Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

El deshielo de su suelo, convertirá a Siberia en un desierto más cálido que el Sáhara, una gran catástrofe ambiental

06/09/2013 10:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La amenaza será realidad en 2020. El derretimiento del permafrost de Siberia liberará 1.500 gigatoneladas de dióxido de carbono y gas butano, el peor episodio del cambio climático

Los hielos eternos de Siberia se derriten, lo cual es una catástrofe ambiental. El permafrost, que ocupa la mayor parte del territorio ruso, se puede reducir sustancialmente antes de 2020, según predicen los científicos rusos.

Las tundras de las partes más septentrionales de Siberia se caracterizan por un clima extremadamente frío, pudiendo alcanzar fácilmente los 50º C bajo cero (en Siberia Oriental, más exactamente en Verjoyansk se han registrado temperaturas inferiores a 60° Celsius bajo cero). El resto de Siberia se compone de zonas boscosas (taigas) y pantanosas donde predomina un clima continental muy extremo, con veranos breves e inviernos prolongados muy rigurosos y poco soleados. El permafrost determina la vida del hombre de Siberia y ¿ahora?

Ahora, el derretimiento del permafrost permanente dará lugar a la erosión de los caminos y es un hecho la destrucción de casas rurales y edificaciones de algunas ciudades.

El permafrost (denominado también permahielo) es, a grandes rasgos, una capa subterránea de tierra o roca con hielo y materia orgánica atrapada que, estando lo bastante resguardada de los rayos del Sol, puede en su mayor parte permanecer congelada de manera ininterrumpida durante miles o incluso millones de años.

Los datos obtenidos en esta nueva investigación provienen del análisis cuidadoso de estalactitas y estalagmitas de cuevas situadas a lo largo de la "frontera del permafrost", donde el suelo comienza a estar permanentemente helado en una capa de entre decenas y cientos de metros de espesor. Como las estalactitas y las estalagmitas crecen solamente cuando el agua de lluvia líquida y la nieve derretida gotean dentro de las cuevas, estas formaciones sirven de "caja negra" para consultar cuánto tiempo ha transcurrido desde la última vez que el terreno experimentó un derretimiento significativo.

Pero lo que es aún peor: en los próximos 50 años Siberia corre el riesgo de convertirse en un cálido desierto, auguran los investigadores. Será el Sahara de Rusia.

Los científicos pronostican el fin de la capa de hielo en el norte de Rusia que podría desaparecer y el pensar que se trata de un fenómeno natural, no es un consuelo ni aportará ventajas para el país.

"Las consecuencias económicas de la fusión del permafrost pueden ser deplorables. Por ejemplo, instalaciones de gas natural, líneas eléctricas, carreteras, vías de tren y edificios de esta región están construidos en terrenos que reposan sobre el permafrost y por tanto son vulnerables al deshielo. Una fusión de permafrost de esa envergadura deformaría los suelos sobre los que se cimentan muchas estructuras de esas clases, dañándolas”.

“No fue un error de cálculo sino, entonces, una sabia decisión y bien planeada. Nadie podía pensar que el suelo se iba a descongelar como una nevera”, explicó el glaciólogo Yuri Badu, de la Facultad de Glaciología y Geografía de la Universidad Estatal de Moscú Lomonosov, en una entrevista de la emisora La Voz de Rusia.

Una investigación realizada en cavernas siberianas por especialistas de la Academia Rusa de Ciencias, la Universidad de Oxford, y otras instituciones sugiere que un aumento de 1, 5 grados centígrados en la temperatura global provocará el deshielo definitivo del permafrost (masa congelada permanentemente en el subsuelo cercano a la superficie y compuesta por hielo mezclado con otras materias) de una gran área de Siberia, lo cual liberará el carbono retenido durante miles de años en esos suelos y causar inmensos daños.

En Europa ese fenómeno se notará con el fin de la Corriente del Golfo y los inviernos de la costa cantábrica, a la altura de Nueva York serán muy fríos

Esa fusión del permafrost en Siberia a la postre podría liberar a la atmósfera más de 1.000 gigatoneladas de dióxido de carbono y de metano. (Una gigatonelada equivale a mil millones de toneladas). La liberación de tamaña cantidad de esos dos gases con efecto invernadero podría acentuar de manera significativa el calentamiento global.

Los registros de un período particularmente cálido que se produjo hace unos 400.000 años sugieren que un calentamiento global (con respecto al clima moderno preindustrial) es suficiente para causar un deshielo considerable del permafrost mucho más al norte de su límite sur actual.

Como el permafrost reside bajo aproximadamente el 24% de la superficie terrestre del hemisferio norte y Siberia se extiende aproximadamente al 60% del territorio ruso, un deshielo significativo podría afectar a amplias zonas y liberar gigatoneladas de carbono. Esto tendría graves repercusiones para los ecosistemas de la región, y para el entorno humano, tal como advierte Anton Vaks, del equipo de investigación.

Sin embargo, otros investigadores son más optimistas y sostienen que el permafrost se derrite más lentamente y no se reducirá en 2020 sino hacia 2050.

La amenaza más inesperada para Siberia es que la región se va a convertir en un desierto más cálido que el Sahara

Son los detalles de lo que el futuro le depara a Siberia después de la desaparición del hielo. "Decir que se convertirá en un desierto es poco, en un lapso de 50 años habrá un desierto con dunas de arena caliente. Otros geólogos opinan que por el contrario, Rusia podría tener allí un desierto de hielo. Todo esto se debe a que es muy alta la probabilidad de que se detenga la corriente del Golfo", afirma Alexéi Karnaújov, geofísico biólogo del Instituto de Biofísica Celular de la Academia de Ciencias rusa.

El experto recordó que tras el vertido de crudo de una plataforma de BP en el Golfo de México, el petróleo formó un tapón “multicapa” que ralentiza el curso de la corriente del Golfo y podría detenerla en un futuro.

La opinión de los científicos es unánime en cuanto a que el derretimiento de la capa de hielo en el mundo no se detendrá. Incluso si toda la humanidad frenase al mismo tiempo la producción de gases de efecto invernadero, el calentamiento continuaría de todos modos. El ser humano tendrá que adaptarse a las nuevas condiciones.

Pero el fin de la Corriente del Golfo (de México) es noticia para Europa y para toda la zona atlántica que goza de ella. La costa Cantábrica de España (Bilbao está a la altura de Nueva York) podría tener inviernos muy fríos y prolongados.

FUENTE: DIASPORAweb ESPECIAL PARA GLOBEDIA        


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1690 noticias)
Visitas:
10714
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.