Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que 20minutos.es escriba una noticia?

Los hospitales catalanes ante el aumento de contagios: "Los sanitarios están agotados"

0
- +
16/07/2020 13:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cerca de 6.000 pruebas PCR han dado positivo en Catalunya desde que finalizó el estado de alarma, según datos de la Agencia de Calidad y Evaluación Sanitarias (AQuAS), y casi la mitad se han contabilizado sólo en la última semana.

Los hospitales se preparan ante este aumento de contagios y, pese a que muchos profesionales coinciden en que ahora "está todo más protocolizado", señalan que "los sanitarios están agotados" tras tres meses de trabajo sin descanso.

En Las diferentes regiones sanitarias, los hospitales viven ahora de forma muy distinta la pandemia. Mientras que en las zonas de Tarragona, Girona e, incluso, Barcelona, la situación actual es mucho más llevadera, la región sanitaria de Lleida sufre un brote que ha dejado, desde que finalizó el estado de alarma, más de 2.400 PCR positivas, el 40% del total de nuevos casos en Catalunya en una zona que concentra el 5% de la población catalana.

La comarca del Segrià (Lleida) es la más afectada de la comunidad por los nuevos brotes y, desde este miércoles, el Govern ha endurecido el confinamiento en la zona para controlar la situación.

El Hospital Arnau de Vilanova, en la ciudad de Lleida, contaba el martes con 52 pacientes ingresados por Covid-19 en planta y 11 en la UCI. Actualmente, tienen tres plantas abiertas para tratar a personas con coronavirus y podrían abrir una cuarta.

"Con el personal que somos, ahora podemos trabajar relativamente cómodos, pero si los casos siguen aumentado, la situación se comprometerá", cuenta José Luis Morales?Rull, coordinador de les plantes de Covid-19 en el hospital.

"No hemos podido descansar del virus", señala al preguntarle cómo está afrontando la situación el personal sanitario. "Cuando finalizó el estado de alarma, teníamos un ingresado y yo me cogí dos días. Al volver, ya había 16".

Pese a la situación, se muestra optimista ante cómo evolucionan los pacientes: "Los pacientes están evolucionando mejor aunque el cuadro sea grave. Hemos aprendido las lecciones y los tratamientos ahora son más rápidos y precisos, así que podemos hacer algunas lecturas positivas".

En cuanto a los brotes en las empresas hortofrutícolas, Morales-Rull apunta que ellos avisaron, tras los primeros casos diagnosticados a personas temporeras, de que podían ser un foco de contagio. "Es muy difícil hacer un seguimiento a personas enfermas si no tienen un domicilio y no están empadronados", señala.

"Esto se preveía, y las administraciones tienen que dar un paso adelante ante sus condiciones de hacinamiento, porque, cuando acaben de trabajar en Lleida, irán a otros lugares de España donde las situaciones de vivienda serán similares. Hay que aprender de los errores", afirma.

Sobre la actuación de la Administración, Morales-Rull señala que la sensación en Lleida es de que faltan rastreadores. "Ha habido un fracaso del control epidemiológico, se han visto desbordados", comenta. Además, lamenta la confusión que han generado las medidas de confinamiento propuestas por la Generalitat que luego tumbaba la Justicia.

Por otra parte, la situación en la región sanitaria de Alt Pirineu-Aran, que también pertenece a la provincia de Lleida, es muy distinta. Desde que finalizó el estado de alarma, ha registrado un total de 55 nuevos contagios, según datos de AQuAS. El Hospital de la Cerdanya, por ejemplo, no tiene ningún ingresado por Covid-19 ni casos pendientes de diagnóstico, según el Ayuntamiento de Puigcerdà.

En la región sanitaria de Barcelona Ciudad se han contabilizado, según AQuAS, más de 1.200 PCR positivas desde el fin del confinamiento, de las cuales más de 700 se han registrado en la última semana. Ante esta situación, el Ayuntamiento de Barcelona ha decidido tomar una serie de medidas que decidirá conjuntamente con la conselleria en los próximos días.

En el Hospital del Mar de la ciudad, el martes tenían 14 pacientes ingresados. "Ahora mismo tenemos un goteo continuo de pacientes que es asumible", cuenta Robert Güerri, médico adjunto del Servicio de Enfermedades Infecciosas en el hospital.

"Venimos de un momento absolutamente complicado que no queremos volver a repetir, pero la situación actual de contagios entraba dentro de lo previsto. De hecho, creíamos que ocurriría antes", comenta.

En cuanto a la respuesta del hospital ante un posible aumento de contagios mayor al actual, Güerri apunta que "ahora las cosas están más protocolizadas porque hemos creado un plan de contingencia que se activará en el momento en el que detectemos un aumento de casos. Ahora sabemos a lo que nos enfrentamos y, aunque no haya un tratamiento perfecto, está más definido lo que hay que hacer. Tampoco creo que haya un brote tan grande como en abril".

Pese a la mayor preparación frente al virus que ofrece la experiencia previa, Güerri asegura que el cansancio de los sanitarios es ahora el problema. "Los que hemos estado en toda esta historia, pensar que puede volver a pasar... no hemos descansado. Por supuesto, se hará lo que sea si llega el caso, pero estamos agotados".

En el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona, el martes había 15 pacientes de Covid-19 en planta y cinco en la UCI. La subdirectora asistencial del centro, María José Abadías, coincide con Güerri en cuanto a la mayor preparación de los hospitales y el cansancio de los profesionales: "Fueron meses de mucho trabajo, mucho incierto y mucho miedo. Ahora esperamos descansar un poco en verano y, si vuelve a haber un rebrote, volveremos a hacer lo que hicimos".

Abadías, además, insiste en la importancia de incorporar a nuestro día a día los hábitos de llevar mascarilla, lavarnos las manos y mantener la distancia. "Es muy necesaria la educación sanitaria", señala.

Desde el Hospital Clínic de Barcelona aseguran que tienen las mismas cifras de ingresos que en las últimas semanas y que donde sí han notado un pequeño repunte ha sido en urgencias con casos leves.

En la región sanitaria Metropolitana Sur se encuentra el municipio de L'Hospitalet de Llobregat, donde el Govern también ha tomado algunas medidas restrictivas -aunque no tanto como en Lleida- dado el incremento de contagios.

En toda la región, desde el fin del estado de alarma, se han producido alrededor de 1.000 nuevos contagios, según datos de de AQuAS sobre las PCR. Más de 400 sólo en lo que llevamos de semana.

El Hospital de Bellvitge, situado en L'Hospitalet, ha restringido las visitas a un único acompañante por paciente ingresado en situación de hospitalización convencional entre las 13 y las 17 horas de todos los días de la semana. Este acompañante, además, deberá ser la misma persona durante todo el día.

Con esta medida se prevé evitar el riesgo de transmisión comunitaria en el centro ante el rebrote registrado en la ciudad.

En la región sanitaria Metropolitana Norte, los nuevos contagios son algo menores. Desde el fin del estado de alarma, según AQuAS, alrededor de 500 personas han dado positivo por PCR en Covid-19.

En el Hospital Germans Trias i Pujol de Badalona aseguran no haber notado el incremento de contagios al situarse en una región sanitaria con menor incidencia de casos durante las últimas semanas. "Tenemos pacientes esporádicos y, ahora mismo, ninguno crítico", señala el director médico del centro, Josep Maria Modol.

Modol destaca que unas de las grandes preocupaciones en el hospital es el estado físico y emocional de los profesionales sanitarios. "Durante el momento más crítico de la pandemia, hemos tenido un servicio de apoyo psicológico para el personal", cuenta.

"Queremos estudiar el impacto psicológico en los profesionales que han vivido la ola crítica de contagios, así que ahora estamos realizando una encuesta para ver cuál es su estado emocional e implementar las medidas que sean necesarias", afirma.

En cuanto a la región sanitaria de Catalunya Central, los contagios rondan los 250 desde el fin del estado de alarma, según los datos de AQuAS sobre las PCR. En esta región se produjo el primer confinamiento por coronavirus el pasado 13 de marzo, cuando el Govern decretó el confinamiento de Igualada, Vilanova del Camí, Santa Margarida de Montbui y Òdena tras el surgimiento de un brote del virus.

El Hospital de Igualada fue el epicentro de este brote, con más de 1.000 casos de Covid-19. De hecho, el centro de Igualada llegó a tener un tercio de sus trabajadores aislados.

A mediados de junio, ya con la situación controlada, los profesionales del hospital protagonizaron una protesta a las puertas en la que pedían mejoras de las condiciones laborales y recuperar el 5% del sueldo que se les recortó en 2010.

En la región sanitaria de Girona, alrededor de 300 personas han dado positivo en coronavirus mediante una prueba PCR desde que finalizó el estado de alarma, según AQuAS. La mitad, durante la última semana. Pese al aumento de casos en los últimos días, la situación en el Hospital Josep Trueta de la ciudad es de tranquilidad.

El centro tenía este miércoles dos pacientes en UCI y nadie en planta. Además, aseguran que llegan pocos casos a urgencias y que, los que llegan, son leves. "En comparación con hace dos meses, estamos mucho más tranquilos, pero es una calma tensa", cuenta Àngels Gispert, jefa de Urgencias.

Sobre los protocolos en caso de rebrote, Gispert explica que el hospital cuenta ahora con tres boxes con un circuito separado dedicados a pacientes de coronavirus y que este número podría ampliarse a 18.

En los centros cercanos a la turística Costa Brava se ha notado un incremento de actividad, pero Gispert asegura que esto se debe a "la vuelta la normalidad" y no a los turistas.

En la región sanitaria de Camp de Tarragona, se han contabilizado 80 pruebas PCR positivas desde que finalizó el estado de alarma, según AQuAS. Desde la gerencia de esta región, cuentan que la situación es completamente distinta a lo que se está viendo en Lleida o en Barcelona.

"Existe un protocolo para derivar pacientes de Covid-19 a los hospitales Joan XXIII de Tarragona y Sant Joan de Reus. Actualmente, hay uno en cada hospital. La situación es muy distinta aquí", aseguran.

En cuanto a la región sanitaria de Terres de l'Ebre, la realidad es muy parecida, ya que sólo han notificado 43 positivos por PCR desde que acabó el confinamiento, según datos de AQuAS.


Sobre esta noticia

Autor:
20minutos.es (42816 noticias)
Fuente:
20minutos.es
Visitas:
26
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.