Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Crónicas Bárbaras escriba una noticia?

Gobernando Zapatero, 07-11-2006/ Calentamiento global

07/11/2014 11:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

...07-11-2006... Todo se confabula para que creamos que vamos hacia un desastre provocado por el calentamiento global del que usted y este cronista somos culpables. Si usted cocina, enciende la luz, usa coche o calefacción, consume energía de combustibles fósiles que calientan el planeta. El papel o la pantalla en los que lee esta crónica también necesitan esa energía: todo es contaminante y, además, dicen que produce cáncer. Le rodea madera que debería ser árbol para generar oxígeno, cuero de animales que podrían retozar, no como zapatos; plásticos extraídos del petróleo, cemento, metales fundidos: todos nuestros objetos se produjeron lanzando ingentes cantidades de CO2 a la atmósfera. Si usted enferma, quizás se deba al cambio climático. Si llueve o hay sequía, también. Si hace calor, calentamiento global; si frío, lo mismo. Si está de mal humor, las toxinas contaminantes, si está de bueno, padece algún mal: con lo horrible que está el mundo, hay que deprimirse. Ahora llega una película de Al Gore para concienciarnos sobre el cambio climático. Pero fue vicepresidente de EE.UU. durante ocho años y nada hizo para evitarlo: tarde piaste, Al. Habría que cerrar minas y pozos de petróleo, parar fábricas, coches, barcos, la construcción, el riego de vegetales. No habrá comida, y hasta quien ingiere pescado es un predador que está dejando los mares sin peces. Políticos demagogos, ecovividores y escapistas de los males que sí pueden remediar en su acción diaria, ecologistas apocalípticos, magos, chamanes, corazones bondadosos, nos culpan, a usted y al cronista, de las desgracias mundiales. Nos señalan con su dedo inquisidor. Quieren que agonicemos cargados de arrepentimientos. Pues que se vayan antes ellos al otro mundo con sus acosos y acusaciones, porque si hay que morir, ¡que nos dejen hacerlo en paz, sin sus sermones, hombre!

via cronicasbarbaras.blogs.com


Sobre esta noticia

Autor:
Crónicas Bárbaras (2357 noticias)
Fuente:
cronicasbarbaras.es
Visitas:
744
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.