Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Diasporaweb escriba una noticia?

Gadafi, el extraño y extravagante amigo del Presidente Aznar, un amigo fiel

20/11/2014 05:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El coqueteo de Gadafi con la democracia empezó cuando viajó a Mallorca en 1984, donde se reunió con Felipe González, en la finca de un banquero de Santa Ponsa. Gadafi calificó a Ceuta y Melilla como ciudades árabes

 El presidente español José María Aznar y su colega libio, Muamar El Gadafi, durante su entrevista en un hotel de Trípoli de forma previa a la cena que en ese mismo lugar ofreció Gadafi al presidente del Gobierno español, quien inició el 17 de septiembre de 2003 un viaje a Libia que fue el primero que realiza a este país un dirigente occidental tras el levantamiento de las sanciones que le impuso la ONU. EFE / Bernardo Rodríguez

"Todo en Libia, todo, tenía que ser aprobado por Gadafi o uno de sus hijos", dijo Nansen Saleri, exdirectivo de la petrolera Saudi Aramco que participó en negociaciones que no llegaron a fructificar. Es una opinión que se repite en múltiples comentarios y que ayuda a poner en contexto la mediación que realizó José María Aznar para que una empresa española obtuviera un contrato millonario en ese país.

Abengoa no era una recién llegada a Libia. 

En 1978 cuando construyó en ese país su primera desaladora para una empresa pública libia. No se puede decir que careciera de contactos o experiencia. Pero asegurarse un contrato allí siempre ha supuesto mantener relaciones con la cúpula del régimen, y no había mejor carta de presentación que un exjefe de Gobierno que había tenido una muy buena sintonía con Gadafi.

"Libia es una cleptocracia en la que el régimen, sea la propia familia Gadafi o sus aliados políticos más cercanos, está metido en cualquier cosa que merezca la pena comprar, vender o poseer", dijo un informe de la embajada norteamericana en Trípoli, enviado en febrero de 2009 al Departamento de Estado y conocido gracias a Wikileaks.  Otro informe de mayo de 2006 destacaba que los privilegios comerciales o financieros podían perderse en función de criterios no siempre claros: "Gadafi se pronuncia a menudo en público contra la corrupción en el Gobierno, pero la élite bien conectada al poder tiene acceso directo a acuerdos empresariales muy rentables. Este acceso puede desaparecer con facilidad cuando los individuos en cuestión caen en desgracia".

En ese contexto, contratar a Aznar y asegurarle una comisión millonaria si todo iba bien era una apuesta sólida para la empresa española. Una vez que se levantaron las sanciones de la ONU contra Libia por el atentado de Lockerbie, el entonces presidente del Gobierno español fue el primer líder occidental que visitó Trípoli en septiembre de 2003, un gesto muy bien recibido por Gadafi, que quería poner fin cuanto antes al aislamiento internacional del régimen. La recompensa era bastante obvia: 28 grandes empresarios formaron parte de la comitiva de Aznar.

En el plano personal, Gadafi mostró su agradecimiento con el regalo a Aznar de un caballo, llamado El Rayo del Líder, que acabó en los establos de la Guardia Civil de Valdemoro, Madrid. Aunque heterodoxo, era el inicio de una gran amistad.

Cuando Gadafi devolvió la visita y viajó a España en 2007, Aznar ya no estaba en Moncloa, pero su amigo libio no le había olvidado. Le invitó en Sevilla a una cena privada, a él y a Ana Botella, que comenzó con el sacrificio de un cordero. Al año siguiente, Aznar viajó otra vez a ver a su amigo en una visita conocida sólo gracias a una información de la agencia oficial libia de noticias. El desplazamiento no fue a Trípoli, sino a Sirte, muy cerca del lugar de nacimiento de Gadafi, donde le homenajearon con un banquete.

En la época de la primera visita de Aznar, había en las cárceles libias centenares de presos políticos, en opinión de Amnesty Internationall. El Gobierno sí puso en libertad ese año a 65 presos políticos, incluidos cinco que llevaban encarcelados desde 1973.

"Tenemos mejor historial de derechos humanos que nuestros vecinos", dijo Seif Gadafi, el hijo que entonces se hacía pasar por el futuro reformista del régimen. "Desde luego que no somos Suiza o Dinamarca. Somos parte del Tercer Mundo y de Oriente Medio, pero somos mejor que nuestros vecinos"

Aznar pactó una comisión con Abengoa para conseguir adjudicaciones en la Libia de Gadafi

Una comisión del 1% con el grupo Abengoa estableció Aznar para conseguir adjudicaciones en la Libia de Gadafi, con quien el expresidente mantenía buenas relaciones. 'Eldiario.es' muestra el contrato con una de sus filiales en 2010 para que Aznar intercediera en la concesión de cuatro plantas desaladoras. Según esta factura, cobró 100.000 euros de adelanto, pero podría haber ganado unos seis millones si la guerra en Libia y la muerte del dictador no hubiesen frustrado el proyecto.

"Gadafi es un hombre extravagante y extraño, pero no es estúpido". Aznar consideraba el expresidente   Gadafi, como un "amigo" que incluso le regalaba caballos purasangre.

Aznar se convirtió  a la hora de recuperar sus relaciones con Occidente, en un fiel amigo. Por esa amistad quizás  a través de su filial Befesa, contrató en 2010 a Aznar, para lograr la construcción de cuatro desaladoras en Libia por valor de 950 millones de euros.

"Es una persona con reputada experiencia en el mercado internacional y en particular el Libio en relación con (...) dicha rama del negocio con conocimiento de las instituciones públicas así como la legislación local". Todo desvelado por 'eldiario.es. "La comisión de éxito quedará fijado en un 1% del monto del precio".

Pero, una de las cláusulas también desvela quién era la persona de contacto del expresidente Aznar, Pablo Casado. En ese periodo vocal asesor del expresidente con sueldo público a cargo de los Presupuestos Generales del Estado. Fuentes cercanas al expresidente aseguran que no existe incompatibilidad y que se trataba de una remuneración legal y perfectamente declarada.

El nivel 30 del grupo A1 es el máximo dentro de la función pública. El mismo que ocupaba Pablo Casado en septiembre de 2010 cuando el expresidente José María Aznar  con Befesa, establecio una comisión del 1% una filial del grupo sevillano Abengoa dedicada a la construcción de desaladoras, depuradoras y otras obras públicas medioambientales, para conseguir adjudicaciones en la Libia de Gadafi.

Casado primero fue diputado autonómico en Madrid (2007-2009), después fue funcionario de Presidencia a las órdenes de Aznar (2009-2011) y más tarde, tras las victoria de Mariano Rajoy, entró al Congreso como diputado por Ávila

Aznar utilizó recursos públicos para sus negocios privados en la Libia de Gadafi

Pablo Casado, fue la persona indicada por Aznar en su contrato de comisionista con Abengoa para ocuparse de "cualquier comunicación entre las Partes derivada del presente con Abengoa de todos los contratos con una comisión que cerrara la empresa en Libia hasta un máximo de 250 millones de euros de facturación, y de 0, 5% a partir de esa cifra. Además, cobró un adelanto de 100.000 euros

Libia fue en tiempos de Aznar, una deptocracia donde el "Gran Hermano" tenía que manejarlo todo

 

Casado, según la Comisión de Bienes ante el congreso   percibió 46.184, 51 euros en 2011 en concepto de "salario de funcionario eventual Grupo A1 nivel 30 del Ministerio de la Presidencia" en virtud de su trabajo en la oficina de Aznar

Sin embargo, a pesar de ser una "actividad profesional" de Aznar y de que "lleva 11 años fuera del servicio público", la cláusula 11 del acuerdo, la relativa a "Comunicaciones", incluye a un funcionario eventual grupo A1 nivel 30 del Ministerio de la Presidencia: "Cualquier comunicación entre las Partes derivada del presente Acuerdo se dirigirá a las direcciones que se establecen en el encabezamiento con copia a: D. Pablo Casado y D. Joaquín Fernández de Piérola [representante de Abengoa]".

Los expresidentes del Gobierno, Gadafi, el extraño y extravagante amigo del Presidente Aznar, un amigo fiel establece el estatuto , de forma laxa  , "gozarán, a partir del momento de su cese, de la consideración, atención y apoyo debidos a quienes han desempeñado este cargo". En virtud de ello, entre otras consideraciones, "se adscribirán a su servicio dos puestos de trabajo, uno de nivel 30 y otro de nivel 18, que serán cubiertos, a su propuesta, mediante el sistema de libre designación. Dichos puestos de trabajo se incluirán en la relación de puestos de trabajo correspondientes a la Presidencia del Gobierno prevista en la del Ministerio de Relaciones con las Cortes y de la Secretaría del Gobierno".

El famoso caballo que gadafi regaló a Aznar, quedó en el paro, en caballerizas de la Guardia Civil

El caballo pura sangre árabe con el nombre El Rayo del Líder, que  para agradecerle la visita que le hizo a Trípoli regaló Gadafi a Aznaren septiembre de 2003, regaló Gadafi a Aznar terminó en las caballerizas de la Guardia Civil de Valdemoro, sin mucha tarea que hacer. Si es que aún vive, no resulta, al parecer, de gran utilidad para la Benemérita. Como la mayoría de los regalos que el dictador libio hizo a los gobernantes españoles con los que se relacionó.

Porque Gadafi comenzó, sus coqueteos con la democracia española en viaje a Mallorca (1984), organizado bajo los auspicios del que fuera canciller austriaco, Bruno Kreisky, para que pudiera tenercon Felipe González un encuentro con . Fue la primera aparición de Gadafi y su extravagante séquito en suelo español. Ocupó 54 habitaciones del Hotel Son Vida y se reunió con González en la finca de un banquero en Santa Ponsa, precisamente en unos momentos en que se le acusaba de haber financiado con un cheque de 150 millones de pesetas a ETA. Gadafi lo desmintió, pero en cambio calificó a Ceuta y Melilla como ciuddes árabes .

González no llegó a viajar nunca a Libia.Habría que esperar bastantes años para que lo hiciera un presidente del Gobierno español. Gadafi, que, tras años de vínculos con movimientos terroristas, decidió tras el ataque a las Torres Gemelas de Nueva York, colaborar con Occidente, recibió la visita de un José María Aznar, a quien sabía muy cercano a George W. Bush.

Aznar elogió el camino emprendido por Gadafi y fue a la residencia de Bab el-Aziziya, bombardeada por Estados Unidos en 1986, pero no quisó firmar en el libro que se ofrecía a todos los visitantes. Aún así, el dictador le acogió en su jaima y le dejó con la boca abierta al regalarle el caballo. Mientras Aznar exclamaba «Dios mío», al ver a Rayo del Líder, éste, impresionado por los personajes y tal vez por la aglomeración de cámaras y periodistas, reacciónó dejando un recuerdo poco decoroso sobre la hierba.

Aquel viaje a Sevilla en 2007 abrió la puerta para la primera visita oficial a España de Gadafi, , donde el dictador desplegó su numerosa comitiva, formada por tres centenares de personas y una larga caravana de vehículos de lujo. Como el dictador había mantenido una buena relación con Aznar, invitó a éste y a su esposa a una cena privada, que comenzó con el sacrifio de un cordero y terminó con la actuación de un cuadro flamenco.

El día siguiente, continuó la fiesta flamenca en Málaga y, aunque se habló de una cacería, no llegó a hacerla, pese a su afición. Una afición compartida por su hijos, ya que a uno de ellos, Saif al Islam, se le abrió este mismo año 2011, en un par de ocasiones el aeropuerto de Ciudad Real, para que aterrizara con su avión privado y participara en una cacería en una finca castellano-manchega

En su estancia en Madrid, Gadafi se alojó en el palacio de El Pardo. Y en sus jardines instaló su famosa jaima, la tienda de campaña de los nómadas, en la que no solía dormir, pero sí recibir a sus invitados. La jaima no regresó a Libia, ya que Gadafi, al concluir su visita, la dejó como regalo para Su Majestad el Rey.

Antes de abandonar Madrid, recibió de manos del alcalde, las Llaves de Oro de la ciudad de Ruiz Gallardón y se entrevistó con el jefe del Ejecutivo.  Los resultados de aquella visita a España comenzaron a verse pronto: aumentaron los intercambios comerciales; se fortaleció la presencia de Repsol YPF en el país, donde meses antes había descubierto un importante pozo petrolífero; y se dispararon la exportaciones de material de defensa a Libia, que en 2010 llegarían a superar los 11 millones de euros.

Ante la mejoría del clima en la relaciones comerciales, Su Majestad el Rey realizó, en enero de 2009, una visita oficial a Libia, con un objetivo fundamental que era dejar expedita la vía de la cooperación económica entre los dos países, con la firma de un memorando de entendimiento que saldara la deuda contraída por el régimen libio hace 22 años con un grupo de constructoras españolas. Gadafi tambien recibió al Monarca en su residencia de Bab el Aziziya, que mantenía tal y como quedó tras el bombardeo estadounidense.

A los festejos de su conmemoración de la subida al poder, Gadafi invió a Chávez, Silvio Berlusconi y al Ministro Moratinos

Meses después en septiembre 2.000, Moratinos viajó a Tripoli para festejar los 40 años de la toma de, l poder deGadafi i, en unos fastos, en los que se encontró con personalidades como Berlusconi, , el Premier italiano y Hugo Chávez el presidente venezolano y donde tuvo que sentarse junto a tipos tan impresentables como el presidente de Sudán, Omar al Bashir, acusado de crímenes contra la humanidad, o el jefe de los piratas somalíes que secuestran españoles. Poco después, Gadafi, que se habia aficionado a España, intentó realizar una escala en nuestro país, a su regreso de una estancia en Venezuela, pero no pudo hacerlo porque no estaban disponibles para recibirle ni el Rey ni Zapatero.

Pero Zapatero sí iría, meses después a visitar a Gadafi. En junio de 2010, el dictador libio le recibió en una de sus jaimas, en medio del desierto, mientras cerca pastaban rebaños de camellos, que se mezclaban con las instalaciones de aire acondicionado y las antenas parabólicas. Aún volvería a ver una vez más Zapatero a Gadafi en Libia, cuando acudió a Trípoli para participar en la Cumbre Unión Europea-Africa. Fue la última vez que se encontraron.

Los estrambóticos regalos del dictador El caballo con el que obsequió a Aznar fue posiblemente el regalo más inesperado de los ofrecidos por Gadafi a sus interlocutores españoles, pero no el único. En el Palacio del Pardo dejó, como presente para Don Juan Carlos, la jaima de 12, 5 por 9, 5 metros que utilizó durante su estancia y todo lo que había en su interior: las alfombras, un sofa, dos sillones blancos, una mesa de centro y otra de escritorio, que, al parecer, no eran de especial calidad y que jamás se han vuelto a utilizar. Alguien debió de informar incorrectamente a Gadafi de los gustos de nuestros presidentes del Gobierno, porque, aunque ni a José María Aznar ni a José Luis Rodríguez Zapatero se les conocen aficiones ecuestres, el dictador libio insistía en los regalos relacionados con la equitación. Al actual jefe del Ejecutivo, cuando acudió a visitarle en junio de 2010, le hizo entrega de una silla de montar, que tal vez tuvo el mismo destino que El Rayo del Líder: las dependencias de la Guardia Civil. En aquella visita, en el paquete de regalos de Gadafi a Zapatero se incluyó también una espléndida alfombra, detalle al que correspondió el presidente con un decorativo jarrón de cristal de la Granja. Por supuesto, otros líderes mundiales que pasaron por Trípoli fueron agasajados con curiosas prebendas, que solían provocar más incomodidad que alborozo en los destinatarios. Así, por ejemplo, en septiembre de 2008, Condoleeza Rice recibió de Gadafi, que tenía por ella una especial predilección, un espectacular anillo de diamantes, valorado en unos 150.000 euros, junto con un laud y un medallón con una imagen suya en el interior. La entonces secretaria de Estado norteamericana no tuvo más remedio que rechazar el valioso anillo, porque la legislación estadounidense no permite aceptar este tipo de dádivas.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

X


Sobre esta noticia

Autor:
Diasporaweb (1437 noticias)
Visitas:
3529
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.