Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Modesto Rodriguez escriba una noticia?

Día Nacional del Periodista: Festejos y preocupaciones

05/04/2015 09:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Como existe la "diversidad" rica en situaciones, los periodistas en su día nacional, habrá espacio para celebraciones y preocupaciones. Todo dependerá del cristal con que se mire, o de la situación en la que se encuentre cada cual. Como dijo en una exposición una expresidente del Colegio de Periodistas, esta profesión no es para hacerse millonario, y cada cual desarrolla su talento y habilidades para sobrevivir y avanzar. Eso, deja como resultado natural, una diferencia de clase, entre los mejor acomodados y los simple "proletarios" del periodismo, que enamorados de ética y principios, se han pasado décadas, afanando con un "sueldito" que apenas les proporciona arroz con habichuelas. Cuando tienen que irse o son desplazados, pasan a formar la larga fila de los "pordioseros", y si están enfermos, no pueden financiar la compra de un calmante. Y qué decir de la familia. Los hijos de los periodistas "proletarios" o cesanteados, sin proponérselo el comunicador, los convierte en víctimas de su propia incapacidad para sostenerlos, dentro de un marco de dignidad. El periodismo es en la práctica, un oficio para solteros y soñadores. No alcanza lo que pagan por esta peligrosa profesión, para asegurarle a una familia sus demandas generales. Los periodistas en la República Dominicana, siempre han tenido que manejar dificultades en la profesión, así como en su vida social, personal, asumimos que igual ocurre con los colegas de otras naciones, porque con sus diferencias, el problema de los periodistas debe tener una media regional. Gracias a Dios, que la profesión se realiza con un mínimo de garantías, y que han ocurrido amenazas y muertes, encarcelamientos y otros problemas que ponen en riesgo al periodista y la profesión, pero en sentido general, hay una relativa libertad de expresión y difusión del pensamiento que permite ejercer el periodismo sin mayores preocupaciones, en medio de un clima de respeto y consideraciones. Es cierto que se agota un proceso de relevo generacional en el que cada vez que los medios de comunicación social avanzan en la tecnología, un grupo de periodistas de antiguas generaciones, muchos de los cuales no se prepararon para estos cambios, quedan desplazados por la edad y por sus dificultades en el manejo de ciertas tecnologías. Pero hay empresas periodísticas que han mandado para sus casas a paquetes de comunicadores sociales, ya no por la edad y el problema de las tecnologías, sino por convertir en ahorro de capital la diferencia entre lo que se debe pagar al experimentado y el Nóbel. Muchas empresas, tampoco quieren cargar con "el muerto" de una jubilación o una pensión y se lo dejan como un problema social que crece y se acumula al Colegio Dominicano de Periodistas (CDP) que se queda manejando el problema social de los periodistas, o a los gobiernos, que generosamente, cada año, construyen nómina adicional, con los "heridos" del sistema, envejecidos, enfermos, incluso con enfermedades catastróficas y terminales, otros con crisis emocionales derivadas del estrés con el que se ejerce el periodismo y otros muchos minusválidos, por ataques cerebrales, entre otras causas como un accidente de tránsito. Estando en Nueva York, la entonces presidenta del Colegio Dominicano de Periodistas (CDP), licenciada Mercedes Castillo, hizo una panorámica sobre lo que llegó a conocer como problemas sociales y laborales de los periodistas, un cuadro que puede tener variaciones mínimas, pero que permanece como si fuera una fotografía. Castillo, en ese entonces habló de la situación económica, de inseguridad social y carencia de viviendas, por la que atraviesan docenas de comunicadores criollos ya envejecientes o retirados de la profesión y los que no tienen atención de los gobiernos del país. Los comunicadores tampoco tienen garantías al momento de morir, quedando sus viudas e hijos al desamparo. En el CDP se han establecido cinco programas, uno de ellos de asistencia social, los que deben continuar para dar respuesta a la situación de los periodistas que carecen de recursos económicos que les permitan la sobrevivencia, cuando ya no pueden continuar en el ejercicio, planteó en esa oportunidad Mercedes Castillo. Dijo que aunque el CDP tiene un instituto de previsión y protección, éste no funcionaba adecuadamente, porque sus mecanismos no están desarrollados y sólo puede atender mínimamente las referidas situaciones. "Nosotros asumimos la responsabilidad de atender a cada periodista que no pueda por sí mismo o la institución donde trabaje su caso de salud", explicó . Hay que reconocer que cada gestión en el CDP, unos que otros presidentes y las directivas, hacen esfuerzos por desarrollar iniciativas para manejar el problema social de los periodistas, no el económico. Y agradecer que se ha encontrado un canal Gobierno-CDP mediante el cual, elegidos por sus prioridades, son dignificados con una pensión del Estado que mínimamente le proporciona para las "pastillas", algo más que no pudieron conquistar de los lugares donde dejaron su vida y energía.


Sobre esta noticia

Autor:
Modesto Rodriguez (23811 noticias)
Fuente:
antillas1.blogspot.com
Visitas:
320
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.