Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Zonaboom escriba una noticia?

Crítica de Serie | "Digimon Tamers"

05/10/2015 12:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Bueno, bueno, hacía tiempo que no hablábamos de 'Digimon', ese anime de mi infancia y seguramente de la de muchos de vosotros. Tras demostrar que podía ser una seriaza animada sobre monstruos digitales que hablaban con su primera serie/temporada, y bajar bastante el listón con su segunda, hoy hablaremos de 'Digimon Tamers', donde la calidad vuelve a subir, aunque esta vez bajo una perspectiva totalmente renovada. Y es que con esta tercera entrega del anime de Toei Animation, la serie introduce nuevos elementos, además de empezar una historia totalmente nueva. Sigue siendo 'Digimon', claro que sí, pero trae consigo un aire fresco que le viene bien a la producción tras dos primeras partes bastante parecidas (en concepto, porque lo que es en calidad...). El resultado es bueno, pues funcionan muchas cosas en 'Tamers', a pesar de desaprovechar bastantes y hacer mal algunas...

imageLos combates y digievoluciones siguen molando mil

Los nuevos elementos mencionados hacen acto de aparición desde el primer episodio. Ahora los digimons no acompañan a los llamados "niños elegidos", sino que son los compañeros a los que éstos deben entrenar, a modo de entrenadores digimons. Un concepto que se acerca bastante al visto en 'Pokémon', y que se explorará más adelante por medio de Rika (después hablaremos de ella), pues se lanza la pregunta de si la relación entre los seres digitales y sus entrenadores es solamente por pura conveniencia o si hay algo más, esa amistad que tan importante era en anteriores entregas. Esto se desarrollará en la primera parte del anime (que está claramente dividido en tres), y el resultado sobre el tratamiento de este conflicto es muy interesante.

La estructuración está bien trabajada, siendo la primera el inicio e invasión de los llamados Devas (unos digimons que sirven a los dioses), que sirve para que los tres protagonistas se conozcan, desarrollen su relación y se trate el mencionado tema de los entrenadores y los digimons. En esta primera parte, también se presentan otras novedades, como la absorción de los datos por parte del digimon ganador tras una pelea (algo que supuestamente los hace más fuertes) y la utilización de cartas de habilidades por parte de los entrenadores. Esto último dota a los combates de una característica que no habíamos visto antes en la serie: ahora todo adquiere la visión de un juego, donde cada carta ejerce un efecto distinto en cada digimon, ofreciéndole un poder o una habilidad. Es un ingrediente que podría dar muchas posibilidades a los distintos combates, sin embargo se acaba desaprovechando bastante, y más allá de la primera parte de la serie se utiliza poco. Igual ocurre con la mencionada absorción de datos, un componente que ayuda a explorar esa relación digimon/entrenador y si sólo buscan hacerse fuertes o ser amigos, pero que bien mirado no sirve para mucho más.

Si Rika es la mejor protagonista se dice y ya está

En menor o mayor medida todo ello está presente en el primer segmento de 'Digimon Tamers', aunque la misión más importante de esta parte es, como no podía ser de otra forma, el presentar a los nuevos protagonistas. Y es aquí cuando la serie cae estrepitosamente. El anime gira en torno a tres parejas de humanos/digimons: Takato y Guilmon, Rika y Renamon, y Henry y Terriermon. Ellos tres son el núcleo, y para algo así se necesita que al menos la mayor parte de ellos sean interesantes. Y aquí ocurre lo contrario. Empecemos por Takato, uno de los peores protagonistas de ficción que he visto. No sólo no es carismático, sino que a menudo entran ganas de apalearle. ¿La razón? Takato es un llorica. Y me diréis que es lógico, al fin y al cabo los protagonistas son niños. Pero el problema no es que llore o se queje, es la frecuencia con que lo hace y por qué lo hace. Retrocedamos hasta Tai, el líder de 'Digimon Adventure'. El tío se derrumbaba un par de veces en la serie, y en esos momentos se comportaba como lo que era: un niño superado por los peligros a los que se enfrentaba. Y conseguía emocionar. Pero Takato no emociona porque sufre y llora por todo. ¿Guilmon va perdiendo? Takato llora. ¿Guilmon se pierde? Takato llora. ¿Guilmon se enfada con él? Takato llora. ¿Guilmon sufre una doble personalidad que lo hace más fuerte? Takato llora. Diablos, recuerdo una vez en la que iban ganando el combate y sin razón se puso a llorar por un motivo que no recuerdo y que seguramente no era importante. ¿Cómo se puede conectar con un protagonista así? Al menos Guilmon tiene algo de carisma (aunque me costaba soportarlo según qué momento), siendo un buen compañero digimon que recuerda, de forma divertida, a un animal de compañía como un perro.

Sigamos con Henry, del que tengo que decir... pues nada. Henry no te cae ni bien ni mal. Henry no te cae. El tío es un soso y no tiene nada atractivo por lo que te interese su vida o su evolución (si es que tiene). Le vuelve a ganar en carisma, de nuevo, su digimon, un adorable (aunque a veces algo pedante) Terriermon.

No, que se aparten los chicos, 'Digimon Tamers' tiene una reina y esa es Rika. Al menos un personaje interesante en el trío, una protagonista que nos interesa y cuya evolución resulta interesante de ver. Sí, no deja de ser un poco tópico, con la típica personalidad dura que esconde emociones, pero al menos le aporta el mínimo de carisma necesario para que queramos ver su desarrollo, y su relación con Renamon (bastante molona también) es muy badass .

Junto a ellos tres tenemos a unos secundarios simplones y sin carisma, que poco aportan más que hacer relleno. Ah, y se le da exagerada importancia a Calumon, un insoportable digimon que cada vez que abre la boca entran ganas de cerrársela para siempre. El ya conocido personaje que busca ser adorable y consigue todo lo contrario.

Más sobre

Con un abanico de personajes tan irregular, me sorprende especialmente que la tercera entrega de 'Digimon' consiga lucirse con la construcción de un personaje en particular, y ese es Impmon. Un antihéroe que comienza como un personaje bufón más, que se ve arrastrado al lado maligno por sus deseos de hacerse fuerte, evoluciona a un temible enemigo y finalmente consigue una redención. El buen desarrollo que tiene consigue que sea una de las mejores cosas de la serie.

imageCon 'Digimon Tamers' la saga mejora técnica y visualmenteComo he dicho la serie está bien estructurada en tres partes, aunque no todas consiguen ser igual de efectivas. En la primera se presenta todo lo mencionado, que sigue su curso hasta adentrarnos en la segunda parte, la ida al mundo digital. Si suena emocionante quitáoslo de la cabeza, pues, quitando la importancia que adquiere Impmon en este segmento, es algo aburrido y tiene episodios infumables. Además, las tramas de los Devas y el misterio de Calumon tienen una resolución muy floja. Sí que es útil para conocer la historia de esta versión del mundo digital (tan diferente de lo visto en las primeras entregas), y para preparar al terreno a la tercera y última parte del anime. Y ahora sí, ahora sí que se pone la cosa muy interesante, divertida y emocionante, todo gracias al virus conocido como D-Reaper, un enemigo que parece indestructible y que presenta una gran amenaza para nuestros protagonistas. Además, aquí se terminan de resolver todas las pequeñas tramas y conflictos en las relaciones que pudieron quedar abiertas, y reconozco que el trío protagonista se luce en un clímax bastante emocionante (incluso Henry tiene su momento épico, quién lo diría).

Pero, un momento, ¡no he hablado de las digievoluciones! Pues bien, éstas siguen igual de emocionantes y los diseños siguen sin decepcionar (alguno feo hay por ahí, pero bueno). Además, la novedad está presente de nuevo en el último nivel de digievolución, algo que supondrá un puente hacia la próxima entrega, 'Digimon Frontier'. Pero no adelantemos acontecimientos. El caso es que aquí hay más variedad en cuanto a estos momentos que nos deben poner los pelos de punta. Hay más canciones, más CGI... técnicamente es la más ambiciosa hasta el momento, pues la mejoría también se nota en la calidad de la animación y la acción de las distintas luchas y batallas. Y además, el opening mola mucho.

En resumen, con 'Digimon Tamers' nos encontramos con un buen anime y una digna tercera entrega de la saga tras el bajón que supuso 'Digimon Adventure 02'. Los aciertos son todas las novedades que incluye, renovándose así la serie, aunque luego no las explote todas lo suficiente. Y aunque respecto a los personajes y sobre todo protagonistas la serie te de una de cal y otra de arena, no puedo negar que sigue siendo divertida y sigue emocionando, gracias a los combates que progresan adecuadamente y a alguna que otra trama, como la última, que cierra por todo lo alto.

Tras ésta, ya sólo queda una serie que comentar de la saga, un último capítulo en este recorrido por la nostalgia y la infancia de muchos de nosotros. Nos vemos en la última frontera.

Lo mejor

-Nuevos conceptos y elementos. La serie se renueva.

-Rika y Renamon.

-El personaje de Impmon y su evolución.

-El clímax final es genial.

-Las digievoluciones siguen petándolo.

Lo peor

-Muchos de los nuevos añadidos se desaprovechan.

-El maldito Takato. Junto a la sosería de Henry el trío protagonista cojea.

-El maldito Calumon.

-La parte central del mundo digital es algo aburrida.

image


Sobre esta noticia

Autor:
Zonaboom (485 noticias)
Fuente:
zonaboom.com
Visitas:
6055
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.