Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Modesto Rodriguez escriba una noticia?

Entre los límites del deseo y el Derecho

13/05/2014 21:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Más allá del simple deseo

imageIlustración de fuente externa.

J.M. Rodríguez

Como si a este país le faltara "algo más", ahora tenemos que dejar de lado los problemas de la inflación, del mosquito y la "chikungunya", los apagones, escasez del agua, de medicinas y los problemas de los trabajadores y profesionales, entre otros. Ah se me olvidaba, del paquete de discusión, la batalla autodestructiva del PRD, etc.

Un nuevo tema, ha tenido el poder de hacer pasar a un segundo plano los problemas fundamentales: la petición de que se permita en la Constitución de la República Dominicana el matrimonio entre parejas del mismo sexo.

Estoy convencido de que naturalmente, las personas tienen derechos; y que es deber del Estado garantizarlos.

Mayor aún, soy partidario de que cada cual, puede hacer dentro de los límites legales lo que con su persona quiera hacer, siempre y cuando no afecte los derechos " del otro".

No defiendo, ni me opongo a que si personas del mismo sexo deciden unirse como parejas, lo hagan, es su derecho y debemos proteger eso, y de ser posible, acompañarles como sociedad.

Hay una corriente mundial en la que países han tenido que legislar para permitir y proteger los derechos de los matrimonios homosexuales.

Parece que en la República Dominicana, que siempre "Estamos en todo", estamos siendo arrastrados por esa corriente.

Ya no basta con que las personas de igual sexo convivan, sino que quieren más: matrimonio legal y derecho a adoptar niños.Es lo que se estila en la actualidad y los dominicanos que están en eso, naturalmente quieren estar "al día", porque no podemos evitar demostrar nuestro "esnobismo secular".

La unión entre hombres o mujeres, es un derecho individual al que no debe haber restricciones. La preferencia sexual es algo fuera de control de los Estados.

En lo que nunca hemos estado de acuerdo ni estaremos, es en que quieran hacer espectáculos y propagandas con su condición o preferencia sexual, y menos por los medios de comunicación, como se ha estado haciendo hace años y en escenarios de presencia pública masiva.

A nadie, que no sean los involucrados o sus familiares, le importa lo que usted haga con su vida. Entonces, para qué dramatizar?.

Una decisión de esa naturaleza no debiera exponerse al conflicto, ni buscar aprobación popular, porque contraviene costumbres y tradiciones y los que han tomado esa decisión deberían saber a lo que se exponen. Era mejor cuando mantenían esto "detrás de las cortinas", pero ahora quieren escenas de teatro, quieren parques, medios de comunicación, contravenir las reglas y las costumbres, y que todos sonriamos y le aplaudamos. Recordemos que eso mismo quisieron los hippies, y todo pasó...

Mientras no vulneren con sus actos, lo que la ley establece nos paree que no debieran ser molestados.

Pero pasar de ahí a exigir que jueces, oficiales civiles, sacerdotes o tal vez pastores religiosos puedan registrarles un matrimonio tal y como se hace con el tradicional matromonio legal entre un hombre y una mujer, en esta cultura y en este tipo de sociedad, nos parece una exageración y una provocación que le hará al movimiento má daño que bien y los expone al rechazo masificado.

El que quiera casarse, y si en su país no existe legislación ni normas constitucionales para garantizar eso, solo debiera buscarse otro lugar donde se permita y listo.

LOS NIÑOS

Otra exageración, consideramos nosotros, es pedir que además de matrimonio se le permita adoptar niños como sus hijos.

Los niños, son indefensos y no pueden tomar decisiones ni elegir. Ellos confian en los adultos. Los adultos tomamos decisiones por ellos y cuando el Estado interviene, lo hace arbitrariamente con la fuerza de la ley y la Constitución. Pero según su edad a ningún niño se le permite decidir, porque no hay preguntas ni respuestas.

Supongamos que hay un concubinato homosexual que ha logrado que le asignen un niño o niña en adopción. Ese niño o niña crecerá, tendrá que ira la escuela o al colegio. ¿Y si algún compañero de su centro escolar le `preguntase quienes son sus padres, qué le respondería?.

No estaríamos exponiendo a los niños al odioso bulin?. No estaríamos exponiendo a nuestra niñez necesitada de una protección adulta a sufrir traumas psicológicos, confusiones y frustraciones personales para su vida adulta?

Estarían los padres adoptivos de un mismo sexo en capacidad de responder si el niño o niña adoptado (a) preguntara asuntos de la paternidad o maternidad?.

A las damas unidas en consenso de parejas iguales le sería más fácil porque las mujeres alumbran hijos, pero y ¿los hombres?. Nos parece que es un riesgo grande y nadie está pensando en los niños, sino en acomodar deseos y caprichos de adultos en asuntos contranatura.

Y lo que más sorprende es que hay filósofos, profesionales del derecho, activistas sociales, políticos oportunistas y populistas prohijando esta irresponsabilidad que mañana podría pesarnos a todos, porque estamos fabricando un "frankenstein", un minotauro", que nos devorará a todos.


Sobre esta noticia

Autor:
Modesto Rodriguez (23811 noticias)
Fuente:
antillas1.blogspot.com
Visitas:
403
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.