuras acciones. Para quemar todas estas semillas es necesario el fuego de la devoción por Dios, el intenso desapego por los bienes materiales y la autoindagación para diferenciar lo real de lo irreal, lo permanente de lo impermanente, desarrollando la capacidad de ver las cosas tal cual son. Sólo la perspectiva espiritual de la Conciencia de Dios nos permite observar la transitoriedad de la vida material y alcanzar el desapego perfecto, poniendo fin a las limitaciones y sufrimientos del ego.

                      

  1. Para adquirir el conocimiento de la liberación, el Sujeto, debe adquirir varias cualidades, de todas ellas la principal es el desapego por el cuerpo, los objetos de los sentidos y los deseos. Puede obtenerlo mediante la Gracia Divina, realizando austeridades como las distintas disciplinas del Yoga  físico y mental. Así como realizando acciones correctas dentro de su karma personal. Las cualidades pueden llegar mediante la Misericordia Divina, propiciando al Señor.  Cada uno debe cumplir con sus distintos deberes de acuerdo con su edad y orden social.

 

      Vivir intensamente en el mundo, dedicado a las actividades del momento, pero a la vez totalmente desapegado de los resultados de las acciones, es el ideal. Esto se puede obtener mediante el entrenamiento del Yoga o mediante la gracia de Dios. No se trata de rehuir de los deberes personales, sino de cumplirlos lo mejor posible, de acuerdo con el karma que nos ha tocado y nos hemos creado para nosotros mismos.

 

 

El desapego puro no debe limitarse hacia todos los objetos de placer mundano, también  debe incluir los celestiales. Las personas anhelan una vida mejor después de muertos y de esta forma se ligan a los resultados de estos pensamientos.

 

       Los deseos por disfrutar de una vida celestial placentera también deben ser aniquilados, porque son una forma de extensión de la identificación con el cuerpo físico glorificado. Para obtener la liberación debemos desapegarnos de todos los aspectos del ego ilusorio. Uno debe evitar caer en el deseo de ir al Paraíso al morir. El único deseo debe ser integrarse con la Conciencia Pura y no regresar al ciclo de las reencarnaciones.

      Pasar de una onda de conciencia relativa a una onda de conciencia absoluta es el ideal, para esto deben reprocesarse todos los pensamientos y deseos, para poder absorber la mente por completo en Conciencia Pura aun estando en el cuerpo físico.

 

 

  1.  El desapego debe ir acompañado por el discernimiento puro, el cual está referido a la distinción interna entre el Observador o Testigo permanente de todo el acontecer, que es distinto de todo lo transitorio que es lo visto. Atman es el testigo eterno, en sí mismo es lo único permanente y lo visto es transitorio. En esta convicción consiste el discernimiento.

 

     Mediante la meditación de introspección y la analítica es posible percibir a la propia Conciencia como testigo único del acontecer y comprender que ésta es diferente del ego o Yo individual. Es el sustrato de toda existencia. La esencia de propia existencia. Siempre pura y absoluta, sin variación en sí misma. Meditando sobre ella es como se hace posible que la mente se absorba en ella y la refleje sobre el mundo sensorio y pueda así extraerse el conocimiento de origen divino, en el sentido que pertenece al plano de lo Absoluto. Todos poseemos esta realidad en lo profundo de nuestro Ser y todos gozamos de la misma capacidad para unirnos con ella, sólo es necesario que adoptemos los métodos y las técnicas apropiadas. Esto es muy importante de comprender, todos somos potencialmente divinos, lo que nos diferencia es el esfuerzo que seamos capaces de desarrollar.

 

 

 

 

 

Roberto Guillermo Gomes

Yogui Mettàtron

 yogi.mettatron@gmail.com

 

 

Arquitecto / Periodista / Ecologista / Escritor / Máster en Neurociencia Cognitiva, Psicología, Yoga, Acupuntura, Osteopatía, Yoga Terapéutico  y Mindfulness. Creador del NeuroYoga. Desarrollador del Programa FlashBrain para el incremento intelectual y de la técnica de Meditación Sináptica. Impulsor y líder de la iniciativa por el 2% del PIB mundial, en forma anual, para dar solución definitiva al triple flagelo del hambre, superpoblación y calentamiento global

 

 

 Página en amazon


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Gomes (37 noticias)
Visitas:
174
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.