Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Modesto Rodriguez escriba una noticia?

Entre apagones y alumbrones...

13/11/2014 11:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Si se apaga el país, igual la economía

Por JM Rodríguez

La hasta ahora exitosa presidente de Chile, Michelle Bachelet, ha dicho en una de sus giras a Europa, que sin energía eléctrica es imposible el desarrollo de un país. Lo ha dicho al exponer los retos que tiene Chile para asegurarse un sistema de suministro energético que le permita avanzar y no estancar sus pasos hacia el desarrollo pleno y alcanzar el rango de ser miembro del club de los países del primer mundo o al menos en el rango de la OCDE.

Y tiene razón. Si nos fijamos bien, al igual que el agua, la energía eléctrica es imprescindible para alcanzar el desarrollo.

Nos lleva a preocupación la reciente afirmación del vicepresidente ejecutivo de la CDEEE, ingeniero Rubén Bichara Jiménez de que la solución no está solo en la construcción de las plantas a carbón que impulsa el Gobierno en Punta Catalina.

Sabemos que hay planes para modificar contratos vencidos y cambiar la matriz, obligando a la reconversión y al uso de combustibles más amigables al ambiente y baratos, de manera que podamos servir energía eléctrica a precios justos y que la población pueda pagar. Si le ponemos un kilovatio hora entre los 18 y más 25 centavos de dólar al cliente, es para que lo pague los de mejores ingresos y no pueda hacerlo los consumidores de menor ingreso, como ha estado ocurriendo y no es porque el pueblo dominicano se quiera robar la luz, simplemente, no puede pagarla a ese precio y punto.El FMI nos ha advertido que el endeudamiento de la República Dominicana está en la frontera del 50% del PIB, pero si es para hidroeléctricas, para cambiar la matriz de generación, no debiéramos tener miedo a seguirnos endeudando en asuntos seguros en la inversión, y con alta tasa de retorno como las hidroeléctricas.

Confiamos en que si no es con las plantas a carbón la solución al problema eléctrico, junto a las conversiones a gas natural, que se complete el parque de generación con agua, que tenemos bastante y la desperdiciamos dejándola escapar al mar, y que sigamos aprovechando para generar electricidad, el viento y el sol que tenemos gracias a nuestro privilegio climático.

Un país no productor de petróleo como la República Dominicana, puede reducir su dependencia de combustibles fósiles mediante la generación hidro, eólica y solar en su parque de suministro.

Esperamos hagan un estudio del impacto al ambiente y en la salud de los habitantes del hogar de tener miles de hogares agenciándose electricidad a fuerza de baterías que emanan substancias tóxicas, por las deficiencias de las Empresas Distribuidoras y de los generadores de Electricidad, pese al alto subsidio que reciben y que sale del sacrificio del pueblo dominicano, que en la práctica está sometido a una doble tributación, la que se le arranca para formar el subsidio, y la que se le cobra vía las altas facturaciones mensuales. ¿O acaso no es una participación en el pago adelantado de la electricidad, la contribución del pueblo dominicano a la generación de los fondos del subsidio, estimado en los últimos años en cerca de 40 mil millones de pesos entregados al sector eléctrico?.Pobre pueblo dominicano que por lustros ha tenido que sufrir el entramado que la clase política con complicidades privadas le ha formado con este esquema de servicio eléctrico, y del cual no sabemos cuándo saldremos...

LAS EDES

Las empresas distribuidoras, conscientes de que el actual diseño del sector eléctrico, le impide al grueso de la población ser un pagador religioso, han optado por el esquema de los apagones administrativos. Pero se han cometido abusos. En la factura que se presenta a los que pagan, parece que le suman por igual apagones y alumbrones. Solo falta que un genio del sector se invente incluir en la facturación la luz que proviene de la luna llena y la que cada día nos ofrece nuestro astro sol, la de las velas en la noche o al encender un foco, un celular o un fósforo.

EDESUR, que es nuestro referente, por estar en su jurisdicción, tiene un equipo de empleados y subcontratistas, que el nuevo administrador Hipólito Núñez, suponemos que no está advertido, simplemente debería auditar y sancionar ejemplarmente.

Dentro del horario que han dispuesto ellos mismos, en la Administración, 8 de la mañana a 2 de la tarde, 8 de la noche a 4 de la mañana, los operadores de circuitos de EDESUR en el Oeste de la provincia Santo Domingo, provocan, no sabemos si es por fallas técnicas, o cuál razón, porque no hay comunicación pública, entre uno y siete apagones de entre 10, 15 y 20 minutos de intérvalo, de manera que la población, la que paga y la que no puede, recibe en ese horario entre 2 y media y tres horas o cinco en el interregno.

A veces creemos que este "arbolito navideño anticipado", en que se ha convertido el precario, caro y de muy mala calidad suministro de EDESUR, puede tener un costo político para el partido de gobierno y para el presidente Danilo Medina, derivado de las maledicencias populares, y las advertencias de cobrar las cuentas en las próximas elecciones, tras cada maniobra de estos técnicos que parece se complacen con provocar apagones, dañar equipos domésticos y poner gente en peligro. No dudamos de que estos auxiliares de EDESUR estén comprometidos políticamente con adversarios u opositores a las actuales autoridades.

Más sobre

EDESUR, pudiera dejarle saber a la población si tiene que apagar por razones de reparaciones técnicas, tal y como se hacía en el pasado, y no sorprender a la gente con estos apagones incómodos, sobre todo de noche.

Pocos saben lo que sufre la gente en una casa oscura de noche, y a los peligros que se expone. Cualquiera, sobre todo niños y ancianos, pudieran sufrir en la oscuridad, un accidente que puede costarle la vida; desnucarse al caer de una escalera o romperse un hueso al tropezarse con algún mueble. Provocar involuntariamente un incendio en la casa por una vela.

Antes las velas eran para cultos religiosos, ahora son una herramienta para romper las tinieblas dentro del hogar. Los que venden velas y fósforos han hecho fortunas inestimables en esta crisis de apagones, ya que diariamente el que no tiene otros medios, tiene que sacrificarse y adquirirlos.

Los habitantes de los hogares de los barrios de la periferia, el que no ha podido comprar una planta eléctrica, un panel solar o un inversor de dos baterías, tiene que gastar cerca de 400 pesos entre fósforos y velas mensalmente, suma que bien pudiera incluir para pagar el servicio eléctrico.

Con el agravante de que muchas familias, sobre todo donde los jefes del hogar no están trabajando o hay uno de los dos desempleado, a veces no tienen para gastar los 20 o 50 pesos que hay que gastar a diario en las noches para defenderse de la tiniebla en el hogar. Se ha puesto de moda adquirir celulares de esos que portan "focos", para desplazarse por las calles en las noches a oscuras o para caminar dentro de la casa, o estar en las galerías.

Las casas se han vuelto inhabitables de noche. Los jóvenes se exponen a salir a las calles, celular encendido, porque se aburren en sus propias viviendas. No pueden escuchar radio o encender el televisor por causa de estos tediosos y largos apagones. Hay un horario fatal dispuesto por EDESUR y que lo va rotando de sector en sector. Apagar a las 6 de la tarde y regresar el precario servicio a la medianoche, cuando ya la familia duerme.

Salones de belleza, talleres, oficinas de servicio, colmados y pequeños negocios, mypimes, simplemente o han quebrado o están en la ruta de hacerlo, a causa de los incorregibles apagones.

Escuelas y liceos nocturnos, colmados, hospitales, no pueden garantizar servicios de calidad por los apagones y tienen que disponer de gran parte de su presupuesto para vencer la oscuridad.

El motor de la industria, de las labores productivas es la electricidad. Pero además forma parte de la seguridad pública, precisamente ahora que tenemos un alto nivel de inseguridad, derivado según opiniones expertas, del porcentaje que debe superar el 18% de parados laboralmente, de desplazado por la competencia haitiana, de mentes ociosas, de enfadados por su fracaso, por la discriminación laboral y la falta de empleos, y de otros factores.

El servicio eléctrico, es la economía, y sobre todo de noche, es un tema de "seguridad pública", porque cualquiera, hasta en su hogar puede ser víctima de un ataque de un antisocial, miembro de alguna banda de inadaptados. Si apagamos el país, apagamos la economía.


Sobre esta noticia

Autor:
Modesto Rodriguez (23811 noticias)
Fuente:
antillas1.blogspot.com
Visitas:
436
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.