Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Anubis Enmanuel escriba una noticia?

Leonel Fernández Reyna ¡líder del momento! o ¿mesianismo nacido de la falta?

17/07/2010 20:06 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Me considero un hombre amante del progreso y el cambio. Siempre he creído que el uno y el otro se entre relacionan

Me considero un hombre amante del progreso y el cambio. Siempre he creído que el uno y el otro se entre relacionan. La historia de nuestro país se caracteriza en cambios constantes, que la llevan a progresar. ¡El progreso es en si cambio! La democracia no escapa de esto. Vienen presidentes, y se van presidentes. Surgen líderes y desaparecen líderes.

La historia política de la Republica Dominicana, en mi humilde opinión, se podría fraccionar bajo los periodos de varios líderes quienes dejaron su imprenta en la misma. Permítanos mencionarle estos: Juan Pablo Duarte y Diez[i], el General Pedro Santana[ii], Gral. Gregorio Luperon[iii], Ulises Heureaux Level[iv], Rafael Leonidas Trujillo Molina[v], Prof. Juan Emilio Bosch y Gaviño[vi], Coronel Francisco Alberto Caamaño Deño[vii], Dr. Joaquín Antonio Balaguer Ricardo[viii], Dr. José Francisco Antonio Peña Gómez[ix] y, actualmente, el Dr. Leonel Fernández Reina. No esperamos que todos estén de acuerdo con la lista; seguramente la misma variaría según el criterio e ideología de nuestro estimado lector o lectora. Además, seguramente muchos no estén de acuerdo con la mezcla de nombres (mansos y cimarrones por igual). Los antes mencionados, de una u otra manera, se convirtieron en elementos de cambios en la historia de nuestro país (tomar en cuenta los pies de artículo). ¡Unos positivos y otros no!

Pasemos al tema que nos compete: el Dr. Leonel Fernández Reyna. ¡Todo un fenómeno político actual! El actual presidente es un ejemplo de sorpresas e improbabilidades cumplidas. Sorpresa en el sentido de cómo el discípulo aventajo al maestro. ¿Quién se hubiese imaginado que ese desconocido joven, que acompañaba al Profesor Bosch como vicepresidente en las elecciones de 1994, años mas adelante seria el presidente del país, por varios periodos consecutivos? Improbabilidades cumplidas, en el sentido de que… ¡¿Quién imaginaria que ese recién llegado político superaría a muchos de su mismo partido, mas viejos y experimentados, y a otros de litorales políticos externos a este?!

El Ascenso de un líder moderno

Para comprender la magnitud de la figura del Dr. Leonel Fernández Reyna, en la política nacional debemos, primeramente, conocer sus orígenes y trayectoria. Podríamos enmarcar su trayectoria en varias dimensiones: el hombre, el intelectual y el político. Como sucede con otros, podemos simpatizar con todas o algunas de las mismas, pero debemos tener presente que se trata del mismo hombre, en diferentes fases.

Leonel Antonio Fernández Reyna nace un 26 de diciembre de 1953, en la ciudad de Santo Domingo; específicamente en el sector de Villa Juana. Le toca vivir en sus tempranos años, ya sea de forma indirecta, la combustión política y social de la Republica Dominicana: fin de la dictadura de Rafael Leonidas Trujillo; elección y golpe de Estado contra quien seria su mentor político, el profesor Juan Bosch; la Guerra de Abril y la subsiguiente intervención de los Estados Unidos; elección del Dr. Joaquín Balaguer; etc.

En la ciudad de Nueva York recibe sus primeras enseñanzas en los niveles primarios y secundarios. Nos atrevemos decir que este tiempo de residencia en una sociedad democrática como la estadounidense forjo en buena medida el pensamiento actual del mandatario: demócrata, globalista e innovador. De regreso al país, ingresa a la UASD, donde cursa para optar por el titulo en Doctor en derecho. Es en este tiempo que nos encontramos con un Leonel Fernández que comienza ser atraído por la política. Ingresa a la Asociación de Estudiantes de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Políticas de la UASD. En la misma, ocupa el puesto de secretario general. Se gradúa en 1978 como Doctor en Derecho con honores.

Es en este medio que el hombre se encuentra con el político. Conoce y bebe de los ideales del Profesor Juan Bosch. Desde temprano Leonel Fernández muestra su pensamiento progresista. Acompaña a su mentor en la formación de un nuevo partido político, el Partido de la Liberación Dominicana, en 1973.

El joven político se fue abriendo paso a través de los pasillos de su mismo partido. De forma sigilosa y firme fue escalando posiciones a lo interno de la organización. El joven líder político mostró prudencia y dedicación en su transitar por la organización. Cosa que no escapo de los ojos experimentados de Don Bosch. En 1985 se convierte en miembro del Comité Central, y en 1990 miembro del Comité Político.

Es en el 1994 que el joven y hasta en ese momento desconocido político sale a la luz. Junto con el Prof. Bosch compiten en las elecciones presidenciales de ese periodo, siendo derrotados fraudulentamente por su rival el Dr. Joaquín Balaguer. En las elecciones adelantadas del 1996 es presentado como candidato a la presidencia. Es gracias al denominado Frente Patriótico que Leonel Fernández derrota al Dr. José Francisco Peña Gómez (51% frente a 49%).

Leonel Fernández… Artífice de un nuevo PLD

El Partido de la Liberación Dominicana ha cambiado. No es la misma organización de tendencia social – marxista fundada por el extinto profesor Bosch. Dicen que las organización toman los pensares de los lideres que las dirigen. A nuestro entender, el PLD inicio el proceso de cambio a partir de la elección del Presidente Fernández como su dirigente principal. El peledeísmo boschista histórico, aguerrido e intransigente; dio paso a lo que deberíamos denominar el “peledeimo leonelista”: abierto, negociador… ¡Y mas acorde a los nuevos tiempos! El leonelismo, como ideario político (casi religioso) ha tomado su lugar dentro del nuevo PLD.

Leonel se ha constituido como cabeza indiscutible dentro del PLD. Tenemos en nuestro frente una nueva edición del extinto Dr. Joaquín Balaguer (no nos equivocamos en la comparación). El asunto ha llegado a tal grado que los principales dirigentes de la organización bajan la voz en cuanto a lo que a la candidatura presidencial se refiere. Aun los mismos presidenciables, Reinaldo Pared Pérez, Franklin Almeida parecen condicionar sus aspiraciones a lo que “diga Leonel” (cualquier parecido a frases antes usadas, no es pura coincidencia).

La metamorfosis del Partido de la Liberación Dominicana produjo tanto ganancias, como perdidas. Gracias al cambio, se abrieron las puertas para la entrada de personalidades políticas, y la firma de pactos con otras organizaciones; las cuales le han dado el triunfo consecutivo al Dr. Fernández[x]. Como caso irónico, esa apertura corrompió en buena medida el ideal de la organización. Los renegados del Reformismo (artífices de las victorias mañosas del Dr. Balaguer) y otros grupos poco loables levantaron sus carpas dentro del campamento morado. Esto ha hecho que el peledismo se convirtiera en lo mismo que siempre rechazo: UN PARTIDO IGUAL A LOS DEMAS.

¿Liderazgo del momento o Mesianismo de la necesidad?

Siempre, en la medida de lo justo, hemos admirado al Presidente Fernández. El representa el nuevo pensar político del siglo 21. Pero nos preocupa algo, que ha sido bien reincidente en nuestra historia (y en la de otros pueblos): el surgimiento de un líder mesiánico.

Permítanos hacer las diferencias entre un líder del momento y un Mesías de la necesidad; para así dar una idea de lo que trataremos. Un líder significa, en lo que a función se refiere, “alguien a quien otros siguen”. Podemos citar varias características, muchas de las cuales reconocemos en el presidente:

- Carisma

- Determinación

- Claridad de objetivos.

- Previsión

- Sentido de la democracia

- Capacidad de preparar nuevos relevos en su organización.

- Sentido de no pertenencia (cuando ve que su tiempo y misión están cumplidas, no lucha por mantenerse)

El mesianismo político se caracteriza:

- En presentarse como único solucionador de los problemas de un pueblo.

- Centralista (se reserva todo el poder)

- Manipulador de las apariencias.

- Cuenta con seguidores radicales e intolerantes.

- Termina consumiendo al grupo y a la nación que lo acepta.

Muchas veces se han dado casos de que un líder del momento, ha desarrollado un complejo mesiánico. Ahora citare algunos casos conocidos: El general Rafael Leonidas Trujillo, surge como “salvador” de la Republica en momentos de crisis económica e inestabilidad social. Dr. Joaquín Balaguer, surge para estabilizar la sociedad luego de los incidentes de la guerra civil y la intervención norteamericana. Recuerdo como en el mismo PRSC había sectores que se autoproclamaban Balagueristas. Probablemente estos hombres se veían a si mismos como “lideres del momento”, pero el canto de las sirenas del poder los convencieron de ser “los únicos que podrían salvar a la Nación del descalabro económico y social en que estaba”. ¡Temo que a mi Presidente le ocurra lo mismo!

Noto una tendencia que me preocupa. Tanto dentro como fuera del PLD observo una tendencia que reviste a la figura del Dr. Fernández de una halo mesiánico. Las expresiones del recién electo senador por San Juan, Félix Bautista sobre la necesidad “de que el Presidente Fernández se reelija” deben darnos ideas de lo que se muevo. ¡Eso mismo ocurrió con los antes mencionados![xi] Pero no tanto me atrae lo que digan los dirigentes del entorno cercano del Mandatario (se espera eso de ellos); sino expresiones provenientes del propio pueblo, especialmente los jóvenes. En un grupo de Facebook[xii], dedicado a los seguidores del Presidente Fernández, podemos encontrar expresiones que van desde admiración, hasta deseos por la continuidad de este en el poder.

Me considero un hombre amante del progreso y el cambio. Siempre he creído que el uno y el otro se entre relacionan

“Siempre pa’ lante nunca pa’ tras”.

“Ese señor debe ser declarado emperador de la isla. Leonel en la tierra”

“Miren que tolete de presidente tenemos con estilo con inteligencia con su investidura. Que mas queremos, es lo mejor que Dios nos ha mandado. Sigamos pa’ lante con Leonel Fernández. No hay nadie más para sustituirte… pal 2012

“El Dr. Joaquín Balaguer dejo el legado mas grande del mundo y fue el nacimiento de un nuevo líder el Dr. Leonel Fernández Reyna, les diré que cada cien años nace un líder, y a nosotros los jóvenes nos toco el mejor…”

Lo que nos atrae de estas expresiones, y de otras más, es que provienen de jóvenes pensantes: estudiantes, profesionales; quienes se sienten identificados con el mandatario. ¡Hablamos del grupo que dirigida los destinos de la Nación!

Cuídese, Señor Presidente

Los antiguos generales romanos, cuando entraban victoriosos a la ciudad, eran acompañados en la parte de atrás por un heraldo que les susurraba a los oídos: “Cuídate, recuerda de donde haz venido”. Esto se hacia para evitarles que los aplausos y victoreos del populacho los envaneciese y olvidasen que eran servidores de la Republica romana. Nuestros presidentes deberían tener a ese heraldo que les sirva de “conciencia política”. Que les recuerden lo que son: “hombres elegidos por el pueblo para servir a este” y que al cumplir su tiempo, “deben permitir que el pueblo decida su destino político”.

Yo me identifico con la figura del presidente Fernández. Pienso que todavía tiene mucho que dar al País. Pero no estoy de acuerdo con que muchos de sus funcionarios quieran que violente sus principios. Insisten en que se reelija, contraviniendo la Constitución. Leonel, como hombre de palabra, debe mantener su postura de no reelección.

¿Por qué? Pensamos que seria más de beneficio para el Mandatario. Se repondría del “desgasto del poder consecutivo”. Tendría tiempo para reponer sus fuerzas mentales y físicas. Daría cátedra de un líder democrático – constitucionalista. Se elevaría su imagen de líder ante el pueblo.

Muchos dicen que no hay peligro en una reelección. Los tales no ven que el peligro no esta en el acto en si, sino en lo que lo motiva. Reelección significa que: a) No hay opciones para la presidencia; b) El sistema democrático de partidos carece de opciones; c) No se da oportunidad al desarrollo de lideres; d) Los funcionarios y el Presidente podrían caer en la tentación de mantenerse en el poder; e) El partido gobernante demostraría su capacidad electoral sin escurarse de un icono político.

De aquí al 2011 nos daremos cuenta de cómo marchara la situación en cuanto a la reelección y el camino que tomara mi Presidente Fernández. ¡Veremos si es Líder o Mesías!

[i] 26 de enero de 1813 – 15 de julio de 1876. Gestor de la independencia dominicana. Organizador de los trinitarios y principal sustentador de los mismos. Famoso es su gesto de ordenar a su madre vender la herencia paterna y colocar el dinero a disposición de la causa. De claras ideas republicanas, anticolonialistas, liberales y progresistas. Es interesante notar que Duarte no aspiro tener el solio presidencial.

[ii] Primer presidente constitucional de la Republica Dominicana (recordemos que hasta eso momento, la nueva Republica era presidida por una Junta Gubernativa). Podemos decir que este cargo, más que ganado, fue el resultado de un golpe de estado. Luego de destituir a los trinitarios, quienes dirigían la junta, se autoproclama presidente de la misma. El 14 de noviembre de 1844 toma el cargo (ni siquiera fue elegido) de presidente constitucional de la Republica. Gobernó durante 3 periodos, caracterizados por los vejámenes contra la constitución y los ideales patrios trinitarios.

[iii] Presidente provisional de la Republica Dominicana entre 1879 y 1880. héroe principal del Movimiento Restaurador.

[iv] Presidente de la Republica Dominicana: Primer periodo 1 de septiembre de 1882 – 29 de enero 1883; segundo periodo 6 de enero al 27 de febrero de 1887; y tercer y ultimo periodo del 30 abril de 1889, hasta su asesinato en el 1899.

[v] Presidente y dictador de la Republica. Ejerció la presidencia entre 1930 – 1938 y entre 1942 – 1952. el indiscutible progreso del país (pago de la deuda externa, modernización del estado, etc.) quedo ensombrecido por los atentados contra los derechos humanos y las libertades constitucionales de la nación.

[vi] Presidente constitucional de la Republica post era Trujillo: 27 de febrero – 24 septiembre 1963. Fundador del PRD, en 1939; bastión de la lucha contra la dictadura; y del PLD, en 1973. luchador antitrujillista consumado. Entre su legado, tenemos a sus discípulos: Dr. José Francisco Peña Gómez y Dr. Leonel Fernández Reyna.

[vii] Héroe principal de la Revolución de Abril de 1965 y la Guerra Patria contra la intervención Estadounidense. Presidente provisional de la Republica entre abril – septiembre de 1965. Se caracterizo por la lucha por la restauración de la soberanía nacional.

[viii] Presidente constitucional de la Republica Dominicana. Llego a la presidencia en 7 ocasiones, las mismas matizadas por las irregularidades. Luego de Trujillo, es considerado el presidente con más periodos presidenciales. Sus presidencias se encasillan: 1960 – 1962 y 1966 – 1978 (conocido este periodo como los 12 años); 1986 – 1996.

[ix] Líder y luchador democrático, primero contra la dictadura de Trujillo y luego contra los golpistas de 1965. Aunque no llego a la presidencia, el Dr. Peña Gómez fue una de las figuras más importantes en la historia política nacional. Reestructuro y lanzo al PRD como partido dinámico y efectivo.

[x] Decimos que las victorias en los comicios electorales pasados, y el reciente, se le debe atribuir a la figura del presidente Fernández. Observando las estadísticas, nos dimos cuenta de que la victoria en los comicios del 16 de mayo pasado fue gracias a los partidos aliados y su compromiso con el Dr. Fernández. El PLD, como organización sola, no podría haber aventajado a su contrincante PRD. El interés de una reelección, a nuestro entender, por parte de grupos del partido morado se debería a que reconocen que sin la figura del Presidente, el partido tendría pocas probabilidades de mantenerse en el poder.

[xi] Tanto Trujillo como Balaguer fueron apoyados en su mantenimiento en el poder por sectores que sacaban provecho del mismo. Observamos que esto fue posible gracias a los siguientes factores: a) Cambios convenientes en la Constitución dominicana, que les permitía mantenerse en el poder; b) Debilitamiento del sistema de partidos (ya sea por la persecución o la compra de dirigentes); c) Apoyo de sectores influyentes; d) Dependencia del pueblo a la figura del Presidente.

[xii] Facebook/leonelistas


Sobre esta noticia

Autor:
Anubis Enmanuel (15 noticias)
Visitas:
1792
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.