Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Jotamr escriba una noticia?

La Maquina del Tiempo

07/08/2011 12:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Recuerdos de la ciudad de Santo Domingo en la Republica Dominicana y como está amenzada por un entorno en decadencia

Aquellos que tenemos recuerdos muy marcados de la ciudad de Santo Domingo de Guzmán en los años 50s del siglo XX, no podemos retraernos de visitar de cuando en vez la ciudad intramuros. Para mí esa peregrinación, que a lo mejor es una especie de "búsqueda del tiempo perdido", la emprendo todos los domingos en la mañana partiendo de un desayuno en la Cafetería El Conde de Peñalba o que algunos llaman el Palacio de la Esquizofrenia y se me antoja como la Máquina del Tiempo.

Sucede que sentarme en una de las mesitas ubicadas al exterior debajo de uno de los parasoles en la esquina Conde con Arzobispo Meriño es un viaje al pasado. Ante mi desfilan imágenes imborrables. Veo a mi padre vestido de blanco con su sombrero de pana dirigirse a visitar abogados y notarios en busca de posibles negocios de bienes raíces, pienso en los domingos en la Catedral las misas obligatorias a las 8 de la mañana con el Colegio De La Salle, en la explanada sur de la Catedral donde se organizaban los batallones para las procesiones o marchas en días de fiestas patrióticas y recibiendo el redoblante que tocaba en lo que los hermanos De La Salle llamaban "la banda de guerra", en los paseos los fines de semana por esa Calle Del Conde (hoy en un proceso altamente acelerado y vergonzoso de arrabalizacion) para ver las hermosas muchachas que iban de tienda, las idas a los cines Rialto, Leonor, Santome, Olimpia, los Helados Imperiales, los sándwiches de El Mario, de Men el Chino y en fin un interminable rosario de vivencias que remontan mi generación a épocas distintas.

Me entristece sobremanera pasar por el Parque Independencia, donde descansan quienes se atrevieron a soñar en una nacionalidad dominicana, y observar un entorno sucio, poco respetuoso, paradas de algo que llaman voladoras, ventorrillos de mala muerte y estacionamientos melindrosos en lugar de lo que debería ser un verdadero altar de la patria rodeado de un ambiente hermoso y resguardado como una ofrenda permanente a los hombres y mujeres que arriesgaron vidas y haciendas un 27 de febrero.

No soy de los que creen que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero añoro la limpieza, las calles descongestionadas y el valor del dinero de esos años pero también me aterra el sonido de los cepillos y el aire de temor por la vida que infundía la tiranía de Trujillo o la prohibición de viajar al exterior que nos mantenía en una prisión.

Entristece sobremanera pasar por el Parque Independencia, donde descansan quienes se atrevieron a soñar en una nacionalidad dominicana,

Todos estos elementos son parte de los recuerdos de una época que, cada domingo recreo por una o dos horas junto a mi hermano y otros amigos de la época quienes nos reunimos a conversar y recordar en ese pequeño rincón de la ciudad. Un rincón que se resiste a ser arropado totalmente por el imperdonable descuido de todos los responsables de mantener a nuestra ciudad intramuros como uno de los tesoros de nuestra América Hispana.

Invito al lector de mi generación o a los de las siguientes, a que recorran esa parte de la ciudad acompañados de un guía vivencial del siglo XX y, penetren en un espacio que se nos va apresuradamente, dejándonos una especie de sensación en el estomago como sucede cuando en un viaje de avión este desciende repentinamente al encontrarse un vacio en la atmosfera.

Ojala fuera solo una sensación pasajera de descenso. Hasta ahora no parece serlo. Sin embargo, estamos aun a tiempo de enmendar entuertos (quizás) pero la enfermedad es de cirugía y no de pomadas. Nuestra esperanza es que así lo comprendan las autoridades responsables de ese mal tratado baúl de recuerdos colocado ahora a la intemperie pero que contiene una parte importante del génesis de nuestra historia dominicana.

Si en el Viejo San Juan de Puerto Rico y en Cartagena de Indias en Colombia y hasta en La Habana regimentada dictatorialmente lo han logrado, porque aqui no?.


Sobre esta noticia

Autor:
Jotamr (82 noticias)
Visitas:
715
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.