Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sixtojavier escriba una noticia?

Dicotomías del carnaval

01/03/2017 11:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Aranzazu del Castillo

Se acercan los carnavales, aunque llevamos preparándonos para ellos desde incluso antes de las navidades. El cartel llegó en mayo generando, por cierto, cierto revuelo entre los canarios, y las agrupaciones -comparsas, murgas, rondallas- llevan ya tiempo calentando motores -voz, cuerpo y espíritu.

Con los carnavales llega la música, el disfraz, el baile, el reír y el soltarse. En el mismo espacio -cuatro calles principales- se mezclan personas de aquí, de allá y del más allá. Autóctonos y guiris, todos aderezados con el elixir explosivo que corresponda. Una mezcla de música de siempre ( "no hay por qué llorar, que la vida es un carnaval...") y de ahora rebota contra las paredes de los edificios -por desgracia para los vecinos- y hace vibrar el corazón de aquellos bailones que se atreven a transitar la zona abarrotada.

Salir en carnavales es un ejercicio de soltarse, de ser quien no se es normalmente durante la formal rutina del día a día. Es un ejercicio de tolerancia, de tropezarse con un "superior" o con un "jefe" disfrazado de pingüino y entender que nada de eso le quita valía como profesional. Es un ejercicio de sociabilidad, de mezclarse y hablar, de atreverse a iniciar conversaciones con conocidos y desconocidos utilizando cualquier pretexto, sin preocuparse por el qué dirá o pensará. Es un ejercicio de idiomas, para aquel que se dispone a integrar a los turistas en la movida carnavalesca. Es un ejercicio de los de verdad, especialmente para aquellos que aprovechan para bailar y bailar hasta que la mañana asoma entre bloques de edificio.

Más sobre

El carnaval ofrece esto y mucho más. Desde hace algunos años, con su extensión a las horas diurnas -el famoso carnaval de día? invita a mucho más y a muchos más (p. ej., a todos aquellos que, por horario, dejaron el festival). En este nuevo escenario se crean dinámicas familiares que, durante la noche, jamás hubieran sido posibles y se produce un intercambio intergeneracional -entre abuelos, padres e hijos- que aporta mayor sentido a toda esta festividad.

Pero todo hay que decirlo. No es verdad. A todos los canarios no les gustan los carnavales. En esto parecemos ser bastante dicotómicos: o nos encantan o los odiamos. Entre estos segundos, los hay quienes, aprovechando la concentración de masas en las capitales, hacen escapadas y disfrutan de la soledad de otros rincones de la isla: tesoros de mar o de montaña. Y también los hay quienes van más allá y traspasan las aguas que nos rodean para visitar mundo y traer consigo un maletín lleno de nuevas experiencias.

Sea como fuere, seas de un extremo u otro ? te encanten u odies los carnavales- o seas de un punto intermedio, ¡aprovecha de estos días libres para desplegarte como quieras, con quien quieras y donde quieras!


Sobre esta noticia

Autor:
Sixtojavier (1062 noticias)
Fuente:
revistabinter.com
Visitas:
1531
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.