Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Carlosandreu escriba una noticia?

Un helado de chocolate con propina

28/06/2014 14:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageMe llevo a la "mochila" de esta semana una estupenda conversación, delante de una espectacular paella valenciana, con Ginés Marco, el decano de Filosofía y de Derecho de la Universidad Católica de Valencia. Profundidad y confianza para hablar de muchas cosas.

Tras la comida viajé a Madrid en el AVE. Al poco de salir de la estación Joaquín Sorolla, un pasajero visiblemente enfadado insultó a gritos repetidas veces al revisor, por algún problema que había tenido con su billete. Al final, el pasajero tuvo que cambiarse de vagón y el revisor se acercó a los pocos pasajeros que allí estábamos a pedirnos disculpas por el incidente. Me sorprendió la paciencia y el autocontrol del empleado del tren que en ningún momento perdió la compostura.

Un niño de 12 años entró en una heladería y se sentó en una mesa. La camarera se acercó para atenderle:

- ¿Cuánto cuesta un cucurucho de helado de chocolate con topping de almendras?

- 1, 5 euros

El niño sacó de su bolsillo un montón de monedas y empezó a contarlas.

- ¿Y un helado de chocolate sólo, sin almendras?

- 1, 35 euros

El niño volvió a contar sus monedas y la camarera empezó a impacientarse ya que tenía otras mesas que atender.

- ¿Y si en vez de cucurucho es en tarrina?

La camarera, visiblemente molesta le espetó:

- Entonces 1, 25 euros, ¡pero decídete ya que tengo más mesas que atender!

El niño volvió a contar sus monedas y al final dijo:

- Pues quiero el helado solo en tarrina.

La camarera le trajo la tarrina de helado de chocolate y el tícket con el importe. El niño disfrutó del helado, pasó por caja para pagar y salió del local. Cuando la camarera volvió a la mesa para recoger la copa no se creía lo que veía. Allí, ordenados había 25 céntimos de su propina.

Y es que, ¿cuántas veces juzgamos a alguien precipitadamente y luego nos arrepentimos de ello? ¿Y cuantas veces ya no tenemos la oportunidad de resarcir ese mal pensamiento? ¿Cuántos conflictos y cuántos enfados se podrían evitar si pensáramos que todo el mundo tiene un motivo por el que estar así?. Ya lo dice la Biblia: "No juzguéis y no seréis juzgados".


Sobre esta noticia

Autor:
Carlosandreu (239 noticias)
Fuente:
carlosandreu.blogspot.com
Visitas:
1236
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.