Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Modesto Rodriguez escriba una noticia?

La otra muerte de Duarte

26/01/2015 12:30 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Los intentos de fusión sepultan la obra del patricio

image

Para nadie es un secreto ya que hay una conspiración combinada de fuerzas internacionales asociada con determinados sectores de poder del país que avanzan en los planes para fusionar los pueblos haitiano y dominicano en la isla. Podrán negarlo, pero las señales ya no pueden ocultarse.

Un mulato como yo, pero nacido en la parte del Este de la Española, en lo que es la actual República Dominicana, no se le puede acusar de "racista" ni "antihaitiano", por tanto mis reflexiones deberán estar libre de sospechas.Pero lo cierto, registrado en la historia de la isla, es que los primeros habitantes negros africanos del oeste de la isla que más tarde llamarían Haití, tras librarse del yugo francés y proclamar en 1804 la República de Haití, pretendieron luego que existiera una sola sociedad en la isla, claro bajo el mandato de ellos.Estas apetencias de los líderes africanos que se liberaron de los franceses, se acentuó cuando España y Francia acordaron en 1795 que Francia tomara la parte Este o la "provincia española" en la isla. España y Francia, se dedicaron a jugar en la Isla llamada La Española, sue juegos colonialistas. Hoy cosechamos los resultados de ese juego.

Los datos históricos de estos acuerdos, Riswik, Aranjuez, Basilea, están en los tratados firmados por ambos países colonialistas que estuvieron en guerras y solucionaron con la entrega del territorio caribeño.Los haitianos invadieron la parte Este en 1822, degollaron los habitantes blancos en Moca, secuestraron mujeres y niños y se los llevaron a Haití, incendiaron villas y crearon un estado de terror que nunca jamás los dominicanos de ayer y de hoy hemos olvidado. No es necesariamente odio, sino hechos y "recuerdos históricos", que no llevan al amor, y que nos mantienen alertas con los descendientes de los exesclavos africanos que se autodenominaron haitianos y que construyeron lo que se reconoce como la primera República negra de la región.

Jean Pierre Boyer declaró la "fusión" cuando en 1822 ocupó la parte del Este y José Núñez de Cáceres le entregó la "llave de la ciudad". Toussaint Louverture ya había proclamado que "la isla era única e indivisible".Faustino Soulouque luchó hasta 1856 por conquistar a la República Dominicana. Fue Juan Pablo Duarte y los Trinitarios, quienes interrumpieron el proceso de "fusión" en 1844.

La República Dominicana como sabemos desde febrero de 1844 es el resultado del trabajo de Juan Pablo Duarte y los Trinitarios para dejarnos un país libre, de haitianos y de cualquier otra nación, incluyendo a Francia, España y Estados Unidos, que históricamente han jugado a la política y a los negoios con este territorio y sus habitantes.Nos dejaron Duarte y los Trinitarios, un sueño y una responsabilidad, mantener la República Dominicana libre de potencias extranjeras y consolidarnos como país. Pero esta tarea siempre ha tenido sus adversarios. Nos hemos tenido que recuperar del juego de las anexiones, como lo demuestra las luchas guerreras, incluyendo la de los Restauradores.Estamos asistiendo hoy a un episodio histórico en que gente sin patria y sin honor han estado "matando a Duarte", de nuestros recuerdos, y de la responsabilidad patriótica de cuidar a la República Dominicana y a su soberanía.Las traiciones internas y las conspiraciones internacionales nos han convocado a la lucha, a la defensa de nuestra identidad como pueblo, tanto ayer como hoy.Sectores de poder, que tienen como "orgullo patrio" sus negocios rentistas, y políticos aéreos e irresponsables que han detentado el poder político, han estado cediendo a las presiones internacionales para trabajar de nuevo la fusión de los pueblos haitiano y dominicano, un viejo anhelo de haitianos y de sus protectores colonialistas.No se detienen a pensar que históricamente, estos intentos han sido rechazados, y que la diferenci entre haitianos y dominicanos, no es el color, sino sus idiomas, sus costumbres, su cultura, sus historias, y sus visiones.Dónde está la prueba de esta afirmación?. La tenemos en nuestro entorno, solo tenemos que dedicarnos a despertar, observar y reflexionar.No hay cifras determinantes para medir las dos invasiones, la "invasión pacífica", esta vez, pero inteligente, de los haitianos, y la "inducida" por las mafias que practican el tráfico humano, localizando e introduciendo mano de obra mucho más barata que la de los dominicanos, y sin obligaciones de cumplir el reglamento laboral, lo que le asegura a los hacendados y empresarios, a los ingenieros constructores y hasta instituciones gubernamentales dedicadas a levantar infraestructuras, el rentismo sobre la base del desempleo de los dominicanos y la ocupación de mano de obra haitiana al más bajo precio.Pero lo que puede afirmarse que uno más, otro menos, son miles y miles los ocupantes legales e ilegales y que han desplazado a los dominicanos de los puestos de trabajo, han roto las reglas y deprimido los salarios. Muchos han venido para quedarse, con el beneplácito de funcionarios irresponsables y sin sentido histórico, que le han facilitado construir villas para ser residentes permanentes, propietarios, como los casos de Puerto Plata y otros municipios. Tenemos residencias permanentes en los bateyes, de haitianos que están allí disponibles para la Industria Azucarera, la construcción, las fincas, las empresas de seguridad privada, el turismo y forman familias, tienen hijos y luego salen a reclamar la "nacionalidad", acompañados de organizaciones no gubernamentales que han encontrado en esa tarea trabajo y empleos con financiamiento externo para estas operaciones.

Han llegado lejos, y han conseguido presionar mediáticamente y con recursos políticos y diplomáticos a los incumbentes hechos de "mantquilla" próxima al fuego, del sector oficial para hacer "dominicanos al vapor a los haitianos", una señal que claramente nos lleva a la anhelada "fusión".

En los hospitales públicos, en las escuelas, con financiamiento del presupuesto nacional que pagamos los dominicanos, los haitianos exigen privilegios que no alcanzan los dominicanos pobres, como el disponer de una cama hospitalaria, medicamentos, atenciones médicas, servicios de laboratorio, etcétera; en las escuelas públicas, nadie se atreve a negarle a un hijo de haitiano un asiento escolar, con maestros pagados por el pueblo dominicano.

Han construido "barrios" permanentes dentro de nuestros barrios, como puede verse en Higuey, La Romana, provincia Santo Domingo, y la capital, Monte Plata, Santiago, San Juan de la Maguana, Constanza, Pedernales, Bahoruco, Samaná, y otras provincias agropecuarias de los valles y de las montañas.

Nuestra frontera de 300 kilómetros, lo que queda de ella, penosamente vigilada, y convertida en una oportunidad de negocios para el tráfico de indocumentados y otras mercancías, ya tenemos la percepción y en los hechos, así es, que nuestra frontera solo está en nuestra imaginación.

Hoy, que recordamos el nacimiento de Juan Pablo Duarte el 26 de enero de 1813, es un buen día para llamar a la reflexión acerca de lo que está pasando en nuestro entorno, en nuestra vida diaria, derivado del ejercicio de los "fusionistas" irresponsables y traidores la patria y al legado de Duarte y los Trinitarios. Gente sin patria y sin honor que han sepultado el respeto por el sacrificio histórico de los fundadores de la República, traidores al sentimiento patrio y que ponen el futuro de los dominicanos en la puerta de sus bolsillos rentistas y de sus ambiciones políticas.


Sobre esta noticia

Autor:
Modesto Rodriguez (23811 noticias)
Fuente:
antillas1.blogspot.com
Visitas:
653
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.