Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Juan Carlos Martín Rojas escriba una noticia?

La Rueda.

7
- +
11/10/2021 16:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Un Rey está en el Paraíso... desde hace mucho tiempo... porque le agrada estar allí...!

Crónica “sin juicio”…

 

Un día Juan Bernardo se despierta, se levanta y es muy temprano, aún está oscuro el cielo… cuando amanece sale a las calles, se siente libre, hay algo diferente en el ambiente, una sensación más que placentera que llega al Alma… Pasa por enfrente de una Galería de arte y se queda viendo un cuadro y se introduce dentro de éste atravesando el cristal de la tienda… y una vez allí dentro se acostó a dormir dentro del cuadro y dormido escuchó lo siguiente:

 

El Amado, el Señor… el Eterno… me invitó a su “jardín secreto”… Cuando entré allí sentí como un baño de purificación y regocijo. Con mis vestidos limpios de toda mancha… comencé a recorrer el lugar.

 

Todos veían este extraño y nuevo visitante, al fondo del jardín se divisaba un gran fulgor, un brillo muy intenso… Me fui acercando sigilosa y cautelosamente, pero sin ningún miedo… daba un paso firme y otro, mientras una fuerza me iba poseyendo… entre los árboles, comiendo algún fruto bueno… y una mujer muy bonita me regaló una joya “en forma de jabalina”, sin mediar palabra alguna… Yo le di un beso y fuimos muy felices… parecía que nos conocíamos de todas las encarnaciones posibles. Había niños y adolescentes… Y ella sólo dijo: “no lo interrumpan que vino a conocer al Rey…”

 

No era tan fácil llegar al final del jardín… había gente de todos colores… queriendo ver al Rey… en su jardín privado… me bañé en un lago cercano y desnudo me fui abriendo paso entre la multitud… mientras más cerca estaba, rejuvenecía y me sentía mejor… Una sustancia dentro de mi Alma comenzaba a expandirse… quería ver al Rey “cara a cara” pero mientras más caminaba más largo se me hacía el camino y aparecía más y más gente…

No digas nada al Rey… solamente deja que las cosas sucedan…

 

Habían pasado varios años en esta espera caminante… hasta que se me dijo al oído: “podrás verlo veladamente, porque su Presencia es demasiado imponente para cualquiera… No digas nada al Rey… solamente deja que las cosas sucedan…"

 

Al fin y de repente llegué al Lugar de mi destino, y todos estaban embelesados ante un Trono vacío… una mujer daba a luz a los pies del Trono, era mi madre que me daba a luz a mí mismo y cuando salí del vientre me colocaron en mis propios brazos… y no sabía qué hacer… y otra mujer se llevó a “yo” bebé… Pero nunca pude ver al Rey porque era incorpóreo… como transparente…

 

Al final Juan Bernardo despierta… y está en el velatorio de su madre… están cerrando el sarcófago… alguien le habla y lo entretiene… y sólo ve a las mujeres desesperadas llorando, como si no tuvieran esperanza… y una música larga y muy suave hace que Juan Bernardo se quede dormido hasta que vuelve al polvo…! Y su Alma es elevada y asciende… y todo vuelve a comenzar…

 


Sobre esta noticia

Autor:
Juan Carlos Martín Rojas (38 noticias)
Visitas:
108
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.