Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Modesto Rodriguez escriba una noticia?

Eric Rivero: Dice sin desarrollar el campo no se puede resolver el problema central de República Dominicana

28/03/2014 13:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

image

DISCURSO DE ERIC RIVERO EN LA REUNION DE CONFENAGRO CON EL

PRESIDENTE DANILO MEDINA,

MOCA, 26 DE MARZO DE 2014

Señoras y señores:

Señor Presidente:

En este momento histórico en que vive nuestro país, nos congregamos en

esta tarde par juntos hacer grandes cosas.

En primer lugar, le damos la más calurosa bienvenida y el agradecimiento

por haber acudido, con la humildad que le engrandece, a este encuentro

con La CONFENAGRO, institución que sintetiza un músculo social

integrado por más de 15 sectores productivos y más de 600 asociaciones,

federaciones, cooperativas, confederaciones y clusters, que aglutinan a

más de 200 mil productores organizados en todos los subsectores de la

agricultura y la pecuaria, de quienes dependen la mayor parte del medio

millón de trabajadores que con sus familias integran una masa que

impacta a millones de seres humanos del campo y de la ciudad, con un

fuerte impacto en el comercio, la industria, el turismo y las exportaciones.

De hecho, señor Presidente, la agropecuaria nacional, más que un

significado estadístico y macroeconómico; más que un simple número

porcentual del Producto Interno Bruto; más que un neto en las

tributaciones fiscales, es ámbito de sueños y aspiraciones de medio

pueblo dominicano; aquel que deja en el surco, en el corral, la granja y en

el ordeño sus mejores energías y anhelos.

Y es que el campo, no es sólo un lugar de origen y alegrías, sobre el cual

solo recordarnos cuando se muere un pariente lejano. El campo

dominicano es ese espacio vital desde donde se conjugan las energías y

voluntades para darle vida a la ciudad, pero muy especialmente, la fuente

primigenia de nuestra identidad, de nuestras tradiciones, escenario de

nuestra historia épica, pero sobretodo, fuente de la riqueza que

engrandece nuestra patria.

Lo que somos y lo que seremos, nuestra sensibilidad, nuestra fuerza

interna, se ha forjado en la más recóndita loma de Arrollo Cano, en las

interminables llanuras de Jima o en los Prados de Puerta de Mulo y San

José de los Tocones.

Por eso queremos reiterarle, lo que en anteriores ocasiones le hemos

expresado, y es nuestra plena identificación con su disposición a impulsar,

junto a usted, la producción agropecuaria nacional, lo que se expresa

prácticamente de manera cotidiana en una buena parte de sus

ejecutorias.

Al cabo de lo que lleva en su ejercicio presidencial, ha inspirado en

nosotros la convicción de que como hombre de origen humilde y

campesino, ha podido interiorizar la vital importancia del sector

agropecuario en un proyecto de país, lo que ha sido precisamente nuestra

principal demanda desde hace muchos años.

Con sus acciones usted ha demostrado comprender perfectamente que

este es un país de eminentemente agrícola y pecuario y no una economía

de servicios, como algunos teóricos" de la chapusería han querido

falsamente acreditar, con una visión ajena a nuestra realidad y fomentada

estrictamente por caprichos sin sustancia.

No hay que olvidar que las grandes economías del mundo, empezando por

las de mayor desarrollo industrial y financiero, han sido y son economías

de gran desarrollo agrícola, porque la alimentación es el primer recurso

estratégico, tanto en la paz como en la guerra; porque sin alimentos no es

posible concebir el desarrollo ni romper las ominosas consecuencias de la

dependencia.

Y es que sin desarrollar el campo, no se puede resolver el problema

central de la República Dominicana, del que derivan nuestros peores

males: el desempleo, que genera la falta de oportunidades, la vagancia y

la marginalidad, la pobreza, y que lleva a la incertidumbre, que a su vez

impulsa a los seres humanos hacia los peligrosos senderos de la

delincuencia y el clientelismo.

De su estrategia de estímulo al campo, celebramos de manera particular

su política dirigida a incentivar las iniciativas de los grupos asociativos y

apoyarlos con financiamiento, aunque debemos asumir el crédito estatal,

como usted mismo señalara recientemente, con sentido de

3

responsabilidad, pues el dinero del Estado es de todos y, por tanto, todo

préstamo hay que pagarlo.

Por eso saludamos el énfasis que usted pone en el deber de evitar que

éste se convierta en inversión sin retorno, que no genera riqueza

permanente, sino pobreza sin solución.

La mejor manera de asegurar que los créditos otorgados a los grupos de

pequeños productores puedan contribuir con su objetivo original de

reducir la migración urbano-rural y puedan ser devueltos por los

beneficiarios, para así incluir a nuevos productores, es integrando a los

procesos de vigilancia y acompañamiento, a las federaciones e

instituciones de segundo y tercer nivel, las cooperativas, que con prestigio

experiencia y solvencia moral y económica, puedan contribuir al éxito de

estos nobles proyectos.

Desde CONFENAGRO, y sus diferentes instituciones, nos ofrecemos a

colaborar con usted, en este gran esfuerzo desarrollista para acompañar el

progreso de los miles de pequeños productores.

Porque a pesar de que el sector agropecuario ha sido un sector

históricamente olvidado, y políticamente penalizado, visto desde los

veloces autos y las torres altas, como un sector atrasado; no es menos

cierto, que todavía respiramos, y que nuestros aportes al desarrollo del

país son notables y con su colaboración y compromiso, como lo ha

demostrado, pueden ser mucho más significativos en el progreso del país.

Porque, a pesar de todo....

¿Quién puede negar el dedicado ejemplo de esfuerzo y lucha por el

sostenimiento y el crecimiento del sector ganadero, con más de sesenta

mil productores, una dependencia laboral que supera las 300 mil personas

y una derrama económica social que llega amás de 500, 000 de personas?

¿Cómo desconocer lo que representa para la economía exportadora del

país el sector bananero, principal rubro de exportación agropecuaria

dominicano, con una poderosa presencia en el mercado europeo y del

mundo?

4

¿Qué no decir de los eficientes productores de pollo y huevo, con

tecnología de estándar mundial, capaces de producir casi el doble de lo

que consumimos, y de alimentar a más de dos pueblos, sobre todo cuando

logremos superar las dificultades que han limitado nuestras

exportaciones?

¿Cómo olvidar el esfuerzo histórico de los productores de arroz, quienes a

todo lo largo de la historia han sabido aprovechar eficientemente nuestra

condición de ser el país demayor disponibilidad de agua en el continente,

para extraer de la tierra, para todos los dominicanos y mas allá, el

alimento básico de nuestra dieta nacional, incorporando y evolucionando

tecnologías agrícolas propias e importadas? Hoy por hoy somos

autosuficientes y tenemos una productividad que se compara con

cualquier país del mundo.

Los porcicultores, por su parte, han alcanzado niveles de genética y

tecnología envidiables, sabiendo imponerse con férrea voluntad

productiva a las importaciones desleales y a condiciones adversas en que

han tenido que desenvolverse.

Tenemos la capacidad de impulsar el sector de la acuacultura, que puede

aportar un ahorro de más de 150 millones de dólares de divisas, sólo con

impulsar la reactivación de las 103 granjas cerradas en todo el territorio

nacional.

El sector caña, otrora buque insigne de nuestras agro exportaciones,

puede relanzarse con poco esfuerzo, reactivando los ingenios cerrados y

volviendo a cultivar XXX miles de tareas de tierras hoy baldías y con sus

alrededores polvorientos de tanta miseria.

El sector cacaocultor, que solo necesita industrializar la materia prima que

exporta, y el sector de vegetales orientales y de ambiente controlado, son

un ejemplo fehaciente y recio del potencial del campo dominicano en

contribuir más y mejor al desarrollo del país.

Finalmente, sus queridos y ejemplares habichueleros de San Juan, que no

son solamente habichueleros, sino que son al mismo tiempo ganaderos,

arroceros, cebolleros, maiceros, batateros y yuqueros, en fin ejemplos de

trabajo y dedicación, tienen toda la posibilidad de accesar a mejores

tecnologías de riego, de producción, mejores condiciones crediticias, y

5

mejores vías de comercialización, para volver a ser el potente Granero del

Sur.

Si señor Presidente, tenemos esperanza en usted, en que junto a nosotros,

los sectores productivos organizados, que hemos sido víctimas de la

iniquidad,

las prácticas desconsideradas de grupúsculos que han

medrado con la concesión de los perversos permisos de importaciones,

con sectores históricamente golpeados, pero forjados como el acero,

podremos relanzar el campo dominicano, para que recupere su verdadero

sitial en la vida económica y social del país.

Aun no hemos logrado el tope que podemos lograr, y para eso tenemos

mucho trabajo por delante, pero sin embargo, el tiempo nos ha dado la

razón. Los precios internacionales de los principales alimentos están desde

hace años ya en una escalada alcista que conspira contra los pueblos más

pobres del mundo, y eso nos obliga a pensar de que por circunstancias

momentáneas de precios no debemos de darle la espalda a lo nuestro, a

lo que crea riquezas, a nuestra cultura productiva, a lo que genera

empleos, a lo que provee alimentos de calidad y en cantidad a precios

justos para nuestro pueblo, pero sobre todo, garantiza la paz social de

nuestra patria.

Para lograr nuestras metas, existen un conjunto de temas nodales que nos

gustaría trabajar junto a usted, con el objetivo de promover el desarrollo

económico y social del país, del que sabemos usted está plenamente

comprometido.

Nos interesa promover más las Exportaciones agropecuarias, que es la

mejor manera de ampliar nuestro mercado interno y reducir el déficit

comercial del país y la presión inflacionaria. Queremos también trabajar el

tema de la Energía y los Combustibles, hoy por hoy el principal cuello de

botella del país. También queremos aportar en los Planes de Seguridad

Ciudadana, como ya lo estamos haciendo con la Alfabetización, con

quienes hemos firmado un convenio de cooperación, al igual que con el

Ministerio de Medio Ambiente para la producción limpia.

Queremos que los programas sociales y las institucionales estatales

adopten una norma permanente y plena para preferir la producción

nacional a la importación y así promuevan el desarrollo del empleo en el

campo.

6

Nos preocupa sobremanera el incumplimiento de de algunas legislaciones,

como lo es el tema del Etiquetado de los productos, razón por la cual

queremos fortalecer la institucionalidad del país, así como la Coordinación

Institucional del sector agropecuaria.

Tenemos aprehensiones serias sobre los impactos del Libre Comercio

sobre los sectores sensibles, por lo que creemos que hay que fortalecer la

política de inserción del país, al tiempo que podemos solicitar ciertas

revisiones y dispensas a sectores que pueden ser severamente afectados.

Queremos colaborar con la creación de empleo digno, así como la

creación de una poderosa generación de relevo generacional que incluya

más y mejor a la mujer productora.

Los sectores congregados en CONFENAGRO queremos aportar a la

formulación de las políticas inclusivas y desarrollistas participando en

organismos estatales como la Junta Monetaria, el Consejo Nacional de

Seguridad Social y los Diferentes Consejos como el del Banco Agrícola, el

Cea, entre otros, y en los diferentes pactos solucionadores de viejos

rezagos, como los que promueve su Gobierno.

Solicitamos que se nos haga el espacio que merecemos en los organismos

estatales cuyas decisiones tienen que ver con la producción y la economía.

Así como la industria, la banca, las Zonas Francas, los exportadores, los

empresarios turísticos y el sector inmobiliario tienen asiento asegurado en

los órganos estatales decisorios, la agropecuaria puede contribuir mucho

desde su perspectiva al desarrollo del país.

Pero como ve, nuestra agenda de trabajo es larga. Queremos potencializar

y engrandecer mucho más el aporte de la agropecuaria al progreso del

país, por eso, más que cansarlo con propuestas y peticiones, más bien

queremos aportar nuestros recursos, ideas y voluntades, al cumplimiento

de la agenda de desarrollo de su Gobierno.

Para fines operativos, además de los temas que usted considere liberar

hoy, le proponemos crear, aprovechando la experiencia del Sector

Empresarial, una Comisión de Seguimiento a las Propuestas del Sector

Agropecuario, que aquí hemos perfilado y que seguirán perfilando en el

resto del día, lo que permitirá consolidar una agenda público-privada

7

para avanzar en soluciones que contengan los aportes de nuestros

sectores a su política de Gobierno.

Estamos seguros de que no nos equivocamos al considerar que su

accionar respecto al campo revaloriza a los productores agropecuarios;

intuimos de sus hechos su interés en elevar al sector agropecuario a

primera categoría en las prioridades nacionales.

Eso será un hecho real y contundente, el resultado de la alianza entre su

Gobierno y los productores, que le proponemos hoy, y que debe servir de

fundamento para que logremos el anhelo suyo, que es el anhelo de todos,

transformar la República Dominicana y a

Presidente Medina: puede usted contar con nosotros.

Manos a la Tierra

Manos a la Ubre

Muchas gracias


Sobre esta noticia

Autor:
Modesto Rodriguez (23811 noticias)
Fuente:
antillas1.blogspot.com
Visitas:
902
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.