Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fitness House escriba una noticia?

¿Debemos entrenar con agujetas?

25/03/2015 10:24 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Pocas cosas hay más molestas para un deportista que tener agujetas. Sin embargo, muchos continúan entrenando con la misma intensidad a pesar del dolor sin saber las consecuencias que ello conlleva

Pocas cosas hay más molestas para un deportista que tener agujetas. Sin embargo, muchos continúan entrenando con la misma intensidad a pesar del dolor sin saber las consecuencias que ello conlleva.

Las agujetas suelen venir tras haber realizado un entrenamiento duro o haber dado a los músculos un estímulo al que no estaban acostumbrados y se manifiestan a través de unas molestias musculares que nos impiden movernos con normalidad.

Sin embargo, muchos de nosotros no sabemos si es mejor descansar completamente hasta que se pasen dichas molestias o continuar entrenando hasta que desaparezcan. Veamos que es mejor hacer en el caso de que tengamos agujetas.

¿Debo descansar si tengo agujetas?

Descansar si tenemos agujetas no significa que no seamos buenos deportistas sino que nuestros músculos han trabajado más duro de lo normal y que nuestro cuerpo necesita de tiempo para recuperarse. Cuando los micro-desgarros musculares se reparan, las fibras musculares se hacen más fuertes, en un proceso que dura desde dos a cuatro días.

Un error muy común es asociar las agujetas con entrenamientos muy efectivos, sin embargo, las agujetas no indican que ganemos más músculo, sino que hemos dado a nuestros músculos más estímulo del que podían soportar.

La investigación empírica señala que entrenar sufriendo agujetas puede hacer las sesiones de entrenamiento menos efectivas y más duras de completar. Además, entrenar soportando un dolor muscular excesivo puede incrementar el riesgo de sufrir una lesión, por lo que el descanso se convierte en la mejor opción. Por lo tanto, lo mejor es conocer diferentes estrategias que se puedan aplicar antes y después del entrenamiento para evitar el dolor muscular.

Algunas personas prefieren aliviar el dolor muscular realizando actividades de bajo impacto como andar, dar un paseo en bici o nadar. Sin embargo, aunque se traten de actividades físicas suaves y puedan producir una ligera mejora de nuestras molestias, probablemente esta no durará mucho tiempo.

Por eso, si tenemos agujetas lo más sensato es reducir la intensidad o duración de nuestros entrenamientos o incluso parar completamente durante unos días si el músculo nos duele al tocarlo o si limita seriamente nuestra movilidad, ya que en ese caso podríamos estar empezando a ser víctimas del sobreentrenamiento.

Si no te apetece rebajar la dureza de tus entrenos, puedes utilizar rutinas divididas como una torso-pierna,  de forma que puedas entrenar todos los músculos en días distintos y posibilitar que reciban la misma atención y el tiempo necesario para recuperarse.

¿Cómo prevenir las agujetas?

Si lo que quieres es que no te aparezcan las agujetas, lo mejor es incrementar la intensidad y duración de nuestros entrenamientos de una manera gradual y progresiva. También es importante realizar un buen calentamiento antes de cada sesión, ya que aunque no está demostrado que puedan evitar las agujetas, unos buenos ejercicios de calentamiento prepararán nuestros músculos para el trabajo posterior y disminuirán ligeramente el dolor muscular.

¿Qué hacer si tenemos agujetas?

Algunos deportistas optan por realizar baños de agua helada después de una competición siguiendo la lógica de que las temperaturas frías restringen a los vasos sanguíneos, reduciendo la inflamación muscular y ralentizando el proceso de descomposición de tejido.

El masaje terapéutico también es una buena opción para disminuir el dolor sin dificultar la función muscular.

Por último, una buena rutina de estiramientos después de un entrenamiento duro puede ayudarnos ya que gracias a ellos eliminamos la tensión de los músculos y les ayudamos a recuperarse más rápidamente, aunque por desgracia no siempre va a asegurarnos librarnos de las temidas agujetas.

Conclusiones

El dolor muscular aparece como consecuencia de los desgarros microscópicos de las fibras musculares producidas después del ejercicio físico.

Entrenar de una manera ligera con los músculos doloridos puede ayudar a reducir el dolor y acelerar la curación, pero si la intensidad es algo más alta de la conveniente podemos sufrir una lesión.

Si el dolor es muy intenso, lo mejor es parar completamente y dejarlos recuperarse bien.

Si no quieres dejar de entrenar, prueba a realizar una rutina dividida donde trabajes grupos musculares diferentes cada día.


Sobre esta noticia

Autor:
Fitness House (362 noticias)
Visitas:
866
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.