Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ordos escriba una noticia?

La decadencia del Imperio Yankee

06/11/2020 15:05 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Pase lo que pase en las próximas 48 horas, nada va a cambias en el planeta, sea quien sea el ganador no va a devolver a los EE.UU. a su condición de Imperio planetario, que ya había comenzado a declinar desde la era Obama

La nueva locomotora de la economía mundial es China y ese es un hecho irreversible, como lo es el hecho de que China ocupará el papel de primera potencia militar y aeroespacial del planeta en los próximos cinco años.

Quien diga lo contrario se equivoca y a los hechos hay que remitirse, so pena de estar loco o no saber leer los datos estadísticos y los resultados prácticos de la pandemia global.

Donald Trump, se ha encargado de desprestigiar a su país de la forma más rastrera e ignominiosa posible durante su mandato enterrando a su país en un lodazal.

Abandonar la Organización Mundial de la Salud en medio de un pandemia global, no sólo es impresentable es un insulto a la humanidad que no pueden olvidar los pueblos del planeta.

Desentenderse de los acuerdos internacionales suscritos por los anteriores presidentes de los EE.UU. es un acto de prepotencia inadmisible para un país serio y eso es lo que ha dejado de ser EE.UU., un país serio.

Alentar el odio racial y religioso es una irresponsabilidad propia del fascismo y de países fallidos y eso es lo que ha hecho Donald Trump durante todo su mandato, poniendo en evidencia a los EE.UU. como nación respetable en el contexto internacional.

No hay ni un solo político serio en todo el planeta, que defienda la gestión política de Donald Trump durante su mandato presidencial.

Su política de embargos y provocaciones a China ha tenido y va a seguir teniendo nefastos resultados para la economía norteamericana.

Su política de provocación en Oriente Medio y su decisión de reconocer a Jerusalén como capital del Estado de Israel  ha sido una afrenta para el pueblo palestino y los pueblos árabes en general.

Donald Trump, ha sido capaz de denunciar ante el resto del mundo que las elecciones de los EE.UU. son fraudulentas, como en cualquier estado fallido, es decir, que en “el país más serio del mundo” se manipulan las elecciones.

Trump deja un país hecho trizas al que le quedan pocos amigos

Claro, que lo que nadie puede negar, es que el sistema electoral y de recuento de votos en los EE.UU. es una vergüenza y algo inadmisible en un país que se precie de serio, a estas alturas de siglo.

Pero el colmo del ridículo estaría por llegar, ya que en el caso anunciado, de que Donald Trump impugne las elecciones, con las graves consecuencias que se derivan de este hecho, los EE.UU. quedarían en ridículo ante el mundo.

Y en el peor de los casos, si estas impugnaciones no se resuelven antes de la fecha de la toma de posesión, sería designada Presidenta la presidenta de la Cámara de Representantes, es decir la señora Nancy Pelosi.

En cualquier caso el bochorno es evidente en el que fuera en su día el país más poderoso del planeta y que gracias a este espectáculo, ha pasado a ser como una república bananera del montón, el hazme reír del planeta.

Ya nadie duda que los EE.UU. han perdido el liderazgo del planeta, nadie pone en duda que el Tío Sam es un abuelo decrépito incapaz de liderar ni siquiera su propio país.

Las cadenas de TV norteamericanas se han visto obligadas a cortar la transmisión del discurso de Donald Trump cuando éste decía que las elecciones son un fraude, avergonzadas de que su Presidente pusiera en cuestión un sistema electoral que hasta la fecha nadie había cuestionado públicamente y menos el Presidente de los EE.UU..

Si los mismos norteamericanos ponen en duda su sistema electoral, ¿qué no podrán decir otros países? ¿Quién va a respetar a un presidente norteamericano que resulta electo en un proceso electoral que está en duda?

La irresponsabilidad de Donald Trump está fuera de dudas, ahora queda por saber si la seriedad de los EE.UU. sigue por el mismo camino.

De aquí a Enero acudiremos a peores tropelías.

 (Ver mi artículo de hace 4 años sobre el susudicho)

@ordosgonzalo

 

 

gonzalo   alvarez-lago   garcia-teixeiro


Sobre esta noticia

Autor:
Ordos (1393 noticias)
Visitas:
4894
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.