Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Catalina Fandiño Valderrama escriba una noticia?

Haz del tiempo un aliado

15/03/2012 13:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El pasado es el tiempo que acumula los aprendizajes. El futuro es el tiempo del diseño, de los planes, de las metas. El momento actual es un regalo para actuar, por eso se llama presente

El tiempo se puede medir como el periodo de vida de una persona, por calendarios, relojes, lapsos, y esta ligado a todas las actividades. Cada quien lo percibe de manera diferente. En ocasiones parece que “se va volando” o que “no transcurre”.

Muchos creen que hay que “controlarlo”, otros que es un “enemigo” que impide la realización de acciones. Para la gran mayoría el tiempo no alcanza.

Hoy mas que nunca se vuelven actuales viejas sabidurías: “vísteme despacio que estoy de prisa”, o la fabula de la tortuga y la liebre. En ambos mensajes queda claro que: “del apuro solo queda el cansancio”, que gana el que se prepara y se ordena, no necesariamente el que mas corre.

Aliarse con él. Aprovechar el tiempo es saber “exprimir” cada momento, por lo que es importante tener propósitos claros que orienten las acciones, sin permitir desvíos.

Hay que dar “tiempo al tiempo”. Es común escuchar que no hay tiempo para hacer ejercicios, ir al médico, estar con los hijos, con la pareja. Sin embargo, cuando se llega a situaciones límites se piensa: ¿Qué cosas pudieron hacerse mejor?, ¿Qué se pudo dejar de hacer?, ¿Por qué esperar un error o un disgusto?

Para “ganar tiempo” es recomendable hacer un plan de actividades, con el compromiso de seguirlo. Un plan es un manera de organizarse, de prevenir, por tanto, ayuda a evitar errores y la repetición de acciones.

Hay que aplicar una formula sencilla y exigente: una cosa primero, la otra después: hacer lo que se tiene entre manos hasta culminarlo, y pasar de inmediato a la siguiente actividad.

¿Cómo?. Cada quien tiene sus propios métodos, desde notas en la nevera, las agendas tradicionales o del teléfono o computadora. Será efectivo solo si la persona se compromete y ejecuta las acciones previstas.

Los ladrones del tiempo. Las “urgencias”, los factores como el transito, llamadas telefónicas, interrupciones de otros, las visitas inesperadas, etc., causan mucha angustia, pero varias veces son excusas para justificar por que el tiempo no alcanza.

Si el tiempo de interacción es corto con la familia, con la pareja, este debe ser de calidad

Cuando el orden interno es claro, los planes son efectivos y el impacto de estos “ladrones” es menor, ya que se pueden mover las acciones de la lista o plan según se presenten estos imprevistos, considerando siempre las consecuencias que este cambio puede traer para que sean mínimas.

No se puede mover una reunión de trabajo o cita médica, pero si es posible mover (no eliminar) un programa de televisión que se puede grabar, llamar a una persona para saludarla, o acciones de trabajo que son rutinarias y que no tiene horarios fijos.

En el trabajo muchas de las acciones imprevistas, o añadidas, son delegables; se pueden posponer (no eliminar o suspender), y con la familia de igual manera es posible dejar de chatear o hacer oficios del hogar, y participar de un rato agradable en la cena el fin de semana.

Cantidad y calidad de tiempo. En ocasiones se dedica mucho tiempo a un trabajo que finalmente queda mal, el tiempo con lo hijos se únicamente para regañarlos o el tiempo con la pareja se consume en discutir.

Si el tiempo de interacción es corto, debe ser de calidad. Si es necesario corregir errores de los hijos, puede hacerse con calme, dialogando y aun cuando amerite una amonestación, este puede aplicar sin gritos o medidas extremas que no favorecerán el cambio de conducta.

Si hay que debatir un tema con la pareja, un amigo, un compañero de trabajo, es posible hacerlo serenamente, atendiendo los puntos de vista de cada uno, buscando soluciones.

La pregunta es ¿se maneja mejor el tiempo con estrés, gritando, corriendo todo el día?

Aprovechar el tiempo es saber “exprimir” cada momento, por lo que es importante tener propósitos claros que orienten las acciones, sin permitir desvíos

No hay que aprender a vivir con presiones, hay que aprender a manejarlas con orden, con planes, decidiendo que necesitamos hacer.


Sobre esta noticia

Autor:
Catalina Fandiño Valderrama (6 noticias)
Visitas:
1255
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.