Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Eduardo Peralta Acevedo escriba una noticia?

El inolvidable verano Uruguayo

31/01/2018 11:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hace 37 años, Uruguay obtenía la Copa de Oro organizada en su país como celebración por los cincuenta años del primer mundial. La tarde que volvió la ilusión.

image

Ignacio Bustos

Para E nero de 1981, Uruguay atravesaba uno de los periodos más complicados de su historia. El no haber participado en el reciente mundial de Argentina lo había devastado. La Copa de Oro en Uruguay, era una excelente oportunidad para revindicarse con su publico y recuperar el cariño, para encarar las eliminatorias, donde ocho meses más tarde tendría otro golpe demoledor, al quedarse al margen del mundial por segunda vez consecutiva.Hacia unos meses el fútbol Uruguayo había recuperado un poco de orgullo con la obtención de la Copa Libertadores por parte de Nacional, después de tantos años.

El Mundialito de Uruguay, en el 81'se presentaba como la oportunidad para la junta militar que gobernaba en el Uruguay desde hacía ocho años. Observando el oportunismo de la dictadura Argentina con el 'Mundial 78', el gobierno de facto Uruguayo quería ensayar algo similar al Argentino. Rápidamente quedo descartado todo plan de "figurar", ya que el publicó desde el primer momento les hizo sentir un muy incómodo hostigamiento hasta el final del torneo, de largas silbatinas y cánticos dedicados al gobierno de turno.

La Copa de Oro (como se llenaba realmente) se dio cita en una fecha poco frecuente para un torneo en Sudamérica. Se jugó entre el 30 de Diciembre de 1980 y el 10 de Enero de 1981. Participaban todos los campeones del mundo, con excepción de Inglaterra, que a pesar de que no había clasificado a los últimos dos mundiales (Alemania en el '74 y Argentina en el '78), aunque por sus pretensiones de príncipes no hayan participado, no se notó mucho su ausencia que fue tapada por Holanda, que a pesar de que para fines de 1980 estaba "capa caída", no dejaba de ser atractiva la presencia del subcampeón del mundo (Alemania 74' y Argentina 78') en las últimas dos ediciones. Alemania venía con el "aura" de haber obtenido la Eurocopa de 'Italia 80' (no se consagraría hasta el mundial de Italia, diez años después). En el torneo en Uruguay, alterno entre titulares y juveniles, se fue con las manos vacías. La Argentina -los flamantes campeones del mundo- abordo el torneo con uno de sus mejores equipos de la historia; los campeones del '78 con la estrella en ascenso: Diego Maradona. Por dos goles de diferencia, Brasil le gano el grupo A a la Argentina, y el derecho de jugar la final ante el anfitrión.

image

De entrada, Uruguay invito a la ilusión cuando en el debut venció nada menos que a Holanda (2-0), con goles de Venancio Ramos y Victorio. Todo en el primer tiempo. Tres días después, con un Centenario repleto (no entraba un alfiler) Uruguay venció a Italia por 2-0, con goles de Cascarilla Morales de penal en el primer tiempo, y Victorino cuando terminaba el partido. Con este resultado se aseguro su pase a la final, ante Brasil que le había ganado el otro grupo a la Argentina (Campeona vigente del 78') por una modica diferencia de goles. Brasil traía un equipo copado de estrellas en ascenso: Zico, Socrates, Torinho Cerezo, Junior.

El Domingo 10 de Enero, el Centenario fue anfitrión de una nueva final entre Uruguay y Brasil; treinta años después del 'Maracanazo'. Peleada y de dientes apretados, no se sacaron ventajas hasta los cinco minutos del segundo tiempo, el oportunismo de Jorge Barrios cazando un rebote en el área tras un remate tapado a Ruben Paz. el delirio duro poco; Socrates igualo a los pocos minutos de penal. A medida que pasaban los minutos, la incertidumbre y el nerviosismo se apoderaron de todo el estadio Centenario. La fricción y los fuertes roces sumado a los goles errados por Uruguay y Brasil, le daban un condimento especial a una final con suspenso "no apto para cardíacos". Hasta que a diez minutos del final, estallo el Centenario como pocas veces en su historia. Victorino la cazo luego de varios rebotes dentro del área y decreto el muy celebrado 2-1 sobre Brasil. La imagen que quedara en el recuerdo, era de esa desbordante felicidad de un equipo celebrando con su publico "chapoteando" en el agua de la fosa.

Aquella selección de Uruguay fue dirigida por el gran Roque Máspoli (arquero del equipo del '50). Aquella conquista fue muy celebrada, por el difícil momento que la celeste atravesaba. Con el envión de esta conquista, el fútbol uruguayo un mes más tarde tendría otra gran alegría con el triunfo de Nacional ante Nottinghan Forest (1-0). La selección juvenil de la mano de Enzo Francescoli y Nelson Gutierrez, lograrían el torneo Sudamericano disputado en Ecuador, en forma contundente goleando a la Argentina (5-1) en el ultimo partido.

Aunque el triunfo haya servido para pasar el momento, quien le quita lo bailado. La selección celeste no supo aprovechar ese gran envión; meses mas tarde sentió el trago amargo mas grande de su historia, al experimentar por primera vez en su historia, estar fuera de una copa por segunda vez consecutiva. Fue un pena, porque no se aprovecho aquel buen momento. Fue un verano inolvidable para Uruguay: en el medio de una tormenta, la esperanza reapareció.


Sobre esta noticia

Autor:
Eduardo Peralta Acevedo (89 noticias)
Fuente:
lahoradeloslanzallamas.blogspot.com.ar
Visitas:
1310
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.