Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Redacción Fútbol escriba una noticia?

Horas de espera para ver a España y suspiros por Piqué

10/06/2014 19:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Los habitantes del barrio donde se encuentra el Centro de Entrenamiento Cajú en Curitiba vivieron este martes una jornada agitada. Miles de personas hicieron colas interminables para asistir al entrenamiento de la selección española. Y la estrella fue Gerard Piqué.

Seis horas antes de iniciarse el entrenamiento de la Roja, comenzó un goteo de personas, que se arremolinaban en el puerta del centro de entrenamiento, situado en los barrios de Sitio Cercado y Umbará.

Ante el cariz que tomaba la situación, aparecieron destacamentos de policías brasileños para poner un poco orden.

Las miles de personas que se iban juntando formaron una serpiente multicolor en torno al estadio, mientras la policía hacía una fila paralela en los primeros metros de entrada al centro de entrenamiento.

Mientras seguía llegando gente, los policías decidieron cortar las calles adyacentes, como la Rua Aurora, donde algunos seguidores mostraban carteles que decían "¿Donde están nuestras 30 plazas?", rezaba un cartel.

Las autoridades y organismos de la ciudad habían repartido 1.000 invitaciones para ver el entrenamiento, pero muchos aficionados desconocían ese hecho y se acercaron al lugar.

"Queremos ver a los jugadores. No entiendo por qué no podemos entrar todos", decía un aficionado llamado Henrique, con una camiseta que decía "Espanha".

Henrique no era el único decepcionado. "Tenía ilusión de ver a Piqué, el novio de Shakira y a Torres", señaló Marcia, una aficionada.

¿Y Diego Costa? "No nos interesa" afirmaron Joao y Julia, una pareja que dijo que les gustaba Andrés Iniesta.

image

Un periodista de La Gazeta do Povo, el diario de la ciudad, entregaba entre las manos más rápidas que se extendían tras la barrera de los policías, 10 entradas que habían llegado al periódico y no habían sido utilizadas.

La federación decidió abrir las puertas y pudieron entrar los primeros de la cola, hasta completar las 1.000 plazas, ante la atenta mirada de los policías, que iban contando uno a uno a los afortunados, que saltaban de alegría una vez pasado el umbral del centro de entrenamiento.

Unos pocos pudieron ver el entrenamiento que se inició con un acto en el que se extendió una pancarta en medio del terreno diseñada por uno de los patrocinadores formada por 13.000 corazones bordados que los seguidores de la selección española hicieron llegar a la marca.

El público brasileño aplaudió el tiqui-taca de los jugadores españoles, que disputaron un partidillo pegados a la tribuna de los aficionados y aficionadas, entre las que se escuchaban algunos suspiros que tenían como destinatario a Piqué.

Al término del entrenamiento, un pequeño aficionado, Vinicius dos Santos de Moura, de 15 años, se zafó de las medidas de seguridad, y se coló por un hueco debajo de la valla, se fue donde Piqué, que le regaló su camiseta.

"Estaba pensando hacer eso desde hace un rato y me lancé", contó el adolescente. "Pensé que los tipos de seguridad me iban a parar pero conseguí llegar. Quedé muy emocionado", añadió. Vinicius, con su camiseta de Piqué, fue la envidia de muchas aficionadas.


Sobre esta noticia

Autor:
Redacción Fútbol (17570 noticias)
Fuente:
AFP
Visitas:
1827
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.