Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Cultura escriba una noticia?

El esmoquin es rey en la alfombra roja de Cannes

14/05/2014 14:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

En la alfombra roja de Cannes no solo lució Nicole Kidman como princesa: la elegancia masculina también se da cita en la famosa escalinata, donde el esmoquin es obligatorio, confeccionado de preferencia por los mejores diseñadores, que hallan en el festival de cine un excelente escaparate.

Para la inauguración con la proyección de "Grace de Mónaco", el actor y director mexicano Gael García Bernal subió la escalinata del Palacio de Festivales con un impecable esmoquin con corbatín. El realizador danés Nicolas Winding Refn optó en cambio por una corbata negra.

Durante el festival, el look es obligatoriamente chic, con venta ambulante de corbatines en la calle, trajes de alquiler y otros en los escaparates de prêt-à-porter más acostumbrados a la ropa más informal.

image

La firma Smalto, con una tienda instalada al pie del palacio del festival, con vista a la famosa escalinata, vistió entre otros a Abdellatif Kechiche, Palma de Oro 2013.

"Cannes siempre fue una cita importante para nosotros. El festival permite a los hombres vestirse de manera más sofisticada", explica Yun Chong Bak, directora artística de la marca.

"Y los hombres prestan más atención a su aspecto que antes: quieren verse elegantes y llamar la atención en la alfombra roja", agrega.

Tras una muy buena cosecha el año pasado, Smalto viste a varios famosos en esta 67ª edición. Desde que se anunció la selección de películas, comenzaron las sesiones de prueba en París y se enviaron a la tienda de Cannes varias series de esmóquines para vestir en prêt-à-porter a aquellos que no se los mandaron hacer a medida.

¿Cómo diferenciarse vistiendo en esmoquin sin caer en el uniforme? Yun Chong Bak reconoce que la prenda implica códigos bastante estrictos.

"Un 98% elige el negro", dice. La diseñadora menciona también "la variante azul marino". El actor Ryan Gosling se atrevió con una chaqueta de color vino en 2011. Algunos optan por un look 100% blanco, incluyendo el corbatín, y otros prefieren llevar corbata.

- Contratos de exclusividad con los famosos -

El cuello de la camisa puede ser palomita o redondeado, explica Yun Chong Bak. "También lanzamos una chaqueta sin cuello, inspirada en el kimono, explica.

Según Kris Van Assche, diseñador de la casa Dior Homme, "contrariamente a lo que muchos piensan, llevar esmoquin no significa necesariamente limitación, se puede jugar con los códigos. Es lo contrario a un uniforme".

Steven Spielberg, Guillaume Canet, Orlando Bloom y Alain Delon, entre otros, apelaron a la casa Dior para subir la escalinata en 2013.

"Tenemos propuestas variadas", afirma Van Assche. Para esta temporada el diseñador reinterpretó el esmoquin en una versión más actual, que juega con lo formal y lo informal. Sigue siendo un esmoquin pero con un solo botón en la chaqueta y bermudas con raya de satín en la costura lateral.

El que se atreva a enseñar las pantorrillas seguro que no pasará inadvertido, pero en Cannes rara vez se puede pasar por alto la etiqueta.

Todavía se recuerda a Picasso, que en 1953 pasó por la alfombra roja con una chaqueta de piel de oveja. Hoy en día, muchas grandes marcas firman contratos con los famosos, les pagan para tener la exclusividad de la ropa que usan durante todo el festival.

"Nosotros no recurrimos a esas prácticas", aclara Julie Allanet, directora de marketing de Smalto. Pero reconoce la importancia comercial que representa la alfombra roja de Cannes.

"Nos resulta rentable en materia de presencia en los medios, en Francia y en el resto del mundo", explica.

"Desencadena ventas en todo el mundo", afirma Yun Chong Bak, "la gente es más sensible a este tipo de publicidad cuando el que lleva puesta la ropa no es un modelo".

"Eso demuestra que podemos vestir a todos, y que, altos o bajos, todos quedan bellos con Smalto", agrega Julien Allanet.

Aunque sea más fácil identificarse con un director de cine de aspecto normal que con un modelo de 20 años, habrá que tener una billetera abultada para un esmoquin de Smalto: unos 4.500 dólares en prêt-à-porter.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Cultura (1944 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
4774
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.