Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Gonzalo Sánchez Del Pozo escriba una noticia?

Jaque cibernético a Defensa

3
- +
26/03/2019 15:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Tres meses llevaba un virus informático pululando por los sistemas informáticos del Ministerio de Defensa. La informática forense ha determinado que buscaba información específica: secretos de la industria militar española

Ni los ordenadores de Defensa están a salvo de los «hackers» informáticos: ahora se sabe que los ordenadores de dicho ministerio estuvieron «infectados» con un virus durante tres meses.

La auditoría de seguridad que ha hecho el ministerio que dirige Margarita Robles ha descubierto que los piratas informáticos querían era robar secretos de la industria militar española.

Desde Defensa se indica que la autoría sería de una «potencia extranjera», pero desde el paseo de la Castellana 109, sede del ministerio, no se han dado más datos de la autoría del ataque.

Una investigación compleja

Los primeros datos que ha ofrecido Defensa indican, que por la magnitud y la sofisticación del «golpe» se descarta que sea producto de «ciberactivistas»; los investigadores piensan que detrás está un Estado.

Esta es una muestra más que las últimas apreciaciones que aparecen reflejadas en el Informe Anual de Seguridad Nacional son certeras: se está produciendo un patrón sistemático de ataques atribuibles a servicios de inteligencia extranjeros.

Además, estas «ciberamenazas» son calificadas como de alta peligrosidad para la integridad de nuestro país, aunque, como ya hemos dicho, no se especifica que servicios de inteligencia extranjeros realizan dichos ataques.

Los datos de la investigación preocupan

A pesar de que la investigación todavía no ha concluido, los datos que empiezan a arrojar son de todo el punto de vista preocupante.

El primero de esos datos es que la amenaza no proviene de dentro de la red de defensa ni ha sido inoculado desde un puesto de la red de propósito general que tiene ese ministerio.

A pesar de que la detección la realizó un cabo que trabaja en ese servicio, los informáticos forenses piensan que el virus lleva pululando por la red informática de Defensa más de tres meses.

La red donde ha sido localizada el virus es la denominada WAN PG, y tiene más de 50.000 usuarios activos, conectando el Ministerio de Defensa con el Estado Mayor de la Defensa, la red de acuartelamientos de tropa y las misiones en el exterior.

A la búsqueda de los proyectos tecnológicos militares

Las pesquisas de Defensa también apuntan a que el virus se introdujo en la red informática de nuestros ejércitos a través de un correo electrónico y todo apunta a que los «hackers» buscaban secretos tecnológicos de nuestras fuerzas armadas.

Como ya hemos indicado, por las trazas del ataque, todo hace pensar que detrás hay un estado extranjero que quiere conocer los secretos de Defensa.

Amenaza a la Seguridad Nacional

Los proyectos tecnológicos de Defensa, además de ser muchas veces secretos, son cuestión de Seguridad Nacional, ya que afectan a nuestras capacidades de defensa.

Además, también, con ese tipo de espionaje industrial de la industria de defensa, se lesiona a empresas privadas que colaboran con el ministerio en el desarrollo de nuevos sistemas militares.

En el Informe Anual de Seguridad Nacional 2018 ya se registra un aumento de los ataques cibernéticos que tienen como fin el «robo» de información sensible de índole política, económica y de secretos militares.

 

Un informe que indica tendencias

 

El Informe Anual de Seguridad Nacional 2018 indica, por primera vez, tendencias a corto y medio plazo para la seguridad de nuestro país.

 

En dicho documento se constata el aumento de las ciberamenazas y el ciberespionaje de tipo político, económico y militar.

 

En cuanto a la autoría de esos ataques, desde Defensa se tiene claro que provienen de servicios de inteligencia extranjeros.

 

Además, abundando en esa idea, indica que, con toda probabilidad, los causantes de los ataques son servicios de inteligencia extranjeros a los cuales, en territorio nacional, se le han «neutralizado» agentes o se ha expulsado a los mismos, que residían en España bajo la cobertura de puestos en sus embajadas.

 

Un cuantioso número de ataques

 

El encargado de gestionar las amenazas cibernéticas contra el Estado, el Centro Criptológico Nacional (CCN) ha hecho un recuento de los ataques que sufrieron los organismos del estado el pasado año 2018.

Las pesquisas de Defensa también apuntan a que el virus se introdujo en la red informática de nuestros ejércitos a través de un correo electrónico y buscaba secretos tecnológicos

 

El número de ciberataques llegó a los 38.192, de los cuales el 57% tuvieron como objetivo redes informáticas de los distintos organismos del estado.

 

Otro de los «guardianes» de la seguridad informática del Estado, el INCIBE, acrónimo de Instituto Nacional de Ciberseguridad, se encargó de evitar la penetración en las redes informáticas del Estado en 111.519 veces.

 

De esos ataques, el INCIBE calificó como «críticos», y que suman un total de 772 incidentes, afectaban de un modo crucial a España y / o los españoles.

 

Los sectores que más se han visto comprometidos por los ataques han sido el financiero, energético y el del transporte.

 

Bulos y «fake news»

 

Otro de los nuevos frentes de batalla tiene que ver con las redes sociales, y específicamente con la información que se filtra en ellas y que muchas veces afectan al prestigio de España.

 

Nos encontramos a lo que algunos expertos han denominado como «armas de persuasión masiva», que finalmente afectan, y de que modo, a la vida diaria de los españoles y las empresas donde trabajan, así como a la «marca país».

 

Máxime ahora, que, en pleno periodo electoral, donde, como en latitudes muy próximas, una buena campaña de rumores puede determinar el resultado de las próximas elecciones municipales, forales, autonómicas y seguramente también las nacionales.

 

De hecho, y en un país a solo una hora de vuelo como Reino Unido, está casi demostrado que una pequeña firma dedicada a la gestión de redes sociales, Cambridge Analytica, fue una de las principales causantes de victoria del BREXIT.

 

Y como trasfondo, las «amenazas híbridas»

 

Casi todos los expertos coinciden en señalar que los próximos teatros de operaciones bélicas, esto es, las guerras, ya no se van a librar de manera convencional.

 

Eso de aplastar al enemigo con bombardeos, una vez lograda la supremacía aérea, destrozar lo que quede de las defensas enemigas con divisiones blindadas y ocupar el territorio con infantería, está demodé.

 

Ahora, o quizás a partir de ahora, una buena parte de la batalla se va a desarrollar en internet, donde «ejércitos» de hackers van a intentar dañar al enemigo y evitar que dañen a su país, y el «campo de batalla» de la opinión pública va a ser uno de los más importantes.

 

Y para muestra un botón: es bien conocido que Estados Unidos «pulverizó» el programa nuclear iraní introduciendo en el complejo nuclear iraní de Natanz un virus, de nombre Stuxnet, que destruyó las centrifugadoras donde se «enriquecía» el uranio. Sayonara baby!

 

A partir de ahora el «músculo» militar no va a ser sino una carta más en las guerras, no ya del futuro, sino de las del presente.

 

Una amenaza yihadista como constante

 

El terrorismo islamista radical se convierte, según los datos de los principales servicios de inteligencia españoles, en la principal amenaza, que se va a ver magnificada con la próxima retirada de los soldados norteamericanos de Siria.

 

Además, que el ISIS haya perdido su territorio, el Califato, va a provocar que vuelva a convertirse en un «ejército en las sombras», esto es, volver a los atentados terroristas en los países occidentales.

 

De hecho, muchos de los yihadistas que viajaron desde los países occidentales al Califato del ISIS, se han convertido en «electrones libres» de los que se desconoce dónde están y si han vuelto a sus países del origen.

 

En el caso español, fueron aproximadamente 200 españoles, con nacionalidad y residencia, los que viajaron al Califato; y de muchos de ellos se desconoce su localización.

 

Nada nos «vacuna» en España con que vuelvan a aparecer células yihadistas, como las que provocaron los atentados de Barcelona, que se estén preparando para atentar en nuestro país.

Ni los ordenadores de Defensa están a salvo de los «hackers» informáticos: ahora se sabe que los ordenadores de dicho ministerio estuvieron «infectados» con un virus durante tres meses

Fuente - EL PAÍS / Ministerio de Defensa


Sobre esta noticia

Autor:
Gonzalo Sánchez Del Pozo (125 noticias)
Visitas:
45
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.