Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Américo Valadez escriba una noticia?

La Ciencia y La FriXión:"§"

04/09/2011 18:20 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Algo para recordar el futuro presente

Desde el día que recuerdo, hasta hoy, las señales desde el espacio no han dejado de ser claras por sus emisores desde la Tierra. Por más que se quiera descifrar dichos signos; qué a decir verdad, son más conocidos que lo qué mi interlocutor está tratando de decirme. Pese a ser atacada constantemente nuestra razón (por el dolor de la culpa transmitida), de no querer reconocerlo por imposible que sea, pero inevitable el detenerlas. Y no existiendo otra cosa que hacer, los transmisores terrestres, automáticamente sigue lanzando lo suyo; y seguirá lanzándonos andanadas nutridas de la primitiva misiva. Una y otra vez, continua martillando, golpeando, taladrando con su arcaica veracidad, lo que jamás podremos admitir en nuestras duras cabezas.

Continuamente pienso en ellas, cual fantasmas surgidos de la imaginación de algún desquiciado, sin la necesidad de olvidarlas por su perenne presencia. Por eso, su “razonable” ideal, y estando en éste lugar; encerrado en esta diminuta sala abovedada, enclavada sobre la atmósfera del aun más diminuto punto, de esta única galaxia no explorada; lejos de nuestra natal posición. La cual, desde aquí, difícilmente se distingue en medio de otras tantas estrellas que “allá” o “acá”, salpican este extranjero firmamento, el qué se alza ante la vista en imágenes fosforeras, dentro de la superficie platinada del monitor, única ventana disponible hacia el exterior agreste, del ahora “nuestro” planeta y su hostil horizonte; el cual, nos amenaza lacónicamente con palabras ya sabidas:

“¡Largo o mueran…!”

Ojalá pudiéramos realizar lo primero.

Pero ahora que hemos estado recibiendo las terribles noticias desde el primitivo terruño; dicho desafío se ha transfigurado en sentencia jurada para todos los que aun quedamos en la estación satélite, alrededor del astro que se creyó la última esperanza de la humanidad. Desgraciadamente los sabios se equivocaron en señalarlo como habitable para la vida terráquea. Ellos, vaticinaron sus datos como reales, tomando en cuenta un mínimo extravío de cálculo. Pequeño. Un muy pequeño error, que se pudo tomar como despreciable.

Al llegar aquí, nos dimos cuenta de que dicho desatino sin importancia, era de enormes proporciones. Pequeño desde la inquisidora lupa terrestre, gigante desde nuestro encaro natural con él mismo.

Tan grande, que sería reiterativo el sólo mencionarlo. Aquellos que pusieron sus esperanzas en este planeta elegido, sufrieron una morbosa sorpresa, por no existir tiempo para corregir el plan maestro. Y no lo hubo.

Así, las naves con los colonos al nuevo mundo se lanzaron detrás de nosotros, para ganar tiempo a la catástrofe que inquietaba a nuestro mundo.

Inquietud que se tilda sincera hoy en día.

Aunque los colonizadores, tuvieron el suficiente tiempo para resolver el dilema que se les avecinaba.

Desde entonces, las naves de "allá arribar", llevan su necrofílica carga; ya que al entender mejor ellos que los que llegamos primero aquí, en lo inútil de su empresa y lo tormentoso de su corta estancia en su inexistente sueño. Se imaginaron en sus mentes, arribando en ambas orillas cósmicas, para ser recibidos por la fatalidad, que los recibe con los brazos abiertos. Así, los padres envenenaron a sus propios hijos, al igual que a sus fieles mascotas; los hijos a los propios. A su vez, ellos mismo, acostados en sus literas, abrazándose con los qué ajusticiados, por propia mano; para estar seguros de pode reunírseles, en lo que verdaderamente será su paraíso ideal.

En las imágenes recibidas desde las desoladas naves, aquellos desdichados daban la impresión de estar dormidos, entrelazando los cuerpos sin vida de los que ultimaron por cariño. Muchos de ellos, aun se aprecian lágrimas en sus rostros; mientras, otros sonríen apaciblemente. La descomposición de sus organismos no se llevaría a cabo, a causa de la atmósfera confinada de sus higiénicas cabinas. Bacterias y esporas fueron los únicos organismos segregados en este viaje. Por lo qué permanecerán en un estado de lenta momificación, conservando su aspecto actual por aproximadamente cien años; los cuales no completarían, por estar programado su arribo a esta estación orbital, en menos de seis mese. En sí; la derrota no tuvo un rostro más fiel de sí misma, a colmo de su descanso.

En cambio, la nuestra aun no estaba muy clara todavía; o más bien, queríamos perderla de vista. Nos aferrábamos a algo perdido, pero con que uno quiera imitar la acción de los colonos; por lo que nosotros, el grupo expedicionario, los seguiremos.

Y eso será cuando reunamos el valor necesario, o nos destruya la desesperación; qué para el caso es lo mismo.

Todavía, la señal codificada resuena en toda la estación, tratando de convencernos de que la vida ha terminado, al igual que la supervivencia. Pero nadie de aquí, la quiere creer. Nadie que saber si son ciertas.

Esperanza.............................. -Inexistente-

Desgraciadamente lo son.

Tres mil transmisores en todo el mundo, no deben estar equivocados. Nuestros diez computadores de abordo, no pueden ser seducidas tan fácilmente. Pero nosotros podemos estar equivocados. Por ello, nos engañamos miserablemente, pretendiendo no escucharlas, fingiendo no verlas. ¡Olvidar! Olvidar y seguir; como fallido consuelo, culpando incluso al destino; refugiándonos en nuestra labor cotidiana, en nuestro inquietante descanso. En cada jornada de 37 horas (según el ciclo diario de este nuevo mundo). Pero, ¿quién en verdad, está a salvo con esto?

No me queda mucho por narrarles (sí alguien o algo recibe y comprende este mensaje dentro de la botella), si no fuera porque al hacer un balance de las existencias de reservas en la estación. La cual he transcrito a continuación:

Sobrevivientes.........................................Científicos: 12

Técnicos: 7

Tripulantes: 4

Comandante de misión:

-Desaparecido-

Energía Principal..........................................(Perdida).

Energía Auxiliar...........................................(Fallando).

Víveres Primarios..........................................(Mínimos).

Víveres Secundarios........................................(Nulos).

Dotación de Agua...........................................(Limitada).

Dotación de Aire...........................................(Regenerándose).

Viveros Agrícolas de abordo................................(Muertos).

Esperanza..................................................-Inexistente-

Luego de esto, arroje dicho inventario por la borda. Qué al mero rose de los rayos del nuevo sol rojo, el documento se extinguió en una rápida llamarada.

Alguien ha propuesto el recibir las naves como se había programado, para con ello, aprovechar las pocas o nulas provisiones de agua, aire y comida que posean; y si no, llegar al mismo canibalismo con los cuerpos de los infelices suicidas.

La idea se antojaba creíble, pero otro de nosotros, todavía conservando intacta su cordura, mandó cohetes interceptores a destruir las naves; para así, respetar la memoria de los muertos; que sospecho que seremos en un corto plazo. Si no es que lo estamos ya, desde que empezamos a recibir el mensaje mencionado; qué una y otra vez, nos grita desde allá, ese único símbolo, que se interpreta a coro:

"[¡§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§... [¡...!]¡§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...!]

[¡§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...§...!

"(On. On):

"¡Fin, fin, fin!

"¡End, end, end!

"¡Fine, fine…, fine…!

[¡ZUM...!] ¡F...ne...! [¡BZZZ...!] ...(Off. Off. ¡Stop!)..."


Sobre esta noticia

Autor:
Américo Valadez (59 noticias)
Visitas:
4022
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.