Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que John Miller escriba una noticia?

Las 100 mujeres y el coronavirus

15/03/2020 08:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

María del Carmen Reina Jiménez, Chicha Reina, es una mujer entusiasta y tenaz que desde hace tiempo rastrea la presencia de la mujer en las letras canarias. Fue profesora y concejala de Cultura en Santa Brígida, y en todas sus facetas se interesó vivamente por potenciar la literatura hecha en esta tierra. Fruto de su ardua investigación ha sido el libro Antología de cien escritoras canarias, que se presentó en la Casa de Colón con motivo de los actos del 8 de marzo ante una masiva asistencia de público, más de 150 personas. En realidad, son 112 las mujeres que aparecen en esta publicación, editorial Mercurio de Jorge Liria, quien mantiene su sello con tenacidad y buen hacer a pesar de que todo el trabajo de maquetación y edición recae sobre su persona. La autora ha demostrado mucha paciencia y una labor casi dearqueología para recuperar la obra de mujeres que vivieron hace mucho tiempo yde la que apenas teníamos noticia. Dicho esto, conviene recordar que lasantologías siempre son obras polémicas porque es casi inevitable que en ellasfalten nombres y que en ocasiones sean discutibles algunos de los que aparecen.Mencionaremos el escándalo que se generó el año pasado cuando la editorialtinerfeña Baile del Sol publicó una antología de 78 escritoras españolas, sinque en ella figurase ninguna voz insular. Fue elaborada por el antólogo AlbertoGarcía-Teresa. Al respecto la escritora y profesora universitaria AliciaLlarena dijo que tratándose de una editorial canaria el autor de la obradebiera conocer la producción de poetas de aquí, o bien asesorarse al respecto.En el mundillo literario hay quienes piensan que las antologías se hacen paraexcluir a alguien y también para que el antólogo incluya a la fuerza a alguien.Chicha Reina no es sospechosa de tales artimañas, su trabajo siempre ha sidomuy generoso.En Canarias, como en toda España, las mujeres han estado relegadasen el mundillo literario hasta que en los años 80 dieron un salto yevidenciaron su protagonismo, sobre todo en poesía. Eso fue posible porque lamujer se fue incorporando masivamente a la universidad, y a partir de entoncesha sido frecuente la formación de grupos, las lecturas y publicaciones, biensea a través de editoriales o en autoediciones. Como señala Berbel en elprólogo hay muchas narradoras, poetas, dramaturgas, ensayistas, investigadorasy periodistas. Y en esta antología es importante el rescate de autorashistóricas como Leocricia Pestana Fierro y de otras recientes como Dulce DíazMarrero o Natalia Sosa que tuvieron una muerte temprana. Existieron escritorascomo la teldense Mireya Suárez López, con el seudónimo de Hilda Zudán, cuyarecuperación es difícil porque apenas constan referencias. Parece que en lareciente antología faltan algunos nombres y también se podrían poner objecionesa la inclusión de otros. Existe alguna desproporción en la dimensión de lostextos de las autoras y podríamos anotar que entre las que echamos en faltacitaríamos a Silvia Rodríguez, Olga Luis Rivero, Lucía Rosa González o TecaBarreiro, unas de Gran Canaria, otras de Tenerife y La Palma, todas las cualesmantienen dedicación al trabajo literario y cuentan con obra consolidada. ¿Y sien el libro figura María Rosa Alonso, que esencialmente fue una ensayista, lasensayistas destacadas, como Yolanda Arencibia, no deberían figurar también?También nos podría sorprender el hecho de que en el libro figure alguna autoracon un solo libro publicado.Es normal que haya erratas y algún fallo de coordinación, pero esono es obstáculo para reconocer que el libro está bien editado y va a permanecercomo referencia. La propia Chicha Reina señaló que si el tiempo se lo permiteharía una nueva recopilación para dar entrada a nuevas voces que estánsurgiendo con fuerza. Resaltó también que figuran autoras de las 8 islas, puesto que también halló una poeta nacida en La Graciosa. Y habría que añadirque recoge 9 islas porque Josefina Pla es hija del farero de la isla de Lobos, y supuestamente nació allí.Ahora mismo es evidente la abundancia de escritoras surgidasmuchas veces de los numerosos talleres literarios. La escritura se hademocratizado, cualquiera puede publicar un libro, aunque en ocasiones seadvierta una insuficiente formación e investigación literaria por parte de losautores y autoras. En su columna habitual el escritor Juan José Millás contabaque le preguntó a uno de los asistentes a su taller literario por qué se habíaapuntado a esa actividad. La persona le contestó que estaba en paro y pensabaque escribir es una tarea sencilla y que él podría hacerla. Millás le replicóque para escribir hay que estudiar, hay que formarse, hay que conocerliteratura clásica y contemporánea. En definitiva: hay que leer, porque unescritor que no lee tiene las manos baldadas. Hay que leer, hay que romperpáginas, hay que reelaborar. Un verdadero trabajo que no está al alcance decualquiera, aunque por supuesto cualquiera tiene derecho a publicar su libro, ycualquier libro merece respeto. Por otra parte, el coronavirus va a crear muchos dolores en laeconomía y en la vida cotidiana. La epidemia se extiende de día en díaafectando muy seriamente al turismo y a los servicios. La prohibición deeventos deportivos y de acontecimientos internacionales como el Mobile deBarcelona nos hacen ver la verdadera dimensión de esta pandemia que puedeproducir un colapso global. El alarmismo que esta nueva enfermedad ha creado esvisible, pero sería mucho más peligroso no adoptar todas las medidas decontrol. Algunos se empeñaron en presentar el coronavirus como una gripe algomás correosa, de baja letalidad. La sociedad china ha dado una lección almundo, asumiendo un autoaislamiento que, dadas las circunstancias, es unaprueba de solidaridad con los más vulnerables.Atajar la proliferación del virus exige la colaboración de toda lasociedad, en Tenerife la clausura del hotel de Adeje generó alarmismo y muchasanulaciones pero seguramente era necesaria. El coronavirus requiere informaciónpedagógica, que rechace la alarma infundada, la histeria colectiva, pero quedescarte también toda forma de negacionismo. Se pide que la UE adopteprotocolos comunes que permiten cercenar el virus a escala continental y evitarunos daños colaterales que podrían fragilizar nuestras sociedades. Estamos enla lista negra de la pandemia y la lista de contagios y muertos seguirádisparándose. En Madrid se ha descuidado la prevención, el 8 de marzo huboactos masivos con mucho riesgo de contagio. Se ha actuado con retraso, con falta de determinación.


Sobre esta noticia

Autor:
John Miller (978 noticias)
Fuente:
blogdeleonbarreto.blogspot.com
Visitas:
336
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.