Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Modesto Rodriguez escriba una noticia?

Luis Abinader "contra viento y marea"

04/06/2015 12:50 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageDependiendo del color del cristal con el que se mire el reciente discurso del candidato presidencial del Partido Revolucionario Moderno, Luis Abinader, ha sido aplaudido por unos y rechazado por otros. Es el resultado del juego democrático, al que la sociedad debe irse acostumbrando, sin asombro, porque la diversidad, incluso de posiciones e ideas le hace honor a la propia naturaleza.

A mi me pareció más que un discurso pretendidamente dirigido a la nación, fue fundamentalmente a sus parciales y en busca de aplausos, tal y como hacen los intérpretes de canciones. El aplauso es la recompensa de quienes emiten un mensaje públicamente. Y Luis Abinader logró esto.

Abinader es un candidato presidencial "novato" en la vida política nacional, y sus adversarios le enrostran el no tener ninguna experiencia de Estado, porque no ha ocupado ningún cargo público, pero eso deberán evaluarlo, los votantes.

Siempre hemos planteado que la grandeza de un político, necesariamente no se logra por un discurso "picante" y antigubernamental, sino sereno, juicioso y cargado de evidencias, de razonamientos y de la exposición de alternativas viables, no de epítetos.

Dentro de quienes no aprobaron la alocución del candidato del PRM, están el expresidente de la Junta Agroempresarial Dominicana (JAD), Pedro Brache Álvarez; Pedro Pérez, presidente de la Cámara de Producción de Santo Domingo; el expresidente del Consejo Nacional de la Empresa Privada (Conep), Celso Marranzini; Ricardo Barceló y Yuri Chez, expresidentes de la Asociación Dominicana de Hacendados y Agricultores (Adha) y de la Asociación de las Micros, Pequeñas y Medianas Empresas. .

No porque sean gobiernistas, ni tengan una militancia en el partido de gobierno, sino porque Abinader en su comentario hecho discurso, habló imprecisiones, sobre todo con respecto al descrecimiento de la economía, el aumento del desempleo y la generación de un millón de pobres en la presente gestión.

No ha sido el gobierno quien le ha respondido a Abinader negando sus afirmaciones, sino quienes son agentes de la economía y el empleo en la parte privada.

Olvidó Luis Abinader que a su lado estaba Hipólito Mejía, quien de presidente de la República promovió la modificación constitucional para únicamente facilitar un intento reeleccionista, que fracasó; pero él prefirió atribuirle eso sólo a los actuales promotores de la modificación a la carta magna, para corregir una violación a un derecho humano.

La prohibición de la reelección, lo han sugerido reputados especialistas, ni siquiera debiera estar en el texto constitucional, porque no es un derecho fundamental. La reelección o no de un candidato, es asunto del electorado y del partido que presente la propuesta, no un asunto constitucional, aunque por vicio político lo hayan integrado al texto.No es un asunto fundamental, pero la clase política allí lo ha colocado y lo ha dejado, como una "trampa" perversa para usarlo contra alguien, y eso no tiene nada de progresista, ni de la ética política a la que se refiere Luis Abinader.

Sin embargo, aunque Abinader no lo dijo, no ha sido en este momento que se ha modificado para uno u otro motivo el texto constitucional, lo cual modificarse, adaptarse a las necesidades, a los cambios sociales no es ningún pecado.

Que se recuerde, la Constitución de la República, ha sido modificada históricamente por más de 30 veces.Y siempre se tendrá que modificar, porque no es la "palabra de Dios", no es la "Tabla de Moisés", que es "inexpugnable e inescrutable".

Un candidato presidencial, con vocación de convertirse en presidente de la República, no debiera adelantarse a radicalmente oponerse a que en el texto constitucional, se corrija un artículo que viola un derecho humano, porque hoy los aspirantes quieren beneficiarse de que afecta a Danilo Medina, pero mañana el afectado puede ser uno de ellos, incluso el mismo Abinader.

Las reglas de juego razonablemente válidas, son no las que afectan a uno y beneficia a otros, porque eso es "trampa", sino la que como dice Abinader, razonablemente, lógicamente, forme parte de la "ética política".

Por su alta importancia para la vida de la nación, la Constitución de la República debiera estar lo más limpia posible de violaciones de los derechos de las personas, y eso debiéramos lograrlo algún día, porque el texto, no es para cuestiones puntuales, ni prohibiciones que afecten individuos, sino para aspectos generales, y que resulten del interés nacional.

Lejos de oponerse, por oportunismo, por buscar aplausos y posicionamientos electorales, referirse a la Constitución de la República, debió ser con una visión más moderada, porque ella por sí mismo, referirse a ella, no sirve para proselitismo, para ganar más votos, y menos cuando solo se critica sin propuestas alternativas.

En sus discursos con pobreza elemental, muchos políticos recurren a referise a la democracia que no viven ni practican, a los padres de la Patria, a la bandera, a la identidad nacional, a la ética, a la libertad y otras frases elegantes, con las que en medio de una emotividad, pueden arrancar un aplauso más, pero "cero votos".

Un político que aspira a la presidencia de la República, debiera dejar en la Opinión Pública, exposiciones contribuyentes, que se refieran a la agenda nacional, porque los discursos de campaña, son para su partido, no para la nación.

Sus intervenciones, debieran marcar la agenda del momento, no desatar críticas y controversias, como la que ha ganado Abinader con empresarios que viven la economía, y que están al día en su pulso nacional. Reconocer los valores, aunque no sean suyos, es un acto de sensatez y de prudencia, lo otro es "politiquería barata".

Si los empresarios han arriesgado a decir que no es verdad que haya crecido la pobreza, el desempleo y haya decrecido la economía, entonces lo dicho por Abinader, no pasa de ser un ejercicio propio del fanatismo partidario que se vive en las formaciones políticas.

Es una pena ocupar el tiempo de televidentes y radio oyentes, que tal vez esperaban planteamientos más fundamentales, y ellos, como nosotros sentimos que con respecto a la aloción de Abinader conservamos un déficit de buenos criterios.


Sobre esta noticia

Autor:
Modesto Rodriguez (23811 noticias)
Fuente:
antillas1.blogspot.com
Visitas:
410
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.