Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Historiasdelaciencia escriba una noticia?

Maestros en el ajedrez y el deporte

21/05/2018 04:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Maestros en el ajedrez y el deporte Publicado el 21 de mayo de 2018 en Curiosidades por omalaled

Tiempo aproximado de lectura: 5 minutos y 56 segundos

Este artículo se ha visitado: 324 views

Allá por los años 1940, un psicólogo holandés y maestro ajedrecista llamado Adriaan de Groot quería saber qué hacían mejor los grandes ajedrecistas que los de otros niveles. Por entonces se pensaba que los jugadores de alto nivel pensaban más jugadas hacia delante que los de menos nivel, osea, pensaban con más jugadas por adelantado que los otros. Esto es cierto entre jugadores de nivel comparado con novatos, pero cuando de Groot preguntó tanto a grandes maestros como jugadores avanzados sobre cómo tomaban sus decisiones se dio cuenta que esencialmente se adelantaban las mismas jugadas. Entonces, si esa no era la razón, ¿por qué, entonces, se preguntaba, los grandes maestros hacen mejores movimientos?

No tenía que comparar grandes maestros con novatos, sino diferentes niveles para ver dónde estaba la diferencia. Hay quien no es un campeón del mundo, pero tampoco es un novato, y hay quien juega regularmente al ajedrez. Así que reclutó ajedrecistas de cuatro niveles: un gran maestro campeón del mundo, un maestro, un campeón de una ciudad y un jugado medio.

También se ayudó de otro maestro que puso en tableros diferentes posiciones tomados de ciertas partidas y los mostró a los jugadores anteriores durante unos segundos y luego pidió que reconstruyeran la jugada. Aquí se vio la diferencia entre los dos que eran maestros y los dos que no lo eran. La diferencia era tan clara evidente que no hizo falta profundizar más.

En cuatro de las pruebas, el campeón fue capaz de reproducir el tablero entero después de haberlo visto tres segundos. El maestro pudo hacer aquella hazaña dos veces y ninguno de nivel inferior fue capaz de hacerlo con total precisión. En general, el campeón y el maestro eran capaces de reproducir el 90% de las piezas, el campeón de ciudad lo hacía con el 70% de las piezas y el campeón de ciudad el 50%.

Da la sensación de que los maestros tienen más memoria en posiciones de piezas de ajedrez, pero no es así. En 1973 los investigadores Herbert A. Simon y W.G. Chasese repitieron el experimento de de Groot pero esta vez poniendo las piezas en lugares aleatorios, o sea, no en una jugada de una auténtica partida de ajedrez y dejaban cinco segundos para que echaran un ojo. Ahora, la memoria de los maestros desapareció: los cuatro jugadores tuvieron aproximadamente la misma memoria en la posición de las piezas.

Entonces, la pregunta no era ya cómo podían memorizar tantas piezas, sino por qué en jugadas reales sí y en piezas distribuidas al azar no. ¿Cómo podían recordar en tan solo tres segundos todas las piezas? Los maestros del ajedrez no guardan la información en cada pieza y posición en particular, sino que inconscientemente trabajan con grupos de información basados en patrones que ya conocen. El maestro, en una situación real, no tenía que memorizar todas las piezas, sino unas pocas porque las relaciones entre cada pieza tenían un gran significado para él.

El gran maestro tiene, al menos, unas 300.000 situaciones almacenadas en su cabeza que maneja como plantillas y dentro de esas situaciones se pueden mover algunas piezas sin que el significado de esa situación general apenas cambie. Donde el jugador novato ve aleatoriedad y se ve desbordado por la información, el maestro ve un orden familiar y una estructura que le permite extraer la información que es crítico para tomar una decisión en la siguiente jugada.

Se han hecho, además, estudios de los movimientos oculares que han concluido que los expertos, con su experiencia, ponen atención en los aspectos más importantes casi ignorando los irrelevantes, mientras que los no expertos consideran todas las piezas por separado, de forma individual.

Pues bien, lo mismo que sucede con el ajedrez también sucede con los deportes, los músicos interpretando por ejemplo una pieza de piano, etc. De hecho, lo mismo que hizo de Groot con el ajedrez fue lo mismo que hizo la psicóloga del deporte Janet Starkes. Ella, en este caso querías saber por qué los buenos atletas son eso: buenos. Parece simple la pregunta, pero no lo es. Por ejemplo, los tiempos de reacción de los atletas son idénticos a los que se probaron en personas al azar, así que decidió buscar otras cosas. Janet había hablar de pruebas que pasaban los controladores aéreos para detectar la presencia o ausencia de señales críticas.

Como parte de su trabajo de graduación, inventó el "test de oclusión". Reunió miles de fotografías de volleyball femenino e hizo diapositivas en las que la pelota estaba dentro de la misma y otras en las que la pelota justo acababa de dejar la diapositiva. En muchas la orientación de los cuerpos de los jugadores era casi idéntica, independientemente de si la pelota estaba en la diapositiva o no, ya que era en el instante en que acababa de salir del marco de la diapositiva.

Entonces, proyectó la diapositiva durante una fracción de segundo a jugadores de volleyball de competición y tuvieran que decidir si la pelota estaba en la diapositiva o no. No era demasiado tiempo para encontrarla, así que tenían que deducirlo del lenguaje corporal de los jugadores en la cancha. Los resultados fueron asombrosos. Se vio que aquí la diferencia fue enorme entre jugadores profesionales y novatos: a los profesionales esa fracción de segundo bastaba para saber si estaba la pelota en la diapositiva o no; y cuanto mejor era el jugador, más rápidamente se daba cuenta de la información de cada diapositiva.

Una vez utilizó al equipo nacional canadiense que tenían uno de las mejores colocadoras del mundo (el armador o colocador en volleyball es el jugador usa sus manos para levantar la pelota y así otro jugador pueda rematarla y anotar un punto). Pues bien, aquella mujer era capaz de deducir si la pelota estaba o no en la diapositiva después de verla durante 16 milésimas de segundo. Starkes decía que ese tiempo, para una persona normal, no era más que un destello de luz. Además, no solo sabía si la pelota estaba o no, sino que decía comentarios como "Eso era cuando el equipo de Sherbrooke acababa de comprar sus nuevos uniformes, así que debieron ser tomadas en tal o cual momento".

Poco después de recibir su doctorado, Starkes fue a la Universidad de McMaster y continuó con sus exámenes de oclusión con el equipo de hockey sobre hierba, pero la ortodoxia decía que los reflejos innatos eran lo más importante, no las habilidades perceptivas aprendidas. En 1979 empezó a trabajar con el equipo nacional de Canadá. Se sintió muy defraudada cuando se dio cuenta que los entrenadores confiaban en ideas obsoletas para seleccionar las jugadoras: utilizaban pruebas de reacción simple.

E hizo el mismo experimento, pero traducido al hockey sobre hierba con esas jugadoras con las mismas conclusiones: las mejores jugadoras podían no sólo saber si la bola estaba en la pista después de ver fugazmente una foto, sino que podían reconstruir la jugada. Esto mismo sucedió en otros deportes, como fútbol o baloncesto. Era como si los jugadores de élite tuvieran una milagrosa memoria fotográfica cuando se trataba de su deporte, pero no cuando se trataba de otras actividades u otros deportes.

Pero volvamos al ajedrez y a de Groot. Nacido en 1914, hay que decir que Adriaan de Groot tenía también un nivelazo de ajedrez incluso participando incluso en torneos internacionales. Llegó muy lejos representando a Holanda en las olimpiadas de Munich 1936, Estocolmo 1937 y Buenos Aires 1939. También jugó en dos campeonatos holandeses con resultados bastante decentes. Decían que el campeonato de ajedrez de psicólogos en aquella época era más fuerte que el campeonato oficial de Ámsterdam. Y no creo que esa afirmación fuera falsa.

También fue el invitado de honor de la Asociación Internacional de Ajedrez de Ordenadores durante el Campeonato Mundial de Ajedrez de Ordenadores disputado en Colonia, en 1986. Y claro, cuando tenía 71 años todavía era una persona activa e interesada en el concepto filosófico de inteligencia artificial.

Adriaan de Groot falleció el 14 de agosto de 2006. Tenía 91 años.

Fuentes:

David Epstein, The sports gene

https://www.proceso.com.mx/220950/adriaan-de-groot-1914-2006

https://es.chessbase.com/post/adriaan-de-groot-psiclogo-del-ajedrez-1914-2006-


Sobre esta noticia

Autor:
Historiasdelaciencia (119 noticias)
Fuente:
historiasdelaciencia.com
Visitas:
1812
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.