Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Feminafutbol escriba una noticia?

Laura (Real Oviedo): «El fútbol me ha enseñado y dado cosas que probablemente sin él no hubiera aprendido ni conseguido nunca»

4
- +
04/06/2019 12:55 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Foto: Real Oviedo Femenino

Laura (19 años), actual jugadora del Real Oviedo Femenino ? extremo/media punta.

Desde muy pequeña, Laura siempre supo que su pasión por el fútbol iba ser para ella algo más que un deporte.

Con tan sólo cuatro años, ella veía a sus amigos jugar en la calle todos los días hasta que un día decidió unirse a ellos y jugar. Lo tenía muy claro, prefería el fútbol a jugar con muñecas, le bastaba tener un balón y un par de chaquetas para hacer una portería en plena calle.

Un día, un amigo de los padres (por aquel entonces el entrenador del Marino de Luanco), la vió y la llevó a entrenar con los pequeños del club. Al principio como le daba vergüenza jugar con niños de su edad, su primer año lo pasó jugando con niños un año menores que ella. Y allí empezó todo, con cuatro años en el Marino de Luanco.

imageFoto: Cortesía | David Gómez

Tal era su pasión por el fútbol que Laura nos comentaba una graciosa anécdota en el día de su comunión: «Era el día de mi comunión y como todas las niñas, llevaba un vestido blanco reluciente, el cuál a mi madre le costó que me lo pusiera casi más que parirme (risas). Pues bien, acabó el acto y nos fuimos de comida familiar. Antes de la comida, yo quería quitarme el vestido, pero mi madre no me dejó hasta que termináramos de comer».

«Yo tenía claro que eso no me iba a impedir disfrutar del día, así que me fui a la playa con el vestido y los zapatinos, me arremangué y allí me pasé el tiempo antes de comer jugando al fútbol».

«Además, era domingo, y había una concentración de fútbol femenino que organizaba la federación asturiana en Pravia.

Y yo, cómo no, no me lo iba a perder por nada del mundo. Así que casi sin acabar de comer, me quité el vestido, me cambié con ropa de deporte e hice a mis padres salir escopetados de la comida, para que me llevaran a Pravia a seguir jugando toda la tarde al fútbol.»

«A todo esto había que sumarle que estaba mala de gastroenteritis, pero no importaba con tal de poder ir a pasar la tarde haciendo lo que más me gustaba», añadía Laura.

Ya vinculada en el Marino, no tardó mucho la selección asturiana y la selección española en fijarse en ella, pronto se convirtió en una jugadora que destacaba en las filas del Marino, tenía algo especial.

En el año 2010, recibía la llamada de la selección asturiana Sub12 para el campeonato nacional de selecciones autonómicas celebrado en Huelva y al año siguiente más de lo mismo, siendo ya la capitana de la selección asturiana durante todo el campeonato.

A raíz de ahí, Laura fue pasando por diferentes categorías de la selección asturiana, la Sub16 (llegando a ser Subcampeona de España en junio del 2014 y finalista en el campeonato de Torremolinos en el 2016, en Málaga) y la Sub18: «Sin lugar a dudas fue una de las mejores etapas de mi vida. Coincidí con compañeras que ahora son amigas, aprendí muchísimo y disfruté cada año y cada oportunidad como la que más. Fue todo un placer y un orgullo defender a Asturias por toda España durante tantos años», nos comentaba Laura.

imageFotos: Juanfra @EllasSonFutbol

Poco después llegaba la llamada de la selección española, era el año 2014 (octubre), cuando tuvo la primera convocatoria con la Sub16 «en mi primera convocatoria yo aún jugaba en el cadete del Marino de Luanco. Recuerdo estar entrenando y que al acabar, el director deportivo se acercó a mi y a María Yenes (que entonces jugaba conmigo y también la habían convocado) y nos diera la noticia y junto a ella, la hoja oficial de la convocatoria. Me costó asimilarlo ya que siempre me lo había imaginado, pero lo veía lejos. Fue una gran noticia» añadía Laura.

Al año siguiente, ya la llamarían para la primera convocatoria con la Sub17 y fueron unos años increíbles, disputó el minitorneo de clasificación para el Campeonato de Europa femenino Sub17 en Portugal (Fátima) y su debut oficial con la Selección Española Sub17 y su primer gol.

Ya en el 2016, disputaba el campeonato de Europa Sub17 en Bielorrusia (Minsk) quedando «Subcampeona de Europa».

Poco después, hizo el minitorneo preparatorio para el Mundial Sub17 en República Checa (Pilsen) y entró en la convocatoria oficial para disputar el Mundial Sub17 en Jordania quedando tercera del Mundo.

En julio de 2017 contaron con ella para la primera convocatoria con la Sub19 y la convocaron de cara al Europeo Sub19 femenino, terminando pues, con el torneo de Exentos en Escocia (Glasgow), «defender a tu país por todo el mundo como hice yo, está al alcance de muy poca gente y por ello me siento muy orgullosa. Conocí también a gente increíble con la que ahora tengo muy buena relación. El trabajo allí es algo innegociable, pero al final una convocatoria llega por haber trabajado con tu club y por estar haciendo las cosas bien aquí. Sin la ayuda todos esos años de mis compañeras y entrenadores, no lo hubiera conseguido.

Allí te tratan como verdaderas profesionales, tienes todo lo necesario para rendir al máximo a tu disposición» recordaba la asturiana.

No podía faltar su llegada y etapa con el Oviedo Moderno (hoy día, Real Oviedo). Laura nos contaba como fue «llegué al Oviedo con 15 años, mucha ilusión y ganas de aprender. Cuando empecé, tuve la suerte de que le gusté a Cañedo (el entrenador por aquel entonces) y me quiso para quedarme en el primer equipo (1° división).

Recuerdo que esa temporada fue dura, éramos un equipo muy joven y se habían marchado jugadoras veteranas de peso.

Seguimos muy buena dinámica durante todo el año, pero al final no fuimos capaces de conseguir la permanencia. Ese año tuve que dar un gran paso en cuanto a madurez futbolística y personal y que me lo exigía tanto el míster como la categoría. Fue una temporada en la que tuve muchos minutos en primera que me sirvieron para crecer en todos los aspectos.

El siguiente año, con Ángel de entrenador y ya en Segunda, fue el primer play off que jugamos. Un año intenso y en el que me perdí muchos partidos con el equipo, ya que viajé mucho con la selección. Ese año crecí mucho en el aspecto psicológico. Seguimos una temporada muy regular en la que el final acabó siendo duro porque acabamos de una forma poco deseada, perdiendo en Femarguin 5-0.

El año siguiente, la temporada pasada, llegó Pedro al equipo. Sin duda mi mejor temporada en el club hasta ahora. Todo el equipo hizo muy buena temporada en líneas generales, hicimos las cosas muy bien aunque al final se nos escapara el play off. Me encontré muy bien durante todo el año y aprendí muchísimo. Aunque no consiguiéramos el objetivo, siempre lo recordaré como un gran año.

Esta última temporada, también con Pedro, creo que fui de menos a más y que se vieron dos Laurinas diferentes en la primera y en la segunda vuelta. Me sirvió sobretodo para aprender a manejar y llevar situaciones que no había vivido nunca» zanjaba la jugadora.

A Laura, el fútbol le ha enseñado y dado cosas que probablemente sin él no hubiera aprendido ni conseguido nunca, el compromiso, «comprometerte con algo o alguien y cumplir con ello». Y lo que es el sacrificio, sacrificar muchas cosas y mucho tiempo por un sueño.

También le enseñó a trabajar en equipo, a pensar siempre a nivel colectivo y a compartir y convivir con gente que al final acaba siendo segunda familia.

Y sin duda, el fútbol le ha dado las mejores amistades, experiencias para crecer, sobretodo personalmente y madurar.

«He pasado muy buenos momentos, pero creo que me quedaría con la temporada pasada. Aunque al final no consiguiéramos el ascenso, fue una muy buena temporada. Individualmente me encontré muy bien, mejoré y aprendí mucho. Y sobretodo me quedaría con esa temporada porque disfruté del fútbol como una niña pequeña».

Laura se considera una jugadora que intenta ser valiente siempre. Buena entre líneas, con buen manejo de balón y último pase. También ágil y persistente, algo que se ve y demuestra cada jornada. Su sueño, conseguir el ascenso a primera y poder vivir del fútbol «se están haciendo las cosas bien y cada año el nivel de las jugadoras sube, haciendo así, que suba el nivel grupal y que se puedan conseguir cosas grandes, se llegará lejos. Con el cambio de categoría será más duro conseguirlo, pero si se trabaja y se sigue apostando por ello, se conseguirá».

La jugadora del Oviedo también recalcaba que la 1° División B, sin duda es un gran paso para el fútbol femenino «una categoría intermedia que va a ser muy competitiva, que te va a exigir estar siempre al 100% y a garantizar que si subes a primera división, estés preparado para rendir al máximo nivel.

Pienso que era algo necesario para crecer y dar un paso más, ya que había mucha diferencia de nivel entre la segunda y la primera división».

Laura, como muchas otras jugadoras, es una de las que compagina estudios universitarios con deporte, una agenda apretada hasta final de temporada y curso. Nos contaba que se levanta sobre las 8 de la mañana para ir a la universidad y solo tiene tiempo libre para comer y descansar algo después, ya que sobre las 16:30 h regresa a la facultad para seguir estudiando hasta las 19:30 h que es cuando regresa para entrenar de 20 h a 21:30 h. A las 22 h, después del entrenamiento, toca irse para casa, cenar, descansar y a la cama.

Una rutina que se repite día tras día: «Algunos días, suelo ir a Mimfit (gym) a entrenar a primera hora de la mañana o antes del entrenamiento de campo y los días que no entrenamos, aprovecho por las tardes para irme a casa y salir a correr con mi padre».

En cuanto al fútbol femenino en nuestro país, la carbayona es clara «desde mi punto de vista, falta que se acaben de arriesgar del todo y que apuesten de verdad por ello. Poco a poco vamos consiguiendo más patrocinios tanto a nivel de equipo como a nivel individual».

«Pero si que es cierto que hay aún muchas jugadoras que no cobran o que su salario es muy reducido. Para que el fútbol femenino crezca de verdad, las futbolistas deberían de tener la oportunidad de ser eso, futbolistas. Y de tener también la oportunidad de dedicarse exclusivamente a ello. Hay alguna que ya puede hacerlo y poco a poco lo irán haciendo el resto, seguro».

«También creo que los medios deberían de hacer más eco de lo que sucede en el fútbol femenino, es algo en lo que hemos ido a más en los últimos años, pero aún queda mucho por conseguir», finalizaba Laura.

Palmarés:

? Subcampeona de España con la selección asturiana Sub16.

? Subcampeona de Europa con la selección española Sub17.

? Tercera del Mundo con la selección española Sub17.

? Campeona de liga con el Oviedo en las temporadas 2016/17 y 2017/18.

.


Sobre esta noticia

Autor:
Feminafutbol (1390 noticias)
Fuente:
feminafutbol.com
Visitas:
33
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.