Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gl1522857547365 escriba una noticia?

Hombres y mujeres destinados a ser uno

27/04/2018 21:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

¿Porqué los seres humanos somos hombres y mujeres? ¿Cuál es la razón de la existencia de los géneros? Fuimos separados en un principio para ser unidos al final para un fin

HOMBRES Y MUJERES DESTINADOS A SER UNO.

 

Hombres y mujeres, en apariencia son dos, pero en verdad son uno, la mujer estaba en el hombre antes de ser, el hombre la llevaba consigo en un mismo ser, pero un día se dijo Dios “No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él” Extrajo entonces Dios a la mujer que estaba dentro del hombre, y fueron dos; ¿Porqué fue extraída la mujer? Porque Dios se compadeció del hombre en su soledad, ¿Y por qué la soledad del hombre no era buena? Porque el hombre estaba vacío de entendimiento, debía adquirir conocimiento, y debía empezar por conocerse así mismo, y ¿Cómo conocerse así mismo si no puedes ver tu propio cuerpo frente a ti?  Para cultivar el conocimiento del hombre fue hecha la mujer, la cual estaba inserta en el hombre desde el principio, la cual es hombre desde el principio; No es la procreación, ni el formar una familia, ni el adquirir herencias la razón principal de la pareja humana; Sino que su principal tarea es llegar un día al ser perfecto mediante el conocimiento, llegar a ser uno nuevamente en el espíritu, la razón principal es cultivar el amor y el entendimiento en el hombre a tal punto de llegar a la unidad de Dios, y de este modo llegar a ser imagen y semejanza de Dios, lo cual se adquiere llegando a la unidad de un mismo sentir, un mismo pensar y un mismo actuar en Cristo por eso se escribe “Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.” De manera que de todas las cosas que hacemos, de todas las cosas en que invertimos nuestro tiempo, trabajo, honor y dignidad, sólo una es necesaria, llegar al conocimiento de Dios a fin de alcanzar aquella perfección para ser un solo cuerpo con Cristo, y si con Cristo, también con el Padre.

 

Así se escribe “Pero quiero que sepáis que Cristo es la cabeza de todo varón, y el varón es la cabeza de la mujer, y Dios la cabeza de Cristo” Si Dios es la cabeza de Cristo ¿Qué significa? Que Cristo es el cuerpo de Dios, su imagen indiscutible;Si Cristo es la cabeza de todo varón, entonces ¿Qué significa? Que todo varón es cuerpo de Cristo, la Iglesia de Cristo; Y Si todo varón es la cabeza de la mujer ¿Qué significa? Que el cuerpo del varón es la mujer; Si la mujer es el cuerpo del varón, entonces, Para conocernos a nosotros mismos ¿No es necesario conocer a la mujer? Y para conocer al cuerpo que es la mujer ¿No es necesaria la cabeza? Porque es la cabeza que determina las funciones de cada miembro de su cuerpo y la que ordena al cuerpo lo que ha de hacer.

 

El pensamiento humano es hoy en día: Los hombres y las mujeres son iguales en derecho, son distintos en géneros, ellos son dos seres distintos con iguales atributos legales, igualmente deciden en sus matrimonios, ninguno es más que el otro, en fin, muchos movimientos de mujeres organizadas hay en el mundo a fin de establecer a la mujer como un ser preponderante ante los hombres, es decir, han puesto al hombre frente a la mujer como dos enemigos por razones de sus géneros; Pero, claro está, son seres humanos naturales, vacíos del entendimiento desde nacimiento, los cuales se vienen llenando de burdo conocimiento y sus egos se alimentan y se vitaminan mediante consignas y luchas humanas, las cuales son inútiles, temporales y cualquier conquista que se logre mediante ellas está determinada a perecer.

 

El pensamiento de Dios nunca ha cambiado ni cambiará, los tiempos humanos y sus cambios no tienen ninguna incidencia en el pensamiento de Dios, porque Dios es la cabeza del todo, de manera que aunque aquellos que deberían ser el cuerpo piensen distinto, Él siendo cabeza de todo, no ha cambiado su pensamiento, pues Él no es como los hombres naturales que se han dejado gobernar por su cuerpo siendo ellos cabeza;  Para Dios ayer es igual que hoy, pues su tiempo es eterno; Así, pues, lo que Dios pensó al hacer dos géneros de seres humanos, hombre y mujer,  es lo que sigue pensando hasta hoy y continuará pensando hasta que el hombre fluya en entendimiento y logre asirse de la perfección que Dios espera en él.

 

 Para muerte del hombre fue hecha la mujer, pues, si la mujer no hubiese sido creada el engaño no hubiese penetrado en el hombre, y sin el engaño, no hubiese muerte, y sin muerte no hubiese vida; ¿Cómo es eso? Necesaria es la muerte para que haya vida, por eso el sacrificio de Cristo, para que por su muerte nos llegara la vida; Por eso lo escrito “lo que tú siembras no se vivifica, si no muere antes” ; Entonces, la creación de la mujer era muy necesaria, por eso se dijo “No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda idónea para él” Porque en verdad por la soledad del hombre no podría llegar el pecado y con éste la muerte, por eso era necesario la mujer, para que mediante ella llegara la muerte a alojarse en el hombre, y mediante la muerte, luego le llegara la vida; Al final de cuentas, la creación de la mujer fue bendición y fue bondad de Dios para que el hombre conociera la muerte, y mediante la muerte conociera la vida verdadera. La mujer es conducto de muerte y a la vez conducto de vida, por ella llegó el engaño y por su simiente (Cristo) llegó la verdad. ¡Cuán necesaria era la mujer!

 

Hoy en día se cultiva una cultura de guerra entre los géneros humanos, Satanás sabiendo que al final de cuentas lo que se busca es llegar a la unidad de un mismo cuerpo en un mismo sentir y pensar, entonces ha dividido al hombre y a la mujer en una lucha por razón de género, polarizando a ambos géneros y con ello tardando el arribo a la unidad del cuerpo de Cristo. Cuando hombres y mujeres se dan en matrimonio se les manda “Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne” Y yo me pregunto ¿No es claro Dios cuando nos dice que el hombre y la mujer llegarán a ser una sola carne? ¿Qué habrán pensado los hombres cuando se les dice que llegarán a ser una sola carne? Definitivamente han pensado solo aberraciones y abominaciones de aquella palabra; Pero el fin de aquello ¿Cuál es? Que el hombre siendo cuerpo de Cristo, su Iglesia, su templo, llegue a ser la cabeza de la mujer; Y Si el hombre logra llegar a ser cabeza de la mujer, entonces la Mujer habrá llegado a formar parte del cuerpo de Cristo que es el hombre; El hombre es el cuerpo de Cristo, de manera que la mujer que desea salvación debe adherirse a su cabeza la cual es el hombre, porque en el hombre encontrará a Cristo y en Cristo hallará Salvación; Porque se escribe “nadie viene al Padre, sino por mí” ; Así que, si nadie llega al Padre sino es por conducto de Cristo que es el cuerpo del Padre, así mismo nadie llega a Cristo sino por aquel que se ha hecho cuerpo de Cristo, el varón. El hombre está llamado al Padre por conducto de Cristo que es su cabeza, y la mujer está llamada a Cristo por conducto del hombre que es su cabeza; A fin de que todos seamos una misma unidad con Dios, y así lleguemos al fin a ser hombres hecho a imagen y semejanza del Dios viviente.

Necesaria es la muerte para que haya vida, por eso el sacrificio de Cristo, para que por su muerte nos llegara la vida

 

El orgullo femenino que Satanás ha inculcado en la mujer es grande, este orgullo es también uno de los collados que tenemos que reducir a tamo, a como está escrito “He aquí que yo te he puesto por trillo, trillo nuevo, lleno de dientes; trillarás montes y los molerás, y collados reducirás a tamo”; Es el varón a quien Dios ha determinado como cuerpo de Cristo, como Iglesia de Cristo, por eso se dice que Cristo es la cabeza de todo varón, si Cristo es la cabeza del varón significa que el varón es su cuerpo, de manera tal, que la mujer debe abandonar todo orgullo por razón de género para llegar a Cristo, pues si la entrada a Cristo es la Iglesia, y si la Iglesia es su cuerpo, y si su cuerpo es el varón, entonces ella debe llegar a Cristo mediante el varón ¿Cómo? De la misma manera en que el hombre ha llegado a Cristo, haciéndose cuerpo; Así que, así como el hombre depuso su orgullo de hombre y se hizo cuerpo de Cristo, así la mujer deponga su orgullo de hembra y hágase cuerpo del hombre, reconociendo que el hombre es su cabeza, y que la cabeza de éste es Cristo; No hay orgullo que valga ya en el ser humano, pues el uno ha reconocido a Cristo como cabeza y se ha hecho su cuerpo, y la otra ha reconocido al varón como cabeza y se ha hecho cuerpo; Al final de cuentas, todos los humanos, hombres y mujeres, estamos destinados a ser cuerpo, el cuerpo de Cristo.

 

La casada que pretenda a Cristo debe poner por cabeza al varón siempre que la cabeza del varón sea Cristo, pero la casada cuyo marido no sea cuerpo de Cristo no está obligada a poner a su marido por cabeza suya; Entonces la casada cuyo marido no tiene por cabeza a Cristo, puede hacerse ella misma cuerpo de Cristo a fin de poner a Cristo por su cabeza, y si ha puesto a Cristo por cabeza ¿Debe abandonar a su marido? Al respecto se escribe “Si algún hermano tiene mujer que no sea creyente, y ella consiente en vivir con él, no la abandone.  Y si una mujer tiene marido que no sea creyente, y él consiente en vivir con ella, no lo abandone.  Porque el marido incrédulo es santificado en la mujer, y la mujer incrédula en el marido; pues de otra manera vuestros hijos serían inmundos, mientras que ahora son santos” No se debe abandonar al marido ni a la mujer no creyente, siempre y cuando el marido o la esposa no creyente consientan en vivir con el marido o la esposa creyente, y ¿Qué es consentir? Reconocer que la cabeza de aquel o de aquella creyente es Cristo y no el marido no creyente ni la esposa no creyente; Pero si no hay este consentimiento, entonces ¿Qué hacer? Lo que el mandamiento ordena “Amar a Dios sobre todas las cosas” por lo cual debemos poner nuestro amor por Dios por encima del otro amor a fin de que sea aquel no creyente que decida separarse de la esposa o del esposo creyente, pues a como se escribe “pues no está el hermano o la hermana sujeto a servidumbre en semejante caso, sino que a paz nos llamó Dios” pero si el marido o la esposa incrédula tomara la decisión de no separarse pero a la vez de no consentir a Cristo por cabeza de su esposo o esposa, entonces el amor por Dios te ha obligado a tomar tú la decisión de servir a un solo Señor, y entonces se cumple “El avisado ve el mal y se esconde;” De manera que, sin consentimiento del no creyente, no hay nada que lo obligue a mantenerse unido a él o a ella, por lo cual hay separación; Pero la separación no es repudio, ni la separación autoriza al creyente a casarse con otro u otra, sino a permanecer solo o sola, porque también se escribe y si se separa, quédese sin casar, o reconcíliese con su marido;…”  de tal manera que, la separación es necesaria cuando el no creyente no consiente que su esposa tenga por cabeza a Cristo o cuando la no creyente no consiente que el marido tenga por cabeza a Cristo, pero, tal separación no es repudio ni divorcio pues no ha habido infidelidad del no creyente, por lo cual, el separado por la causa de nuestro Señor no está autorizado a buscar otro marido o esposa, sino que obligado está a quedarse solo, porque quizás enseguida el no creyente se vuelva creyente y decida ser un solo cuerpo con aquel o aquella creyente que se había separado de él o ella por la obediencia a Dios, así que, por causa de Dios hay separación y por su misma causa hay reconciliación.

 

De manera que, el cielo y la tierra están destinados a ser una unidad porque una unidad eran en el principio, el hombre y la mujer están destinados a ser una unidad porque una unidad eran en el principio, asimismo Cristo y el hombre están destinados a ser una unidad a como el Padre y el hijo son una unidad; La única unidad perfecta son el Padre y el hijo, y a partir de esta unidad perfecta se persigue alcanzar la unidad perfecta entre hombre y mujer, y una vez llegada a la perfección esta unidad, entonces, sin dudas se dará la unidad perfecta entre el hombre y Cristo, y entre el hombre y Dios mediante Cristo, logrando así nuestro Dios acabar con su obra perfecta, el hombre hecho a su imagen y semejanza.

 

La sentencia es clara cuando nos dice “y serán una sola carne” Está claro cuando dice “Serán” porque en efecto aún no son, sino que se espera que con la maduración del matrimonio en la sabiduría del Señor se logre aquella ansiada unidad y ¿Qué es esta unidad sino que el hombre asuma su lugar de cabeza y la mujer asuma su lugar de cuerpo? Esto es, la mujer debe de someterse a su cabeza que es su marido, reconociendo a su marido como su señor, así como su marido a reconocido a Cristo como su señor; Que sepa la mujer que si ella es cuerpo de su marido debe obediencia a su marido, así como su cuerpo mismo debe obediencia a su propia cabeza, porque ¿De qué manera podrá llegar a la unidad la cabeza y el cuerpo si el cuerpo se revelara contra la cabeza? O ¿Qué unidad se alcanzaría si el cuerpo se niega a obedecer a la cabeza? ¿Habrás visto un día a tu cabeza ordenar una cosa y a tu cuerpo hacer lo contrario? ¿No es eso descoordinación? ¿No se está a caso enfermo cuando el estómago pide comida pero la mente pide agua? Así que, lo que Dios manda es esto, que el hombre y la mujer lleguen a ser una sola carne mediante un mismo Espíritu en el Señor, a fin de que sean dignos de llegar a ser un mismo Espíritu con Cristo, y mediante Cristo, uno con Dios.

 

Sólo se puede llegar a la unidad estando en Cristo, de otra manera tal unidad es inalcanzable, pues aquel mandato de “Serán una sola carne” está dado para quienes viven en el Señor, pues, demostrado está que en un matrimonio sin Dios hay una competencia desmedida entre hombre y mujer, en alguna medida uno quiere mandar más que el otro, el uno cela al otro por el amor de los hijos, el uno quiere ser visto como el bueno y el otro como el malo ante los hijos, el uno se cree víctima del otro, el uno le puede llegar a ser infiel al otro y pretende ser perdonado y viceversa; En fin, sin Cristo, ningún matrimonio puede llegar a alcanzar aquella unidad en la carne que Dios espera en ellos; Así que, la unidad perfecta que Dios espera entre hombres y mujeres es: Que la mujer y el hombre sean de un mismo sentir, de un mismo pensar, de un mismo actuar, de un mismo amar, de un mismo parecer; Así como la unidad perfecta entre Cristo y su Iglesia es que un día la Iglesia llegue a un mismo sentir, mismo pensar, mismo actuar y mismo parecer que Cristo, así como Cristo es de un mismo pensar, un mismo sentir y un mismo parecer con el Padre; Porque así se escribe “sed todos de un mismo sentir, compasivos, amándoos fraternalmente, misericordiosos, amigables;  no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición” Hombres y mujeres estamos destinados en Cristo a ser de un mismo sentir, por lo cual, la tarea comienza en casa, en donde el matrimonio debe llegar a ser uno en la unidad de Cristo, un solo cuerpo todos en la familia, luego un solo cuerpo en el sentir, pensar, parecer, y actuar con otros hombres y mujeres en el mundo, hasta formar la congregación de santos y escogidos que habrán de conformar el cuerpo de Cristo; Estamos llamados a ser uno en el Señor, pues estamos llamados a matrimonio con el Señor, en donde Él es esposo y la Iglesia es Novia, en donde Él es cabeza y la Iglesia es cuerpo, por esto también se escribe “Y te desposaré conmigo para siempre; te desposaré conmigo en justicia, juicio, benignidad y misericordia.  Y te desposaré conmigo en fidelidad, y conocerás a Jehová” , Así que, lo que se pretende en un matrimonio es lo mismo que Dios pretende con la humanidad, llegar a ser una unidad en su espíritu, una unidad ligada mediante una misma justicia, juicio, benignidad y misericordia, así como una misma unidad en fidelidad; De manera tal, que para llegar a esta unidad con nuestro Dios, debemos primero procurarla en el matrimonio, para luego alcanzarla en el gran matrimonio que es la gran boda entre Cristo y la Iglesia.

 

Toda unidad se construye mediante la humillación, por eso se dice “Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido” En tanto el cuerpo no asuma su papel de cuerpo y siga pretendiendo ser cabeza, entonces el cuerpo será humillado por la cabeza, y se avergonzará la cabeza de su cuerpo; Pero, cuando el cuerpo se humillare ante la cabeza, cediendo el control de sí a la cabeza, entonces será enaltecido, pues la cabeza se enorgullecerá de su cuerpo y lo lucirá con adornos, con bellos vestidos, con joyas preciosas, en fin, la humillación acarrea dignidad y la dignidad recompensa; Así pues, serán cuerpo y cabeza uno, y alcanzará el cuerpo la altura de la cabeza en dignidad y gloria; Pero, en tanto el cuerpo se mantenga con su ego crecido la cabeza siente vergüenza del cuerpo. El hombre por tanto, mientras mantenga su orgullo de hombre, su ego en el conocimiento de su ciencia, mientras crea que su ciencia es suficiente para que la raza humana subsista para siempre, será humillado; Mientras no busque la unidad con su cuerpo que es la mujer, será humillado; Así mismo, la Mujer, en tanto no se haga señorear por su marido, en tanto no quite su pensamiento de ser cabeza y proceda a hacerse cuerpo, será humillada. Por tanto, el hombre debe deponer su hombría y valentía de humano ante Dios, y la mujer debe deponer su feminidad y su lucha femenina ante su cabeza que es el varón.

La razón principal es cultivar el amor y el entendimiento en el hombre a tal punto de llegar a la unidad de Dios

 

En tanto un matrimonio no haya podido llegar a ser una sola carne en Cristo, entonces este matrimonio no ha alcanzado la unidad esperada por Dios.

 

 


Sobre esta noticia

Autor:
Gl1522857547365 (10 noticias)
Visitas:
2518
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.