Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Animallex escriba una noticia?

Masacre Animal sin precedentes históricos

29/05/2016 20:40 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cada año matamos 60 mil millones de animales terrestres y 1 billón de animales marinos para nuestro consumo. Una masacre sin parangón en la historia de la humanidad que plantea un desafío ético de primera magnitud

En defensa de los animales es un libro del cientifico y monje budista tibetano Matthieu Ricard, que plantea el desafío ético sobre la matanza de más de 60 mil millones de animales terrestres y 1 billon de animales marinos para el consumo humano.

Este consumo desbocado agrava el problema del hambre en el mundo, provoca desequilibrios ecológicos y es nocivo para nuestra salud. Además, instrumentalizamos los animales por razones puramente venales (tráfico de fauna salvaje), para la investigación científica o por mera diversión (corridas de toros, circos, zoológicos, etcétera).¿Y si hubiera llegado la hora de considerar los animales no ya como seres inferiores sino como nuestros conciudadanos planetarios? Vivimos en un mundo interdependiente en el que la suerte de cada ser vivo está íntimamente ligada a la de los otros.

No hay duda de que existen tantos sufrimientos entre los seres humanos que podríamos pasar una vida entera para aliviar solo una ínfima parte. Sin embargo, preocuparse del destino de  1, 6 millones de otras especies que pueblan el planeta no es ni irreal ni indecente,   ya que, la mayor parte del tiempo, no es necesario elegir entre el bienestar de los humanos y el de los animales. Vivimos en un mundo esencialmente interdependiente, donde el destino de cada ser, sea el que sea, está íntimamente ligado al de los demás. No se trata de no ocuparse más que de los animales, pero sí de ocuparse también de los animales.

No se trata tampoco de humanizar a los animales, o de animalizar al hombre, sino de extender a ambos nuestra benevolencia. Esta extensión es más una cuestión de actitud responsable con lo que nos rodea que de localización de recursos limitados de los que disponemos para actuar en el mundo.

Todos los años, 60 000 millones de animales terrestres y 1000 millones de animales marinos son asesinados para nuestro consumo

A pesar de nuestro asombro ante el mundo animal, perpetramos una masacre de animales en una escala sin precedentes en la historia de la humanidad.

Por otra parte, estos asesinatos en masa y su corolario, el sobreconsumo de carne en los países ricos, son una locura global: mantienen el hambre en el mundo, hacen crecer los desequilibrios ecológicos y son nocivos para la salud humana. El impacto de nuestro estilo de vida sobre la biosfera es considerable: al ritmo actual, de aquí a 2050, habrán desparecido el 30 % de todas las especies animales.

Vivimos en la ignorancia de lo que infligimos a los animales (muy pocos de nosotros hemos visitado una granja industrial o matadero, y aunque quisiéramos, es casi imposible de entrar allí para conocerlos) y mantenemos una forma de esquizofrenia moral que nos hace ofrecer un buen cuidado de nuestras mascotas, mientras plantamos nuestros tenedores en los cerdos que se envían al matadero por millones, que no son menos conscientes, sensibles al dolor e inteligentes que nuestros perros y gatos.

Innumerables estudios científicos sacan a la luz la riqueza de las capacidades intelectuales y emocionales, demasiado a menudo ignoradas, con las que están dotadas una gran parte de las especies animales. Muestran igualmente el continuo que une todas las especies animales y permite volver a trazar la historia evolutiva de las especies que pueblan hoy el planeta. Desde la época en la que teníamos ancestros comunes con otras especies animales, también llegamos al Homo sapiens a través de una larga serie de etapas y de cambios mínimos. Dentro de esta lenta evolución, ningún «momento mágico» que permitiera conferirnos una naturaleza fundamentalmente diferente de numerosas especies de homínidos que nos han precedido. Nada que justifique un derecho de total supremacía sobre los animales.

El punto común más llamativo entre el hombre y el animal es la capacidad de sentir el sufrimiento. ¿Por qué hacemos oídos sordos todavía, al inicio del siglo XXI, de los dolores inconmensurables que les hacemos sufrir, sabiendo que una gran parte de los sufrimientos que les infligimos no son ni necesarios ni inevitables? Por otra parte, no hay ninguna justificación moral del hecho de imponer sin necesidad el sufrimiento y la muerte de quien sea.

Al ritmo actual, de aquí a 2050, habrán desparecido el 30 % de todas las especies animales


Sobre esta noticia

Autor:
Animallex (51 noticias)
Visitas:
4178
Tipo:
Nota de prensa
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.